Ahora el PRO busca asociar a Bordet con el kirchnerismo

Aunque reconocen que Entre Ríos presenta un escenario distinto que el de la provincia de Buenos Aires con Cristina candidata, desde la conducción nacional de PRO no creen que la “renovación cosmética” de la lista que impulsa Bordet lo aparte del “pasado” reciente.

El diputado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y secretario general del PRO nacional, Francisco Quintana, pasó este viernes por Paraná, en el marco de la campaña electoral en apoyo a la lista oficial de Cambiemos. Antes de mantener reuniones con la dirigencia partidaria provincial y local, dialogó con Página Política.

-¿Les sorprendió que finalmente haya internas en Entre Ríos cuando la intención de la Nación era que hubiera lista única?
-Efectivamente, nuestra intención original era llegar a todo el país con listas de consenso a las PASO. Nuestra evaluación fue que debíamos llegar unidos, fortalecidos y no dilapidar esfuerzos y recursos en una interna sino, en todo caso, tratar de contrastar nuestra propuesta de futuro con aquellos que pretenden volver al pasado. En la práctica, en nueve provincias se presentaron más de una lista y nosotros somos respetuosos de las reglas democráticas, pero venimos a acompañar la candidatura de Atilio Benedetti y de Alicia Fregonese.

-La aparición de otras listas es fruto de un descontento con la lista oficial. Se cuestiona particularmente la injerencia de Buenos Aires y concretamente se dice que la lista oficial de Cambiemos para Entre Ríos fue armada en la Casa Rosada. 
-Entre Ríos es de las provincias donde nos hemos consolidado como partido durante más tiempo. Tenemos una dirigencia muy valiosa y eso hace que la dirigencia de PRO en Entre Ríos tenga la suficiente autonomía. Eso no quiere decir que desde el gobierno nacional no le prestemos atención, porque para nosotros es una provincia de suma relevancia. Pero no hay que confundir esto con una injerencia. Muy por el contrario, nosotros estamos muy satisfechos con una lista que representa a los principales socios de Cambiemos, a las intendencias o a los liderazgos en los territorios. No por eso negamos el derecho de plantear una alternativa por parte de otros afiliados.

-¿Les preocupó que el intendente de Paraná se haya visto salpicado por una causa de narcotráfico?
-No hablaría de preocupación, sí de atención, de seguir este y otros temas que pueden ser importantes para la ciudad y la provincia, con la tranquilidad de que la Justicia ya se ha expedido con suficiente claridad. En el plano interno no es momento para divisiones o especulaciones, sino de mirar para adelante. Lo vemos como un tema sobre el cual damos vuelta la página y esperamos seguir trabajando codo a codo con el intendente y con el resto de la dirigencia que forma parte de Cambiemos.

-¿Qué imagen tienen desde Buenos Aires del gobernador Bordet?
-Yo diferenciaría lo que fue nuestra relación durante varios meses, con la situación actual. Durante varios meses hemos intentado plantear una relación madura que debe tener un gobierno nacional con uno provincial de otro signo político, algo a lo que no estábamos acostumbrados en los 12 años anteriores. En más de una ocasión se pudo haber confundido ese vínculo institucional con algo que va más allá, pero ha sido sólo institucional, necesario para buscar mejorar la situación del país. Hoy nos encuentra, como con otros gobernadores, con un Bordet que es un adversario electoral. Nosotros queremos contrastar dos modelos, porque además en esta provincia queremos ser una opción de poder.

-En el orden nacional plantean una clara polarización con lo que llaman una “vuelta al pasado” expresada en la candidatura de Cristina Fernández en la provincia de Buenos Aires. ¿Creen que la lista de Bordet expresa lo mismo que Cristina en Buenos Aires?
-Creemos que Entre Ríos no escapa a una lógica que sucede en la mayoría de las provincias, que es el contrastar dos modelos. Nosotros queremos plantear una opción de futuro, con un cambio que empezó en 2015 pero que es un proceso de transformación que probablemente demande más de una gestión para poder ver todos los resultados. Es inevitable que quienes hasta no hace mucho eran parte, aliados, socios del gobierno nacional (anterior) estarán más emparentados con el pasado que con el futuro, independientemente de la renovación estética o cosméticas que quieran plantear. Nosotros creemos que en esta elección en buena medida se juega en todo el país o la profundización del cambio o la posibilidad de la vuelta al pasado. Y eso no tiene que ver exclusivamente con el resultado de la provincia de Buenos Aires. Probablemente en términos simbólicos sea relevante, pero lo cierto es que el Congreso de la Nación se compone de los representantes de todo el país y necesitamos de mayor cantidad de legisladores que estén dispuestos a acompañar al gobierno nacional.

– ¿Cómo piensan alcanzar ese objetivo con una economía que no da señales claras de recuperación y afecta directamente el consumo?
-Vamos a volver a apelar al electorado estando cerca, como lo estuvimos no sólo en la campaña anterior sino de manera permanente. En todo el país no hemos interrumpido actividades como el timbreo, porque entendemos que no son herramientas electorales sino formas de entender la política. Vamos a seguir hablándole a los vecinos con la verdad, apelando a quienes creen que el país que recibió Mauricio Macri en 2015 era de mucha complejidad y que hay señales que nos permiten ser optimistas hacia adelante. Es cierto que hay una tendencia en baja de la inflación, que hay determinados sectores productivos que pueden evidenciar claras mejoras, que en materia de exportaciones hay buenas noticias con la posible venta de carne a los Estados Unidos. Hay señales positivas macroeconómicas, pero también creemos que hay una percepción generalizada de una mayoría de argentinos que quiere volver a darnos un voto de confianza porque entiende que después de 12 años de populismo en Argentina, este proceso demanda más de dos años y para eso necesitamos que una mayoría nos vuelva a acompañar.

 

Página Política.

Comentarios