Arquitectura. Cuestiones a tener en cuenta antes de encarar una refacción

Refaccionar un inmueble implica aumentar o disminuir su superficie, también se le denomina refacción al redimensionamiento de ambientes,  ya sea construyendo -o demoliendo- divisores, y también al cambio de uso de diferentes áreas a habitar.

Por Damián Lemes y Damián Ruiz – arquitectos

 

Estas adecuaciones del inmueble pueden ser causadas por distintos motivos. Por una necesidad familiar, en los casos en que aumenta o disminuye la cantidad de personas viviendo en la casa, por discapacidades físicas, o por el simple deseo de renovar.

En refacciones de viviendas, suele ocurrir que se quiera desarrollar un emprendimiento comercial o incorporar un espacio de estudio profesional, el cual necesita estar independizado de espacio a habitar.

Para todos estos casos, el inmueble debe adaptarse para mantener fundamentalmente su funcionalidad, premisa de la arquitectura moderna y su habitabilidad.
Una refacción debe responder a varios problemas:

  • Las necesidades propias del usuario que encargó la refacción
  • Las dimensiones mínimas de locales permitidas en cada región para su correcta habitabilidad,
  • Las circulaciones y la relación entre las áreas de servicio y las áreas servidas
  • El asoleamiento y la ventilación que garantizan la higiene y el confort

Estas decisiones se podrán evaluar con la realización de planos en los que se verificarán las soluciones pensadas. En la actualidad, es posible realizar imágenes 3 D de interiores y exteriores con materialidad e iluminación natural o artificial.

También puede aplicarse en el momento de una refacción la modernización de las instalaciones eléctricas, sanitarias, seguridad, climatización y domótica. En el momento de la realización de una refacción es bueno pensar en la accesibilidad, a través de rampas para salvar desniveles e información accesible.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner