Amamantar: amor y salud para siempre

La lactancia es un proceso vital mediante el cual la madre provee un tejido vivo que opera en un amplio espectro de interacciones, no sólo nutricionales sino también sobre la díada madre-hijo en respuesta a las demandas nutricionales, inmunológicas y emocionales del recién nacido (Lorenzo J.: “Nutrición del niño sano”, año 2007).

Por Rocío Hernández – Lic. en Nutrición 21992

 

Es considerada un derecho esencial de la persona según lo declara la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, incorporada a la Constitución Nacional de nuestro país en su última reforma del año 1994.

La lactancia materna da la oportunidad a todos los seres humanos de tener un comienzo justo en la vida. La leche materna es el mejor alimento y la opción más segura para garantizar buena salud y crecimiento de los niños pequeños. La evidencia es amplia al reconocer los múltiples beneficios de la lactancia materna, tanto para la madre, como para el niño y para la sociedad en su conjunto.

La OMS recomienda comenzar la lactancia en la primera hora de vida. Además, explicita que se haga “a libre demanda”, es decir, con la frecuencia que quiera el niño, tanto de día como de noche. En los seis primeros meses del niño deben evitarse las mamaderas y los chupetes.

Beneficios para la madre

La lactancia materna también beneficia a la madre. Reduce la aparición del cáncer de mama y ovario y ayuda a la madre a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y a reducir su peso.
¿Por qué no la leche artificial?

La leche artificial no contiene los anticuerpos presentes en la leche materna y conlleva riesgos como las enfermedades transmitidas por el agua utilizada para reconstituir la leche (muchas familias no tienen acceso a agua potable). Una dilución excesiva con el fin de ahorrar puede acabar produciendo malnutrición. Por otro lado, las tomas frecuentes mantienen la producción de leche materna y, en caso de que se utilice leche artificial pero esta deje de estar disponible, puede resultar imposible volver a la lactancia materna debido a la disminución de la producción materna.

 

El apoyo a la madre es esencial

La lactancia materna requiere aprendizaje y muchas mujeres tienen dificultades al principio. Son frecuentes el dolor en el pezón y el temor a que la leche no sea suficiente para mantener al niño. Para fomentarla, hay centros sanitarios que prestan apoyo a la lactancia materna poniendo asesores cualificados a disposición de las madres.
Pasados los 6 meses se pueden empezar a incorporar nuevos alimentos pero sin interrumpir la lactancia materna. La OMS recomienda que los nuevos alimentos se administren con cuchara o taza y no dentro de la mamadera. Los niños tienen que adecuarse a los nuevos alimentos, por eso, son indispensables la paciencia y el apoyo de toda la familia.
Este año Bajo el lema “Lactancia Materna, Pilar de Vida”, se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2018, que se lleva a cabo del 1 al 7 de agosto.

De la mano de WABA (Alianza Mundial pro Lactancia Materna), que trabaja junto a la OMS y UNICEF, se difunde este lema que destaca que la Lactancia Materna significa salud para toda la vida.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner