“Casas Redes”: Una institución gualeguaychuense que trabaja para los jóvenes

Se trata de un proyecto que inició sus actividades hace un año. Las instalaciones se encuentran en Urquiza y Boulevard de María. Infoner dialogó con el coordinador de Salud Mental y Consumo del municipio, Hugo Boari. 

Por Fernanda Fariña, periodista.

La coordinación  de Salud Mental y Consumo de la Municipalidad de Gualeguaychú tiene varias líneas de trabajo, entre ellas, “Casas Redes”, una institución que está cumpliendo un año. La cual está emplazada en la esquina de Urquiza y Boulevard de María.

A este espacio se acercan personas de 16 a 35 años del Barrio Anhelado Sueño, Obrero, Zuppichini, 348, Quijano y  140 Viviendas. Allí los adolescentes conviven la mayor parte del día realizando diversas actividades y talleres como huerta, floricultura, marroquinería, herrería, carpintería, electricidad, cocina, radio y comunicación y panadería.

“Casas Redes” tiene como objetivo ser un lugar de inclusión a partir de la formación en oficios y de apoyo a los jóvenes para que desarrollen un emprendimiento. En un comienzo la idea es grupal y cooperativa y luego pasa a ser individual o asociativo, pero afuera de la casa.

En este trayecto son acompañados por un grupo de profesionales, que forman parte del establecimiento. Entre ellos, docentes, talleristas, psicólogas y tutores. Éstos últimos pertenecen a la misma comunidad de los  chicos y se dedican a acercar y contener a quienes llegan para lograr una permanencia en la institución.

A un año del comienzo de las actividades en “Casas Redes” Infoner dialogó con Hugo Boari quien es psicólogo y operador en psicología social, forma parte del equipo de la Dirección de Salud de la Municipalidad y es coordinador de Salud Mental y Consumo del municipio.

Hugo afirmó: “Siempre poner en marcha un dispositivo nuevo tiene su esfuerzo, sus dificultades y sus sueños. La idea era poner en marcha esta casa para darle oportunidades a jóvenes de toda la zona. Oportunidad de formación y de inclusión laboral a jóvenes del cordón oeste”. 

Haciendo referencia a los primero pasos que siguieron para llevar a cabo el proyecto Boari expresó:“Empezamos con el cuidado del ambiente, de sí mismo, de su barrio. Inicialmente se incorporaron 20 jóvenes a partir de un programa que articulamos con provincia, que se llama “Cuidadores de la Casa Común”, que tiene esta impronta de la formación y oficio orientados al cuidado del ambiente”. 

En estos momentos se están poniendo en marcha cuatro proyectos productivos, a parte de las capacitaciones,  que son relacionados a la herrería, marroquinería, huerta, floricultura, y carpintería. Además hay otros talleres como electricidad, cocina y albañilería pero están en proceso de aprendizaje.

Problemáticas que se abordan 

Los adolescentes llegan al establecimiento con problemáticas ligadas a las situaciones que les ha tocado vivir. Posiciones que no les han permitido estar listos para aprovechar las oportunidades. En algunos casos el medio no les ofrece oportunidades o no tienen las herramientas necesarias para poder llevar a cabo un proyecto de vida. Es por eso que este programa intenta brindar elementos para que puedan armar una caja de herramienta y lograr desarrollarse en el medio. Hugo Boari dijo que una dificultad común es que no saben manejar el dinero. Porque tienen una historia ligada a que no lo han hecho nunca o no tienen esa posibilidad de prever que pueden usar el dinero de aquí a 30 días, por ejemplo.

Otra situación de dificultad que se presenta en la institución es la de desempeñarse en una labor. Ya que aprenden determinado oficio pero no saben qué hacer con lo que aprendieron. Por lo que el coordinador expresó:“Estamos intentando imponer la tarea del proceso aprendizaje y emprendimiento productivo. Donde no solamente tienen que producir, tienen que comercializar, gestionar un negocio. Lo que implica ahorrar para comprar insumos, capitalizarse. Algo que mucha gente lo hace sin esfuerzo pero para quienes pasan por “Casas Redes” es un verdadero sacrificio. Y por eso, a quienes llevan un tiempo en la institución,  los queremos ayudar a que armen un emprendimiento”. 

Proceso de aprendizaje

En un primer momento, las personas que ingresan a “Casas Redes” realizan un proceso de autoconocimiento, tienen la posibilidad de participar en un grupo, de poder reflexionar sobre cosas que en su vida cotidiana no pueden hacerlo. Como por ejemplo,  acerca de las conductas de cuidado, quien los han cuidado, a quienes han cuidado ellos. Estas cuestiones que no se hablan, al decirlas producen revelaciones. Eso hace unir los vínculos y sentirse cercanos, acompañados. Lo que genera la permanencia. Por supuesto, que en el trayecto hay altibajos en cuánto a la presencia,  o al cumplimiento de las tareas.  Además, se trabaja en que los adolescentes confíen en que pueden tener un trabajo estable e incorporen una  estabilidad económica y una calidad de vida.

 

 

 

 

 

About the author  ⁄ Infoner