Caso Micaela: Wagner declaró que «ya la conocía»

Sebastián Wagner, el principal imputado por el femicidio de Micaela García, reconoció ante el tribunal que “conocía a la chica”.

Por Verónica Toller

El pasado jueves, Wagner reconoció el dato, clave, casi como al descuido, según informaron hoy a la prensa los fiscales Dardo Tórtul e Ignacio Telenta. Ambos recibieron a la prensa esta mañana. Recordemos que el juicio se lleva a cabo a puertas cerradas por pedido de los padres de la joven asesinada. Wagner se encuentra ahora nuevamente en el penal de Federal. Sin embargo, los fiscales dieron a conocer recién hoy el dato. El día de inicio del juicio, Wagner no ofreció más detalles ni indicó dónde o cuándo la había conocido. Tampoco dijo si la espiaba o la seguía. La constancia quedó hecha mientras Wagner leía su propia declaración, en contra de lo aconsejado por el defensor oficial que lo representa, Sciutto, quien le había aconsejado no declarar. Posteriormente, no respondió a ninguna pregunta.

Al respecto, el coordinador del Ministerio Público Fiscal, Dardo Tórtul, indicó que «ninguno de los testigos que se han presentado han asegurado lo mismo». Se refería a las dos amigas de Micaela que ya testificaron y a Nora González, ex pareja de Sebastián Wagner y madre de Gabriel Otero, quien sostiene que su hijo es inocente. Y, aunque las limitaciones del caso le impiden a Tórtul dar más detalles, sí adelantó que “parte de la teoría del caso de Pavón está haciendo agua».

Sebastián Wagner tenía una condena de 9 años dictada en 2012 por dos violaciones. Y existió una tercera denuncia de la que zafó diciendo que el violador era su hermano gemelo. Con la cárcel previa que tuvo a la condena, su fecha de salida era 2018. Sin embargo, gozaba de libertad condicional otorgada por el juez Carlos Rossi. Un informe del Servicio Penitenciario de Entre Ríos había desaconsejado que Wagner, de 30 años, fuera dejado en libertad condicional. Ex cazador de pollos en el frigorífico local, Wagner fue condenado en 2012 por haber violado en julio y noviembre de 2010 a dos estudiantes en Concepción del Uruguay. Las víctimas lo reconocieron y además hubo testigos y numerosos peritajes hasta que, finalmente, el caso quedó comprobado y cerrado, con una purga de 9 años de prisión. Fue un juicio abreviado que terminó en acuerdo por 9 años, con la firma del fiscal Diego Young y la defensora oficial Alejandrina Herrero.

Sin embargo, en 2013, apareció una tercera denuncia: el 11 de mayo de 2010 habría cometido otro ataque sexual, también en Concepción. Mismo ADN, similares pruebas y testimonios, nuevo juicio con nuevo tribunal (ahora, presidido por los vocales Rubén Chaia, Fabián López Moras y Alberto Seró). Presumiblemente, la situación se complicaría mucho para Wagner y sus 9 años de prisión se elevarían en varios más. Allí fue cuando el acusado y su defensa sacaron el as de la manga. “No fui yo; en este caso, fue mi hermano gemelo”, y el juicio quedó en la nada, ya que hermanos gemelos comparten el mismo ADN y no fue posible comprobar cuál era el asesino. Se requería para ello una prueba costosa en laboratorios extranjeros, que el tribunal no ordenó.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner