C. DEL URUGUAY. Continúa la asistencia a familias afectadas por la creciente del río

Con el río Uruguay en 7,62 m de altura frente al puerto local, en horas de la tarde de este sábado las tareas de asistencia a familias afectadas por la inundación continuaban sin descanso para el personal municipal afectado a este operativo. Si bien el pronóstico climático señala que la lluvia dará una tregua, la continuidad del viento sudeste no es favorable.

A las 51 familias autoevacuadas, y 35 familias alojadas en los cuatro centros de evacuados que dispuso la Municipalidad de Concepción del Uruguay, se le sumaron más personas que este sábado debieron abandonar sus hogares. El panorama continuaba complicado este fin de semana, ya que el río continuaba creciendo y no hay anuncio de un pico desde Salto Grande.

La gran mayoría de esas casi 100 familias afectadas corresponde al barrio Cantera 25, y muchas también de barrio Villa Itapé. Recién en las últimas horas la situación comenzó a complicar a otras zonas como Cristo de los Olivos al oeste, o barrio San Isidro, en calle Las Glicinas, donde el agua ingresa por la cañada de El Gato, detrás del predio del ex Hospital.

Se han recibido consultas sobre donaciones de instituciones y vecinos, en tal sentido se informa que si bien actualmente la asistencia está garantizada con recursos municipales más los aportes de provincia y de nación, en caso de que el río continúe creciendo, la ayuda de la sociedad será bienvenida. Desde la Municipalidad se solicita coordinar estos esfuerzos para que las donaciones tengan un orden de prioridad, que hoy está encabezado por alimentos, calzados y elementos de higiene y que se acerque a la Secretaría de Desarrollo Social (Artigas 16), desde donde se canaliza su llegada a las personas damnificadas.

A las familias evacuadas de barrios Cantera 25 y Villa Itapé, se sumaron algunas de San Isidro. La altura del río también comenzó a afectar a familias del viejo basural donde se realizan controles sanitarios y sociales en forma periódica.

Además se solicitó que las fuerzas de seguridad refuercen los controles y vigilancia en las zonas afectadas, ya que muchos de los que se encuentran en los centros de evacuados, temen por las pocas pertenencias que quedaron en sus barrios. De esta manera, Gendarmería, Policía y Prefectura se comprometieron a seguir patrullando y monitoreando el territorio inundado, como así también los centros de evacuados.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner