CASO MICAELA GARCÍA. La casa de Rossi sigue contando con custodia policial, pero sólo durante la noche

Este miércoles, un día antes del comienzo del juicio por el femicidio de Micaela Garcia, el juez de Ejecución de Penas que había liberado a Wagner, empezó a reacondicionar su casa de descanso en Pueblo General Belgrano que había sido punto de protesta de los vecinos indignados. En Gualeguaychú sigue teniendo custodia pero solo de noche.

 

El mismo sábado 8 de abril, cuando encontraron en Gualeguay el cuerpo sin vida de la joven Micaela García, un grupo de vecinos indignados con el juez que le había otorgado la libertad a Sebastián Wagner, realizó una protesta frente a su domicilio de Gualeguaychú y luego en el de Pueblo General Belgrano.

La casa que el Juez de Ejecución de Penas, Carlos Rossi, tiene en la esquina de Magnasco y Jujuy de Gualeguaychú sigue contando con custodia policial pero ya no es permanente, sólo durante la noche. La custodia fue puesta el mismo sábado 8 de abril cuando se encontró el cuerpo de Micaela García y los vecinos indignados fueron hasta la casa del Juez a protestar por haber liberado al violador y presunto asesino de la joven.  En aquel momento, sobre el asfalto y con aerosol pintaron: «Rossi cómplice», «basta de Justicia burguesa», «juicio político y destitución», «corrupto», «asesino», «negligente», «encubridor», «¿Cuántas tenemos que perder?», «vivas nos queremos» y «Justicia por Micaela».

La casa que el magistrado tiene en Pueblo General Belgrano, también fue un punto clave para las manifestaciones del mes de abril. En aquel entonces tiraron pintura negra sobre el frente, y en la tranquera de acceso le escribieron «Asesino, mataste a Mica». Este miércoles por la mañana, cinco meses después, Canal 9 Litoral encontró a un empleado sacando la basura, cortando el césped y limpiando esa casa.

Por su parte, Rossi sigue sin recibir a los medios de prensa y trabaja diariamente en el Juzgado de Ejecución de Penas de Gualeguaychú.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner