Amarras. La Provincia reconoció errores y el Municipio pidió la clausura de la obra

Días atrás se llevó a cabo la reunión del Consejo Provincial de Ambiente, en la que la que el Municipio Gualeguaychú pidió, a través de una carta, la paralización de los trabajos que se realizan en el barrio náutico de Pueblo Belgrano por la falta de estudio de impacto ambiental. Desde el Gobierno provincial reconocieron errores en la anterior gestión.

La polémica por la construcción del barrio náutico Amarras del Gualeguaychú parece haberse encendido después de varios meses de aparente calma. La semana pasada, quien reconoció errores por parte del gobierno provincial fue el titular del Consejo regulador de uso de fuentes de agua (Corufa), Eduardo Asueta.

Mediante un comunicado oficial, el funcionario explicó las causas que llevaron a la suspensión de las obras del proyecto de la isla El Marinero, en Colón, “hasta tanto el proyecto de intervenir la zona sea evaluado y aprobado, si así correspondiere”. En el mismo documento, Asueta explicó que “la Provincia ya tiene varios dolores de cabeza por no haberse intervenido de un modo inmediato” y, en este sentido, citó la experiencia de Amarras del Gualeguaychú como “caso testigo”: “Se trata de un proyecto que tiene seriedad técnica, pero se realizó sin la debida autorización, lo cual generó un conflicto cuya solución aún hoy estamos gestionando”.

Asimismo, el titular del Corufa dijo que ambos emprendimientos inmobiliarios –el de Colón y el de Pueblo Belgrano– deberán cumplir con la Ley de Aguas y someterse a todos los estudios previos que demanda la legislación actual para ser aprobados.

La posición de Gualeguaychú

El Municipio local ha sido muy crítico del megaemprendimiento inmobiliario que crece al otro lado del puente Méndez Casariego. El jueves de la semana pasada, la directora de Ambiente Susana Villamonte, volvió a reclamar medidas concretas para que se lleve a cabo la paralización de los trabajos.

Fue en el marco del Consejo Provincial de Ambiente, llevado a cabo en Concepción del Uruguay y convocado por la Secretaría de Ambiente de Entre Ríos. La reunión convocó a más de 60 Municipios y juntas de gobierno, entre los que hubo representantes de Gualeguaychú.

La directora de Ambiente Susana Villamonte hizo entrega al secretario de la cartera provincial, Martín Barbieri, de dos notas. En la primera, el Municipio pidió información sobre el estado de la obra de la Planta de Tratamiento de Efluentes del Parque Industrial Gualeguaychú (PIG), mientras que en la segunda se solicitó la clausura de los trabajos realizados en el barrio náutico Amarras por la falta del estudio de impacto ambiental y el correspondiente certificado de aptitud ambiental.

La Asamblea Ambiental

Luis Leissa, abogado de la Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú, hizo referencias al caso Amarras. Fue hace algunos días, en declaraciones periodísticas, que el representante legal recordó que “hay un recurso de apelación jerárquica interpuesto por la Municipalidad de Gualeguaychú contra una Resolución dictada en 2016 por el entonces secretario de Ambiente de la provincia, Fernando Raffo, quien insólitamente dispuso una habilitación provisional sujeta a la realización de cuatro obras de contingencia que debía hacer la empresa y que aún no ha llevado a cabo”.

“Como vecinos, nosotros por carta documento le hemos pedido a la Secretaría de Ambiente y al Corufa que pongan fin a las obras que se están realizando en el predio teniendo en cuenta la vigencia del decreto del gobernador, Gustavo, Bordet que paralizó toda clase de habilitación de las obras”, detalló Leissa.

Fuente de texto y fotografía: El Día de Gualeguaychú.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner