Aseguran que el monitoreo que se le hace a Botnia es “un simulacro” y que de seguir así, la pastera va a funcionar por 40 años más

Lo dijo el integrante del equipo técnico de la Asamblea Ciudadana Ambiental, Carlos Goldaracena, bioquímico y profesor de Toxicología Ambiental de UADER. Según él, es un grave error que no se incorporen marcadores biológico al monitoreo y asegura que “Botnia no resistiría un análisis”.

 

Goldaracena considera que “mientras no se modifique este monitoreo ni la forma de comunicar los resultados, Botnia va a continuar por treinta o cuarenta años y ya va a ser tarde para salvar al río Uruguay, va a pasar como con los ríos europeos”. Según él, es un grave error que se le anticipe el día de controles a la fábrica y que no se incorporen marcadores biológicos al monitoreo porque “es lo único que determina la toxicidad de un efluente”.

En diálogo con Canal 9 Litoral, Goldaracena aseguró que “el efecto más tóxico de la pastera es la contaminación aérea en un diámetro de 60 kilómetros y nosotros acá estamos a 27 kilómetros de Botnia, y el 70 por ciento de los vientos vienen para acá, respiramos el material particulado que llega a los pulmones y de ahí puede pasar a la sangre. En ese material se absorben las dioxinas, los compuestos orgánicos clorados. En la actualidad no se está midiendo el aire”.

Por otra parte, el técnico recordó los incidentes de la fábrica de pasta de celulosa como “la dilución de los efluentes, las emanaciones atmosféricas y las desviaciones de los efluentes” y agregó: “La Argentina no protestó más y el Uruguay siempre sale fortalecido. El Uruguay no quiere que se incorporen marcadores biológicos porque sabe que haciendo un monitoreo en serio Boptnia no resistiría un análisis y Argentinano puede incorporar unilaterlamente estos controles”.

“La Haya dijo que se tenía que controlar lo que salía de Botnia de modo riguroso, estricto y continuo, y esto no es riguroso ni estricto ni continuo”, aseguró Goldaracena.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner