Inundaciones: consejos para el cuidado de la salud

Durante las inundaciones es importante tomar diferentes recaudos para cuidar la salud de los afectados. Desde Salud de la Municipalidad de Gualeguaychú se dan a conocer las siguientes recomendaciones.

 

En las inundaciones se conjugan causas naturales y humanas. Entre los factores naturales se encuentran los geográficos y los meteorológicos. El aumento de las precipitaciones es otro factor natural que hace que se saturen los reservorios del subsuelo y se eleven así las napas, provocando mayores inundaciones.

 

Recomendaciones durante el evento

En lugares cerrados (casa, trabajo, otro): evacuá el área crítica y ubicate en zonas altas o el techo o la planta superior de la vivienda. Si no hay posibilidad de acceder a una zona más alta en el propio hogar, no te arriesgues y evacuá a un albergue temporal.

Para el cuidado de tu salud en la vía pública: alejate de las áreas bajas o propensas a inundarse y caminá por zonas en altura y libres de agua. De lo contrario, esperá a que baje el nivel de agua para movilizarte. En ningún caso intentes cruzar a pie una corriente de agua que sobrepase tus rodillas. Es importante prevenir electrocuciones, por eso mantenete alejado de tendidos eléctricos, postes caídos o cables eléctricos.

Para el cuidado de la salud en la escuela: en caso de evacuación en la escuela (o en el trabajo), hacelo en forma ordenada. Seguí siempre directivas de aquellos designados para coordinar situaciones de emergencia.

Para el cuidado al conducir: no conduzcas el auto por una zona inundada ni intentes sacarlo una vez que el agua ya está en un nivel alto.

Si un cable de energía cae sobre tu auto mientras estás manejando, quedate dentro del vehículo y seguí manejando para alejarte del cable. Si el motor se para, no apagues tu auto girando la llave de encendido y apagado. Alertá a otras personas para que no toquen el vehículo y llamá a la compañía eléctrica de tu localidad y a los servicios de emergencia.

Qué hacer con los alimentos y el agua:

 

Reforzá los hábitos de higiene básica. Lavate siempre las manos con abundante jabón y agua que haya sido hervida, desinfectada o que se sepa que es segura: antes de preparar los alimentos; después de ir al baño; después de realizar actividades de limpieza en el hogar; después de tocar cosas de la casa que hayan sido alcanzadas por el agua de la inundación o por aguas cloacales.

Revisá todo alimento que haya quedado en tu hogar y eliminá aquellos que hayan sido afectados por las aguas o cuyos envases hayan sido muy deteriorados por el agua.
Desechá los comestibles que hayan perdido la cadena de frío debido a cortes en el suministro eléctrico, considerando si han estado 2 hs fuera de la heladera o 4 hs dentro con la misma apagada.

Es importante que repongas las mamaderas y chupetes del bebé.

Si estás amamantando a tu hijo, seguí haciéndolo. La leche materna ayuda a generar defensas en los niños. Lavá las mamaderas nuevas con agua segura.

También lavá frutas y verduras con agua segura.

Para poder reutilizarlos, lavá los vasos, platos y otros elementos de cocina con detergente abundante y agua segura, de ser posible, refregá todo con un cepillo para evitar residuos. Desechá los utensilios de madera y de plástico.

Para desinfectar ollas y utensilios de metal, hervilos por 10 minutos.

Colocá 2 gotas de lavandina comercial (con una concentración de cloro activo de 55g/litro) por cada litro de agua, y dejala reposar 30 minutos antes de utilizarla. También podés hervirla durante 3 minutos y esperar a que se enfríe para consumirla.
Evitá la inmersión en las áreas inundadas, y procurá que los niños no jueguen en charcos o barro.

Cubrí las lesiones de la piel con ropa impermeable. Lavá y desinfectá las heridas.

Disposición de residuos

Hasta que los mismos puedan ser recolectados, se sugiere mantenerlos en recipientes cerrados de preferencia lejos del suelo, para evitar que sean fuente de alimento para roedores. Se debe realizar la recolección de residuos sólidos urbanos por transporte y disposición final. Además, los excrementos provenientes de animales domésticos deben ser dispuestos de forma tal de evitar la contaminación del ambiente. Levantar diariamente la materia fecal.

 

Se sugiere a las personas afectadas por la inundación, o aquellas que hubieran realizado trabajos en las áreas inundadas, realicen una consulta médica ante la aparición de primeros síntomas de enfermedades (fiebre, diarreas, vómitos, náuseas cuadros respiratorios, dolor de cabeza, dolores abdominales y dolores musculares, entre otros).

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner