Caso Blanca Susana Sola: cuando los periodistas no solo narran sino también producen cambios

Blanca Susana Sola tenía 14 años cuando desapareció. Han pasado 29 años, y su destino sigue siendo un misterio. Entre otros detalles inexplicables, el expediente judicial con toda la información sobre su búsqueda fue quemado por orden judicial. Hoy, a instancias de una periodista, Paola Robles, la Justicia intenta reconstruir la búsqueda.

 

De la redacción de INFONER

Antes que Paola Robles, otros dos periodistas también aportaron pistas a la Justicia. Uno fue Eduardo Vuoto, quien en 2001 condujo a la Justicia al lugar donde presuntamente podrían estar los restos de la menor. Hubo allanamientos y rastreo de pruebas, con resultado negativo. En diciembre de 2018, Fabián Magnotta aportó info parecida a la de Vuoto, y nuevamente se realizaron excavaciones en busca de restos óseos. Aún se aguardan los resultados del análisis pertinente.

Ahora, tres periodistas más están citados a declarar este martes 9 ante el Juzgado de Garantías Nº 2 de Gualeguaychú a cargo de Ignacio Telenta, en un intento por reconstruir, con la memoria colectiva que simboliza la prensa, los datos que la propia Justicia quemó. Esos periodistas son Verónica Toller, de INFONER, Cristian Rossi y Fabián Magnotta.

 

Sábado 17 de marzo de 1990

Blanca Susana salió de su casa al atardecer rumbo a la vivienda de una vecina y nunca más se la vio. Hubo todo tipo de hipótesis, desde fuga hasta violación y asesinato. Era Juez de Instrucción Celestino Toller, y el caso recayó en la secretaría Nº3 de Mario Gómez Del Río. Toller ordenó la búsqueda y la Policía local, a cargo del entonces jefe departamental Carlos Suparo, encaró numerosos rastreos. Los dos diarios locales cubrieron el hecho. Y las radios. En cuanto a la Justicia, ordenó numerosas pesquisas, que hoy estarían a disposición si no se hubiera ordenado la quema de los expedientes:

  • El Juez ordenó el secuestro de un colectivo o camión, acondicionado como casa-habitación y local de venta callejera, que el día de la desaparición de Blanca se encontraba estacionado en las cercanías de la vivienda, y podría haberse utilizado para esconder a la menor. Resultado: negativo.
  • Se tomó declaración a familiares, amigos, vecinos, testigos.
  • Se investigó la denuncia de que la menor habría subido a un automóvil que la habría alejado de su hogar. Resultado; negativo.
  • Se siguió la pista de un “dato” oficioso que afirmaba que Blanca podría estar en la provincia de Buenos Aires. Efectivos de Investigaciones de la Jefatura de Gualeguaychú peinaron locales nocturnos en Escobar y exhibieron fotografías de Blanca. Tampoco hubo resultados.

Al jubilarse Toller en 1991, se sucedieron nuevos jueces. Edgardo Stetler, Sergio Carboni, García Jurado… En 2001, Sergio Carboni estaba al frente del Juzgado de Instrucción Nº 3.

 

 

Periodista 1 – Eduardo Vuoto

Marzo de 2001. A once años de la desaparición, la Justicia ordenó nuevas medidas de búsqueda. Se realizó un allanamiento y rastreo en un pozo negro, de excusado, ubicado en un terreno antiguamente propiedad de Apolonio Sola, tío de Blanca (para 2001, en manos de nuevos dueños). Las medidas obedecieron a una nueva denuncia, radicada el viernes 17 de marzo ante la Justicia por el periodista Eduardo Vuoto, luego de que éste recibiera un dato confidencial sobre la posible presencia de restos óseos en el pozo de una vivienda, ubicada en calle Córdoba casi Gaucho Rivero, de Barrio San Isidro. Aunque el expediente se encontraba en el juzgado de Carboni, la denuncia de Vuoto se produjo durante el turno judicial correspondiente al Juzgado de Instrucción Nº 2, a cargo de la jueza Graciela Pross Laporte, quien ordenó primero que se le remita la causa desde el Juzgado Nº 3, y luego, el allanamiento y rastreo. Pasada esta instancia, la causa volvería al Juzgado Nº 3.

La búsqueda retrotrajo el enfoque judicial a la declaración de una vecina del barrio de los Sola, quien afirmó que cuatro días después de verificarse la desaparición, se comentó que habría aparecido un cuerpo y que Blanca habría sido violada y asesinada.

Pero no hubo resultados positivos.

 

Periodista 2 – Fabián Magnotta

 En diciembre de 2018, el periodista Fabián Magnotta, de Radio Máxima, presentó ante la Justicia el dato también oficioso de un albañil que dijo haber trabajado en una obra, en la zona cercana a la vivienda d elos Sola, y haber visto durante la construcción restos óseos. ¿Serían humanos? Nadie lo sabe. Y si lo fueran, ¿serían de Blanca Susana? La presunción bastó para ordenar nuevamente medidas investigativas. Se excavó en el lugar y se tomaron muestras. Trabajanron otra vez efectivos policiales, de Bomberos y estuvo presente el fiscal Martín Gil. No se conoce aún el resultado de los análisis de dichos restos, ni tampoco si son humanos.

 

Periodista 3 – Paola Robles

Reportera de R2820 y firme defensora de los derechos de las mujeres, Robles se presentó ante el juez Telenta y logró que se reabra la causa. La periodista tomó conocimiento del caso en diciembre de 2018, cuando la Justicia realizó el rastreo y encontró restos óseos en un área cercana a la casa donde vivía la menor 29 años atrás. Paola logró que Telenta decidiera reconstruir la causa y reiniciar la búsqueda. El juez convocó a un hermano de Blanca, Juan Sola, quien este lunes prestó declaración testimonial ante el magistrado. Ambos hombres se encontraron también en el mes de marzo. Allí, Telenta pidió perdón a Sola en nombre del Estado. “Le pido perdón en nombre del Estado, lo que ocurrió con el expediente de su hermana no debería haber pasado. Pero pasó, y creo que corresponde hacerme cargo de la situación, pedirle disculpas aunque sean insuficientes e informarle que voy a ordenar la inmediata reconstrucción de la causa”, escribió Paola Robles sobre aquel encuentro.

 

Y más periodistas a declarar

Ahora, este martes 9, otros tres periodistas han sido convocados a aportar datos. Cristian Rossi, de radio LT41. Fabián Magnotta, de Radio Máxima. Y Verónica Toller, de INFONER y La Nación. En el caso de Toller, no se encontraba viviendo en Gualeguaychú cuando se produjo la desaparición de Blanca, sino estudiando Periodismo en México. Años después, trabajando en Diario El Día y en Canal 2 en el noticiero Panorama, tuvo contacto con la investigación.

La historia no se repite y los documentos quemados no pueden volver. Pero la memoria colectiva que custodia la prensa, repartida en artículos, notas, entrevistas, fotografías, filmaciones, puede ayudar a rescatar en parte lo perdido.

….

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner