CASO RIVAS. El juicio podría ser en 2019 y se espera un debate largo

La fallida elevación a juicio del miércoles por la tarde retrasó todo un mes agenda del Tribunal, que tiene ya programado otros debates, obligaría a que las audiencia contra Gustavo Rivas inicien el año próximo. Además, tienen prioridad aquellos casos donde hay personas detenidas.

Si bien la causa contra el abogado e historiador de Gualeguaychú no pudo ser elevada a juicio en la audiencia del miércoles, cada vez falta menos para que ello suceda. Por lo pronto se dispuso que en el próximo encuentro del 24 de octubre se discutan las pruebas que presenten las partes para el debate y de no mediar inconvenientes, toda la Investigación Penal Preparatoria pasará a la órbita del Tribunal de Juicios.

En ese encuentro del próximo mes se hablará de la admisibilidad de la prueba que aporten cada una de las partes, porque el Juez de Garantías, Tobías Podestá, dispuso que debe darse a conocer a la defensa quienes son los denunciantes que figuran en el Legajo con identidad reservada, porque este es un derecho que asiste a la defensa para poder defenderse en el juicio.

“Este cuarto intermedio no significa que perjudique a mi representado, al contrario porque se podrán defender sin que el día de mañana digan que se le hizo alguna trampa o algo por el estilo”, indicó Alfredo Vitale, que representa a una de las doce personas que declararon en calidad de víctimas.

Fue este abogado el que se animó a asegurar que el debate contra Gustavo Rivas no se realizará en lo que resta del 2018, porque “es imposible que este año suceda porque la agenda del Tribunal está colapsada”.

Indicó que con la cantidad de testigos que tiene la Fiscalía y las dos querellas, “va a ser un juicio que va a llevar muchos días; hay más de 100 testigos, mínimo 15 días”. Explicó que la agenda del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguaychú se programa con mucho tiempo de anticipación y aunque no forme parte del Poder Judicial, Vitale aseguró que él tiene juicios “de aquí a fin de año, que ya fueron fijado muchos meses antes”, y además los casos que tienen a una persona privada de la libertad tienen carácter de urgente y preeminencia por sobre otros asuntos; y lo que ocurre con Rivas no es el caso.

Luego de ello, Vitale deslizó una serie de críticas a la sociedad y al tratamiento que algunas personas le han dado al caso. “Por más que le busquen la vuelta o traten de guardar la basura debajo de la alfombra, me parece que como sociedad debemos entender que hay personas que han sufrido un daño y no podemos reírnos ni minimizarlo. Creo que la gente opina mientras no le toque el daño”, mencionó el querellante, y agregó: “hay gente que tiene otros intereses, que no anhelan que haya justicia y que esto cambie, que se ríen, y ojala esto sirva para que la comunidad de Gualeguaychú empiece a cambiar”.

Fuente de texto: El Día de Gualeguaychú.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner