Informes especiales

Gervasio Larrivey: «Encontré en la belleza terapéutica algo que le hace bien al otro pero también a mí»

Con Gervasio Larrivey como anfitrión, y con el acompañamiento del Municipio, el domingo pasado se realizó en el Teatro Gualeguaychú el primer Encuentro Nacional sobre Belleza Terpéutica. El éxito fue tan rotundo, que ya están organizando el del año próximo.


Por Sabina Melchiori

Tres horas por la mañana y otras tres por la tarde. Entrada libre y gratuita. Pantalla gigante, un estudio de maquillaje y profesionales de la salud sobre el escenario, una moderadora y el anfitrión, Gervasio Larrivey, ante el desafío de maquillar en vivo a una paciente oncológica y a otra con vitíligo.

El encuentro había sido anunciado con meses de anticipación para que quienes estuvieran interesados en asistir, registraran previamente sus datos. La respuesta fue inmediata y abrumadora. Adquirir conocimientos sobre cómo maquillar a una mujer con cáncer o con alguna patología en su piel, motivó a maquilladores de distintas partes del país. El soleado domingo 15 de septiembre, se acercaron al Teatro Gualeguaychú personas de Misiones, Santa Fe, Córdoba, Uruguay y de distintos puntos de la provincia de Entre Ríos.

Patricia Romagnoli, creadora del proyecto ProMaq MITOQUE, en Uruguay

MANO A MANO CON GERVASIO LARRIVEY

¿Cómo y cuándo surgió la idea de hacer este encuentro, por qué en Gualeguaychú, y por qué en el teatro?

Es una larga historia, a mediados de 2018, cenando en Gualeguaychú con mi marido Gastón y mis colegas Verónica Mindeguía, Agustina Brun y Juliana Elicalde, exterioricé mi deseo de realizar en mi ciudad un evento de este tipo con el teatro como marco. Pero sin tener idea de a quién recurrir, lo dije más desde las ganas que desde las posibilidades.

Pasaron los meses y a principios de diciembre recibí con mucha emoción la noticia de haber sido elegido representante cultural de la ciudad, y tras ese nombramiento surgieron los primeros contactos con la Municipalidad. En paralelo, fue invitado a ser parte del evento TEDX Gualeguaychú, organizado por Florencia Carbone y Valeria Casenave, que bajo el slogan de «La ciudad de tus ideas» terminaron de animarme a que me plantee la posibilidad de aportar esta idea sobre nuevas percepciones de la belleza y como compartirlas en mi pueblo.

Una noche de “Verano es arte en la plaza San Martín”, me crucé con Pia Gavagnin, responsable del Área de Prensa de la Municipalidad, y me animé a contarle de esta idea. Al día siguiente contábamos con el apoyo del intendente Martín Piaggio y el Municipio para la realización de este gran sueño.

También fui invitado a disertar sobre maquillaje paliativo dentro de la semana de Juntos Hablemos de Cáncer, que se realiza en el Hospital Bicentenario, donde conocí a los pacientes de la Familia Arco Iris que sin duda han sido una inspiración para este evento.

Siempre lo imaginé como un evento por y para Gualeguaychú como una forma de agradecer un poco de todo lo que llevo en mis raíces y el marco del teatro era el indicado por todo lo que representa para nuestra ciudad y en mi historia personal, un lugar donde he pasado los mejores días de mi infancia y adolescencia.

El antes y el después de Leticia Isaurralde

¿Qué balance has hecho, cumplió tus expectativas?

¡Sin lugar a dudas las superó! Todavía sigo muy emocionado ante los cientos de reacciones y comentarios positivos y todo lo que se ha movilizado desde marzo cuando lanzamos el evento. Lo que pasó el domingo fue una comunión de buenas voluntades y ganas de compartir, contamos con la presencia de colegas que se movilizaron desde Misiones, Córdoba, Santa Fé, Buenos Aires, todo Entre Ríos y Uruguay.

Al bautizar el evento soñamos con esto, no quise usar palabras como “congreso, simposio o jornada”, sino que desde nuestra entrerrianía, sentí que debía llamarse “encuentro”, como forma de invitar a compartir y analizar el alcance de nuestros oficios y profesiones sobre la autoestima de las personas.

.

EMPATÍA Y COSMÉTICA


Repasemos conceptos, ¿qué es la belleza terapéutica, y de qué manera, en tu carrera de maquillador, llegaste a trabajar con pacientes oncológicas o con patologías en la piel?

La belleza terapéutica es una nueva visión sobre los conceptos o criterios con los que se define la belleza y su alcance. Es una manera de entender que desde el aspecto superficial se puede lograr un cambio muy profundo sobre la autoestima de las personas.

Hace años trabajo como voluntario con diferentes organizaciones que trabajan con pacientes oncológicos y hace ya un par de años comencé a trabajar con una línea de maquillaje dermatocosmetológico europea que me puso en contacto con los mejores especialistas en piel del país y Latinoamérica, y con los mejores gabinetes de dermatología de hospitales de la ciudad de Buenos Aires donde comencé a trabajar sobre pacientes de todas las edades y con diferentes patologías de piel. En estos contextos terminé de entender y enamorarme de esta faceta tan sensible del maquillaje. Si bien hoy sigo trabajando en sociales, moda y dictando clases en mi estudio y por todo el país, encontré en la belleza terapéutica algo que le hace bien al otro pero también a mí, nada se compara con la felicidad que puede generar sobre una persona la imagen que puede devolver el espejo cuando se combinan empatía y cosmética.

María Paz Bourlot, Celeste Remolif y Franco Ramello


Durante el Encuentro quedó demostrado que, además, tenés la capacidad de llevar una puesta en escena y sobre todo, de enseñar lo que hacés. ¿Qué es lo que más te interesa transmitir a quienes te tienen como referente y maestro?

¡Las ganas! Sin lugar a dudas, las ganas de hacer cosas, creo que el haber nacido y crecido en Gualeguaychú me hizo ser una persona que siempre tiene ganas de hacer más y mejor. Lo compruebo por ejemplo cada vez que regreso y veo cómo los estudiantes trabajan en la realización de sus carrozas, generalmente con más ganas que recursos. Y así te podría dar miles de ejemplos.

Este primer encuentro fue el resultado de una sumatoria de ganas y buenas intenciones, las de mis colegas y familia que escucharon, las del Municipio que me apoyó, las de los disertantes y modelos que se movilizaron sin cobrar un centavo, las de los asistentes que viajaron de tan lejos y comenzaron generar lazos solidarios entre ellos y muchas ganas más de hacer por el otro.

Tengo que agradecer al Doctor Franco Ramello, médico oncólogo que participó, a Celeste Remolif y María Paz Bourlot, coordinadoras del grupo Familia Arco Iris. A la dermatocosmiatra Marta Acosta Granada. A la colega uruguaya Patricia Romagnolli, quien presentó su proyecto MITOQUE. También a Evangelina García Blanco, de Pelucas de Esperanza Gualeguaychú. A los estudios Memory y 3G Group por la realización de los videos introductorios, a todo el personal del Municipio y el Teatro que nos acompañaron. A Sabina por la cálida y comprometida participación como conductora y a todos los colegas, amigos y familia que apoyaron y sumaron para la concreción de este primer gran sueño.

¿Hay posibilidades de que se realice nuevamente este encuentro en Gualeguaychú o en otra ciudad del país?

¡Ya estamos trabajando para la realización del Segundo Encuentro Nacional sobre Belleza Terapéutica Gualeguaychú 2020! Hemos recibido propuestas de otras ciudades, pero mi mayor deseo es que Gualeguaychú y nuestra provincia se conviertan en una referencia al hablar de esta nueva forma de entender la belleza.

Gervasio Larrivey

GERVASIO LARRIVEY


Cursó el profesorado en artes plásticas con orientación en escenografía en la faculta de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata.
Egresó como caracterizador teatral del Instituto Superior en Artes del Teatro Colón.

Comenzó su carrera profesional en el año 2003 en la comparsa Papelitos como diseñador y director del equipo de maquillaje y caracterización, tarea que desarrolló durante trece años ininterrumpidos pasando por diferentes agrupaciones del carnaval del país.

Como maquillador ha trabajado en moda, editoriales, desfiles, eventos sociales, publicidad, teatro, óperas, ballets y comedias musicales.
En el 2011 fue elegido para representante latinoamericano para el Global Face Art que se desarrolló en Estambul, Turquía. Desde entonces ha trabajo como disertante y maquillador en ciudades como Nueva York, Londres, París, Düsseldorf y San Pablo.

Apasionado por la docencia ha recorrido nuestro país de norte a sur e internacionalmente dictado Masterclass en ciudades como Madrid, Santander, México DF, Cancún, Lima, La Paz, Santa Cruz de la Sierra, San Pablo, Recife, Belo Horizonte, Campinas y Montevideo.

Se ha especializado en maquillaje correctivo trabajando junto a los mejores especialistas en piel del país y latinoamérica.

El antes y el después de Rosana Galindo

“Estoy muy emocionada, feliz, contenta. Lo viví con muchos nervios, porque no estoy acostumbrada a todo esto, pero bien, estuve muy acompañada, me hicieron sentir cómoda así que estoy super feliz de que me hayan hecho parte”

Rosana Galindo, paciente con vitiligo, al finalizar el Encuentro




.
Read More →

Emilce Parga: “Ser artista es una decisión”

La primera vez que subió a un escenario lo hizo con muchas dudas y algo de pudor, pero un par de miradas aprobatorias en el momento justo, hicieron que la artista naciera. Con casi 30 años, bailó en escenarios de muchas provincias del país y del exterior. Cada verano brilla en el corsódromo de Gualeguaychú.

Por Sabina Melchiori

Dejarse ver

Su primer escenario fueron las gradas de un club, durante una cena a la que había ido en familia. Subió cuando la canción “Ojos así”, de Shakira, ya había empezado, pero aún así logró hacerse lugar entre las otras niñas que bailaban desinhibidas. A la canción la conocía porque, encerrada en su habitación, solía imitar el movimiento de caderas con estilo odalisca de la colombiana. Todavía puedo cerrar los ojos y revivir esa conversación interna que tuve: ¿Subo o no subo?, ¿voy o no voy? ¿me animo o me quedo mirando como las demás bailan? Lo más fuerte fue haber visto que estaba siendo vista. Mis papás estaban en la pista, quietos, mirando lo que yo hacía. Y cuando percibí eso, apareció una nueva conversación: ¿Dejo de hacer esto y me siento llena de vergüenza o me dejo ver? Y decidí dejarme ver, cuenta Emilce Parga, en diálogo con INFONER.

Hoy, a la distancia y con una carrera consolidada como bailarina, coach, docente y terapeuta corporal, define aquel momento como un “cruce de umbral”, en el que puso en valor su coraje y la valentía de estar vulnerable ante la mirada de su mamá y su papá. “Ser artista es una decisión, definitivamente”, reflexiona ante las preguntas de esta entrevista.

Emilce preparándose para salir a escena

Entremedio, como es habitual, pasaron muchas cosas. El camino nunca es tan claro y menos cuando se trata de decidir ser artista. Aparecieron los miedos (propios y ajenos), los deseos, sueños, la confusión, alguna enfermedad, los mandatos sociales y su interés por la literatura, la psicología y el deporte. “Y finalmente un hermano: Emanuel, que significa ‘Dios está con nosotros’, que me trajo con su ejemplo la claridad que necesitaba; esa claridad elevada, casi dictada por la divinidad. Se trataba del propósito de mi vida, de responder al llamado de ser bailarina, artista”, repasa, y agrega: “Ahora puedo ver que nuestro contexto familiar es un gran generador de oportunidades. Es el micro mundo que nos llena de valentía o de miedo, donde encontramos las herramientas, por presencia o por carencia para salir al mundo; es el círculo que nos genera la confianza para arriesgarnos. Una parte de quien soy tiene que ver con todos ellos”.

Escenarios del mundo

Hoy sos una gran estrella en el carnaval de Gualeguaychú, pero también te has destacado en otros escenarios…

Gracias a la vida, a mi dedicación y a personas que fueron puentes, baile en un montón de escenarios. Mi amado teatro Gualeguaychú, Baradero, Cosquín, otros escenarios de la provincia de Entre Ríos y Córdoba, Buenos Aires, Tucumán. El sambódromo, el Marqués de Sapucaí, y en las giras por Europa: España, Portugal, Finlandia, Londres, Estonia, los escenarios frente a los lagos… la música de mi país, la comunicación corporal que trasciende el idioma, la posibilidad de contar en movimiento. Todo ha sido una gran celebración y un gran regalo. Aunque creo especialmente que el corsódromo de Gualeguaychú va a conmoverme para siempre.

Emilce bailando zamba

¿Qué géneros musicales bailás? ¿Cuál te da más satisfacciones hoy y cuáles te gustaría aprender?

Bueno, aprendí muchos estilos y géneros. Empecé bailando árabe y fueron como diez años de estar con eso copándome la vida (risas). Empecé de chica también a bailar folklore y jazz. Cuando me fui a vivir a Córdoba, mientras estudiaba Letras, empecé a bailar salsa, mambo, bachata y en Buenos Aires hice un instructorado con dos bailarines que admiro mucho: Mumy Coto y Carlos Aragón.

Allá por el 2014 me enamoré del tango y apareció Cacho Dinzel, el primer maestro que cambió la historia de mi danza y me revolucionó la vida junto a Marina Gubbay y Déborah Kalmar, hija de Patricia Stokoe, creadora de la expresión corporal en Argentina. Después empecé con el zapateo en la compañía de Koki y Pajarín Saavera y el folklore volvió a tener protagonismo en mis días. Actualmente sigo tomando clases con otros referentes del folklore y el zapateo además de los maestros santiagueños, entre ellos Javier Gardella (mi actual compañero de la vida) y el Polaco Pastorive.

Hace 5 años, me dedico casi con exclusividad al Samba no pé, y mis viajes a Río me abrieron la puerta a grandes maestros cariocas del género.

Respecto a cuál me da más satisfacción… de un tiempo a esta parte, entendí que la danza es DANZA: una sola. Una expresión única a través del cuerpo. Cuando entro en movimiento, todo se unifica, todo se vuelve la misma vibración. Creo que cada género me regala la posibilidad de bailar con distintos colores o matices. El tango y el abrazo, tienen un color, un samba enredo otro, una chacarera, otro… Y soy inmensamente feliz con cada una. Tengo pendiente aprender flamenco y hacer teatro, hace poco sentí que podía ser actriz. Ya vendrán esos aprendizajes con el tiempo.

Emilce Parga en el Carnaval del País

¿Quiénes son tus ejemplos a seguir?

La verdad, me gusta decir que hay personas que me inspiran, pero no hay caminos que quiera seguir, porque entiendo que el camino es singular. Cada maestro antes mencionado ha hecho un aporte fundamental en mi historia corporal y personal. Los elegí por reveladores, por investigadores… todos han trascendido el movimiento, todos han sido filósofos de la danza, por distintos, por auténticos, por perseverantes, por luminosos. Me han alumbrado el cuerpo y la vida con coherencia. Todos han entregado y entregan sus dones al mundo. Se hacen cargo, se expresan con libertad, con contenido, con propósito. Todos respondieron al llamado, tomaron su talento y lo comparten desde la profundidad de su pulso. No tengo más que palabras de agradecimiento, quiero –como ellos- dejar huellas hondas que abran espacio y enciendan chispas.

Luego aparecieron otros maestros: los médicos ayurvedicos, terapeutas ayurvédicos, coaches ontológicos, terapeutas tántricas, astrólogas, hechiceras y sanadores. Y mi vida tomó más sentido, porque empecé a sentir la danza como una posibilidad de evolución para el alma, la danza evolutiva, el cuerpo físico mental y emocional como el gran maestro.

Sabemos que también sos coach ontológico… ¿Cómo vinculás esto con la danza o la enseñanza del baile?

¡Ay, qué linda pregunta! Puedo empezar diciendo que no sé cómo sería no vincularlo todo. No puedo dividir los aprendizajes, porque todo lo que he recibido ya se encarnó. La alquimia es permanente: la bailarina, nutre a la docente, a la terapeuta, a la estudiante de astrología, y a la coach; y así cada una de las etiquetas de las que me hago cargo. Lo que tengo claro es que lo que me interesa es la evolución, los vínculos, el cuerpo, las emociones, el cerebro, la profundidad y la transformación.

Entiendo el estado de aprendizaje en el aula/salón como “el estar siendo” del que hablamos en el coaching, veo en mis estudiantes una coherencia de lenguaje, cuerpo y emoción materializada. Hoy, con todas las distinciones intelectuales y corporales que he ido adquiriendo: como el lenguaje de la danza, la sensibilidad, la percepción sutil de la energía y la escucha activa, logro dar determinadas indicaciones y sobretodo invitaciones para abordar el cuerpo, el lenguaje dancístico y el mundo emocional desde una mirada muy integrada, con toda la ternura que tengo para dar.

Me ocupé de desarrollar un método que regala la posibilidad de ingresar a uno mismo. Mi eslogan habla mucho de mi propósito: “Que el movimiento revele al ser”, quiero que las personas conecten con toda su ontología y puedan transformarse en quienes quieran ser como intérpretes y profesionales de su propio cuerpo.

¿Qué es lo que más te ha conmovido hasta el momento en tu carrera, ya sea en una escenario como enseñando lo que hacés?

Lo que me conmueve permanentemente son las transformaciones, los mensajes o las conversaciones in praesentia sobre los saltos que se animaron a dar después del seminario, del encuentro corporal de coaching, la terapia Ayurvédica o la sesión individual de coaching.

Empoderar a las personas, acompañarlas a tomar contacto con la libertad, con las posibilidades, con sus luces y sus sombras, me llena de propósitos la vida. Me da vitalidad y me ayuda a reafirmar mi vocación y el poder que tuvo y tiene haberme elegido sanadora, docente e intérprete para siempre.

Por otro lado, algo muy movilizador es saber que tres personas tienen tatuado en su piel: mi logo, que es mi nombre y apellido; mi frase y una foto de carnaval. Eso sí que fue inesperado. ¡Para mí, eso solo le pasaba a Madonna o Maradona! jejejje

Carnaval de Río y Neurociencia

¿Cuáles son los próximos desafíos y proyectos, y dónde te veremos bailar próximamente?

Siempre estoy buscando nuevos desafíos y proyectos. Lo inmediato es Río de Janeiro. Este carnaval 2020 seré parte del Ala Oficial de Passistas de Gres Paraiso do tuiuti, una escola de la categoría especial. Me voy a mediados de noviembre y regreso mediados de marzo, será una experiencia llena de aprendizajes. En este viaje conviven varios proyectos, pero principalmente estoy enfocada como bailarina y alumna.

Como terapeuta y coach, en octubre lanzamos un taller que nombramos “Maternarnos” junto a una amiga y colega coach, donde vamos a trabajar con madres con bebés de 0 a 6 meses para acompañarlas a conectar de nuevo con el cuerpo y sus nuevos roles. Por otra parte, soy la coach corporal de View Connection, de Manuel Colombo, donde llevo adelante el Módulo de Cuerpo en movimiento y siempre estamos buscando nuevas propuestas para dinamizarlos, y además en Buenos Aires, estoy acompañando a un grupo de futuros coaches donde “les regalo interpretaciones” de sus guías de aprendizajes.

Y lo último, último, es que estoy trabajando en el llamado “laboratorio” con gente relacionada a la neurociencia y a la percusión, estudiando el movimiento, la danza y el ritmo. De esto ya tendremos algunos experimentos prontito.

Read More →

Descubriendo a George Town

Es una mañana de junio en Malasia y sin querer llegar a ninguna parte deambulo por Little India, el barrio indio de George Town.

Por Martín Davico

La jornada está empezando, y la mezcla de extraños olores combinados con la música hindú que suena por las calles estimulan los sentidos. Los comerciantes queman los inciensos para espantar las malas energías y atraer a los primeros clientes. Apenas más adelante, en el Chinatown, el barrio chino de la ciudad, los devotos entran a los templos budistas para encender sahumerios y pedir, además de salud y dinero, que se cumplan todos sus deseos.

Asombrado y con entusiasmo, sigo caminando hasta llegar a la zona en donde se establecieron los ingleses cuando George Town fue colonia de la Inglaterra imperial. Entre los bajos edificios de arquitectura europea, me pierdo fotografiando los famosos murales pintados en las paredes o las esculturas de hierro forjado que relatan los hechos más curiosos en la historia de esta metrópoli.

Almuerzo en un restaurante indio un té Tarik acompañado con una Paratha (una pequeña torta de hojaldre) y los clientes, sin usar cubiertos, comen con sus manos todo tipo de comidas. Salgo a pasear para disfrutar de este espectáculo urbano, ubicado geográficamente en la isla de Penang sobre el Estrecho de Malacca, cuyo casco histórico es considerado como Patrimonio de la Humanidad por su gran riqueza arquitectónica y cultural.

En el camino, veo a un que hombre reza en el interior del Banco Público Islámico, junta sus manos y mira al cielo a través de una ventana ¿Pide ayuda a Alá o piedad a los banqueros? Una de las avenidas más famosas en este emporio de etnias, religiones y gastronomía es la llamada Calle de la Armonía, donde conviven en escasos metros la Iglesia Anglicana de Sant George, construida por los británicos hace 200 años; el Templo taoista chino Kuan Ying Teg; La Mezquita Capitán Keeling, el templo musulmán más antiguo de la zona; y el templo Hinduísta Sri Mahamariamman construido en 1833.


En un bar con mesitas en la calle, donde por fin la cerveza es barata, converso con dos jóvenes descendientes de inmigrantes de la India. Uno tiene 20 años y dice que, al igual que su madre, es cristiano católico pero que su padre es hinduista. “Todos los domingos voy a la iglesia” declara sin complejos. El otro, que habla castellano, se define agnóstico y me cuenta que, en caso de irresistible flechazo, para casarse con una chica musulmana estaría obligado a convertirse al islamismo. Me explican que tienen amigos chiindios, como llaman a los hijos de los matrimonios entre chinos, en general budistas, e indios, casi siempre hinduistas. Mientras los escucho con atención y apuro mi cerveza, uno continúa: “Vivimos en armonía, pero los que tienen los grandes negocios son los chinos, los malayos suelen tener prioridades para acceder a las regalías del Estado” y agrega con ironía “ y a los indios nos ha tocado el famoso arte de trabajar.”

En la puerta de una mezquita un hombre se acerca para avisarme que es horario de rezar y que solo pueden entrar los fieles. Generoso, me invita a tomar una infusión y conversamos. Me explica que fue cristiano y luego budista, pero que cuando cumplió 40 años se convirtió al islamismo. Dice: “Nada podemos hacer para cambiar el destino, todo está en manos de Dios”. Sin estar muy de acuerdo con lo que ha dicho, le pregunto, no sin torpeza, si su nueva fe lo ha hecho más feliz. Me sonríe y contesta: “El islamismo no tiene como objetivo hacer feliz a la gente sino hacerla más humilde”.

La realidad es interpretada de maneras tan diferentes y desconocidas, que muchas veces es inevitable sentir que la propia visión de las cosas es insignificante.

Read More →

LAS PLUMAS PREDILECTAS DE “CHIQUITA”

Por más que la diva Mirtha “Chiquita” Legrand se niegue a aceptarlo, la acumulación de los almanaques va dejando marcas implacables. Las físicas logran resistir por obra de múltiples procedimientos restauradores que mantienen fresca una indiscutible belleza. No así la capacidad de reflexionar para evitar exabruptos. Pagada de sí misma, combina una falsa modestia con una marcada arrogancia. Que una mujer acometa todos los recursos posibles para exhibir sus rasgos de femineidad no sólo es bueno sino insoslayable. Si encima ostenta pergaminos superlativos como ícono que fue del cine nacional, resulta digna de ponderaciones. Pero de allí a creerse referente en el ámbito periodístico, por más esfuerzos que aplique sostenida por un fenomenal equipo de producción, existen factores que desde la ética y la prudencia se deben conservar como el ABC de la comunicación.

Luis María Serroels
Especial para INFONER

Aunque no es nuevo en la conocida conductora, el domingo 8 de setiembre colmó toda medida al sobrepasar la línea de la mesura y el respeto para los televidentes, sus invitados y en especial uno de ellos al que incomodó gratuitamente invadiendo su intimidad bajo un supuesto interés colectivo.

No son nuevos los tropiezos de alguien que se cree formadora de opinión y que hasta se da el lujo de ofender al presidente de la nación, olvidando los altos elogios que otrora le dispensó. Mucho más valor que pedir disculpas por los descarrilamientos verbales –tras el perjuicio causado-, adquiere saber evitarlos. Las plumas de la desmesura arrojadas al aire desde un campanario, nunca podrán juntarse en su totalidad a la hora de reparar perjuicios.

Basta con revisar el diálogo mantenido con el periodista de Clarín Mario Massaccesi –segunda vez que lo invita- para comprender cuan dispuesta está Mirtha Legrand a inmolarse ante el Dios Rating a cualquier costo cuando advierte –como se ha difundido- una marcada caída de los puntos que marca. Como un golpe artero y sin que nada lo haga suponer, “Chiquita” le recordó al invitado en cuestión que durante una anterior invitación le había dicho que tenía un secreto que jamás le confió a su familia y aún seguía sin confesarlo (es obvio que si ese silencio proseguía, no usaría esa vía para revelarlo y menos ante una tan vasta audiencia). “Es una situación muy dolorosa que viví, muy fea, que lógicamente ha marcado mi vida”, respondió el hombre de Clarín, añadiendo aspectos vinculados con su lucha interior para superar su dramática situación.

Cualquier profesional serio de la comunicación –máxime que como Mirtha haya sabido de qué problema se trataba- hubiese desistido de reactualizar semejante cuestión. Pero con visible saña siguió hasta preguntarle: “¿fuiste violado”? Y la respuesta fue categórica: “No lo voy a decir. Nunca lo voy a decir, fue mucho más que eso. Fue dramático. Y tengo el respeto de mi familia”. Lejos de cambiar de tema –como el momento lo demandaba- la “diva”, volviendo a la anterior presencia del profesional a su programa en que no quiso dar detalles pero que no evitó que lo llamaran desde diversos medios, se justificó diciendo “Claro, porque todos queríamos saber”.

Massaccesi insistió en que el tema “pertenece al ámbito de la intimidad. Yo considero que hay un límite de protección con uno mismo, salvo que no tenga ganas de contarlo”. Pero ella insistió: “Ahora se cuenta todo en televisión”, buscando que su exceso se tome como un mero caso de los que abundan en los canales de baja estofa donde todo parece valer y lo que menos interesa es el derecho a la privacidad.

La intervención en el diálogo de dos invitadas, no fue cómoda para la conductora: “Hay que respetar el tiempo de la víctima que habla cuando puede, no cuando se quiere o se espera que hable”, dijo una de ellas en tanto la otra añadió: “Debe respetarse uno para que no lo manoseen”. Fue un latigazo que actuó como un sabio consejo para quien traspasó líneas básicas de la comunicación. Pero el remate de la ex actriz resultó descalificador cuando rozando la desfachatez le dijo a Massaccesi: “Perdón si te pregunté algo que te molestara” (apenas días atrás debió disculparse con Mauricio Macri por expresiones desafortunadas contra el presidente).

Pero si molesto le resultó a la conductora escuchar estas atinadas reflexiones, peor deben haberle caído los mensajes en las redes sociales que no se hicieron esperar y en los que se la descalifica sin disimulo.

Todas las expresiones coinciden en maltratarla, incluso manifestando que “no debería estar al aire” y “ya es hora de que retire”. Pero más precisa y contundente fue la opinión de un tercero cuando manifestó que “Mirtha Legrand le pregunta a Mario Massaccesi en vivo: ¿Fuiste violado? No es una pregunta inapropiada ni tampoco incómoda. Simplemente es una falta de respeto difícil de explicar. Desubicación total de una señora que perdió todo freno inhibitorio”.

Muy sabio es aquél proverbio árabe que dice: “Antes de hablar asegúrate de que tus palabras sean más útiles que tu silencio”. Podríamos afirmar que mal idea es arrojar plumas desde un campanario sin estar seguros de que se podrán juntar todas. Mirtha Legrand ya debería saberlo.

Read More →

Nardo González, de regreso de su gira por Europa con Barboza y Spasiuk

Apenas volvió a pisar suelo argentino, el guitarrista gualeyo Nardo González dialogó con INFONER sobre la gira “Chamamé Yeroky Ñeemboé”, de dos grandes maestros del acordeón: Chango Spasiuk y Raúl Barboza.

Por Sabina Melchiori

“Chamamé Yeroky Ñeemboé” significa “una oración que se baila”, expresión que alude a la forma de manifestarse de ésta música folclórica del noreste argentino (también del Paraguay y del sur de Brasil). “Es la música de la cultura, y la cultura nuestra está signada de mitos, leyendas y saberes populares que determinan una música de tradición oral. La fuerza de las creencias hace que el chamamé sea entendido como un rezo que se baila”, explica magistralmente Nardo, a pocas horas de haber finalizado parte de la gira Europa 2019, de los acordeonistas Chango Spasiuk y a Raúl Barboza, junto al percusionista Marcos Villalba. Tocaron en ciudades como Lagorce, Tulle, Lyon… En cada sitio la recepción fue maravillosa y ha sido tanto lo que dejaron como lo que se llevaron.

EL CHAMAMÉ LEJOS DEL LITORAL

¿Qué produce el chamamé tan lejos del litoral argentino? Qué te produce tocarlo y qué percibís en el público? ¿Hay alguna diferencia entre tocar acá, por ejemplo, Merceditas, y tocar ese tema en Francia?

La música es el lenguaje del colectivo humano y su cultura, sonando. El hecho de tocar en lugares tan diversos como Francia, en este caso, agiliza la dialéctica sonora, esa comunicación que excede las fronteras, las banderas, que hace que la música seamos todos en una unidad. Cada quien reproduce sus emociones en cada paisaje interno. Cuando tocamos contamos de nuestro ríos, entendemos que cada persona tiene su propio río interno, o su orilla. Cuando contamos historias de nuestra gente también el público es nuestra gente.

La recepción que hemos tenido es maravillosa. Cuando tocamos chamamé en Europa se escucha chamamé, está la magia, la ceremonia y sobre todo el misterio que lo sostiene, ése sonido del monte a la siesta, ó del río corriendo manso pero con fuerza.

Con Raúl hace cerca de 15 años que tocamos juntos, sé que él viene tocando el chamamé hace más de 30 años por Europa. No sé bien desde cuando anda el Chango pero no anda lejos de ese tiempo.

LA VOCACIÓN MUSICAL

¿Desde cuándo sos músico, cuándo empezaste a sentir que ese «título» te sentaba bien?

No sé realmente desde cuando soy “músico”. Lo que sé es que la música siempre estuvo en mí desde antes de encontrarme con un instrumento. Mi primer instrumento fue la guitarra, luego toqué mucho el bajo eléctrico integrando formaciones maravillosas como El molino, Los músicos de la Chacra, Magma… y desde hace unos años volví con la guitarra que es el instrumento que toco en ésta última gira por Europa.

A ver, el título de “músico” es algo que yo no lo puse, me lo dio la gente que desde los once años, escucha a través de la música los latidos de mi corazón, dicho de otra manera, desde que cuento la historia de mi lugar y la mía, con la música.

¿Te sentís a gusto con el camino recorrido?

Siento que hacer música es una construcción inacabada y eso es precisamente lo que más me convoca de éste maravilloso arte. El movimiento del mensaje hacia el significado, desde y hacia la emoción es el camino y mi destino.

Creo en el amor como “ese traspaso del ser, como se da una flor, en el nivel de los niños” que describió Juan L. Ortíz, (otro referente ineludible en mi vida). Por momentos no sé si yo hago la música o la música me hizo a mí. ¡Si será importante éste lenguaje!

¿Qué es lo que sigue?

Con el Ensamble de UADER vamos a estar presentándonos en octubre en los festejos del 40 aniversario de la escuela “Celia Torrá”, de Concepción del Uruguay. En noviembre continúa la gira por Europa con Barboza y Spasiuk, donde se agregan varias ciudades. En diciembre, a partir del 8, estaremos con Barboza ya por Argentina encarando la temporada de verano donde nos presentaremos en los festivales más importantes del país.

¿Y en lo personal?

Mi proyecto es continuar haciendo música con Raúl Barboza, tocar en grupo mis canciones, enseñar y compartir la experiencia de la música.

Mi sueño es la felicidad de la humanidad, que seamos mejores personas, nos superemos, sin distinciones y que la música lo haga posible.

SOBRE NARDO GONZÁLEZ

A los 11 años, Nardo tocaba la guitarra y con ese instrumento participó de un pequeño concierto de música clásica en Gualeguay, ciudad donde nació y creció. También solía tocar en las orquestas de baile donde aprendió “en la cancha” la música folclórica, pasodobles, chamamés, foxtrot y todos los géneros que “había que saber” para los bailes de campo y clubes.

Luego empezó a explorar la cancionística del rock nacional, del folclore argentino y de la música latinoamericana participando en diversos grupos.
A los 15 conoció el bajo eléctrico y con ése instrumento (el mismo bajo que hasta el día de hoy conserva) tocó muchos años.

Nardo se siente un privilegiado por haber aprendido de grandes personas, referentes y maestros en la música: Cary Pico, Carlos Aguirre, Ramiro Gallo, Litto Nebbia, Emilio del Guercio, Raúl Barboza, Chango Spasiuk, entre otros.
Hoy, además, desarrolla su actividad musical como docente-músico en la UADER (Universidad Autónoma de Entre Ríos). En la carrera de Música dirige un Ensamble de Música Popular, donde han podido implementar una nueva Línea Académica basándose en que la música es “la música de la cultura, creando nuevos dispositivos pedagógicos y didácticos para darle un anclaje académico a la música popular”.

Se define como un músico que toca y un músico que enseña (entendiendo enseñar como poner señas en un camino para que el otro lo recorra).

Read More →

EL PAÍS DE LOS DISLATES

Sólo la ingenuidad comunicacional para enfrentar a la oposición, permite comprender porqué hoy Argentina vuelve a padecer situaciones graves en lo político y económico, generando un clima de extrema tensión. Pocos dudan de que el desbande de los índices económicos, la cotización del dólar y la disparada cambiaria tras las PASO, no fueron tanto una acción deliberada contra el poder actual, sino una advertencia de sectores que no verían con buenos ojos la reinstauración de políticas que resultaron negativas para el país. Nada enaltecedor es para la democracia que en un cuarto oscuro no se confronten matices propios de la política sino que se habiliten candidatos que cargan sobre sí graves imputaciones ante la justicia penal. La alteración de los mercados en un momento de mucha efervescencia fue sospechosa. Paralelamente un medio subvencionado por el kirchnerismo mencionó la posible repetición del Diciembre de 2001 con gran temeridad y sin medir el riesgo que ello entraña. Fresco permanece el recuerdo de las 39 víctimas fatales. ¿A quién favorece tropezar dos veces con la misma piedra?

Luis María Serroels
Especial para INFONER

Los anticipos y hasta amenazas de la oposición –que incluyen al principal organismo crediticio internacional- mirando hacia octubre, van mezclándose con definiciones impropias de un candidato K que se ufana de ser catedrático universitario. Como cuando dijo que el gobierno venezolano “no es una dictadura sino un poder autoritario”, sosteniendo que “es difícil calificar de dictadura a un gobierno elegido”, dando a entender que “las victorias electorales fraudulentas no necesariamente tienen perfiles dictatoriales”.

¿Cómo interpretar que un jefe de Estado de supuesto origen legítimo pueda desconocer y perseguir a los opositores y matar de hambre a millones de compatriotas compelidos a abandonar el país de Simón Bolívar?

Un pensador francés dijo que “el día que la cantidad sea la razón de las mayorías, saquemos el símbolo de la balanza y volvamos al de la guillotina”. Entre las décadas de 1950 y 1970, los países de Latinoamérica sufrieron gobiernos dictatoriales encabezados generalmente por militares carentes de formación política. Su puesta en escena tuvo la forma del golpe de Estado. Debe recordarse que Nicolás Maduro creció ideológicamente a la sombra (y los atropellos) de Hugo Chávez y hoy lejos está de ser un buen mandatario, en medio de una grave situación con una población hambrienta que huye del país en busca de paz, libertad y alimentación.

Unos 5.000 venezolanos emigran diariamente por causa del colapso económico, se cree erróneamente que las victorias electorales fraudulentas no necesariamente muestran perfiles dictatoriales y ese es el criterio imperante en un profesor universitario de derecho penal, con ganas de gobernar la Argentina. Nuestro canciller Jorge Marcelo Faurie enfatizó que “Maduro ha llegado a violar los derechos humanos en forma masiva”. El informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas y ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet, resulta contundente: “Ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, desapariciones forzosas, torturas, represión y negaciones de los derechos primordiales”, descalifican al régimen cuyo conductor es un predilecto K. Este cuadro de situación que avergüenza a América, no es pasible –según Fernández- de ser considerado como propio de una dictadura.

Su madrugadora campaña electoral, sin disimulos abarca cuestiones que agudizan una situación muy crítica y recalientan el clima de por sí candente de un comicio pro renovación de presidente y legisladores nacionales.

Si se enfrentara al ahora arrepentido candidato del Frente de Todos con una completa y detallada enumeración de la gestión kirchnerista de 12 años, recordando sus propias críticas y agravios tras abandonar dicho gobierno contra su ex jefa política, el archivo haría estragos con él.


Un impresentable llamado Juan Grabois, protegido del Papa Francisco y con licencia para lanzar despropósitos, dijo el miércoles pasado que con Mauricio Macri la Argentina está como Venezuela. En todo el mundo y por ende en nuestro país, decir disparates resulta gratuito. Lo caro es salir airoso.

Las redes sociales acaban de difundir que Alberto Fernández, de ser electo, creará el Ministerio de la Mujer, lo cual suena grato a los oídos del electorado. Pero cuando se advierte que al frente de dicha cartera colocaría a la diputada Victoria Donda (otrora acérrima adversaria del kirchnerismo), quien es impulsora del lenguaje inclusivo y apoya la legalización del aborto, la señal no es alentadora.

Como postre digamos que el ex ministro de Economía y vicepresidente de la nación, Amado Boudou, recibió la semana pasada una nueva condena por actos fraudulentos (ya van dos) debiendo aguardar por otras causas.

Aún restan los juicios por el Caso Ciccone y por las maniobras ilícitas vinculadas con un trabajo de asesoramiento técnico, para reestructuración de la deuda de la provincia de Formosa con la Nación, a cargo de la supuesta firma The Od Fund. Se trata de una operación supuestamente fraguada que le habría reportado a Boudou y sus “socios” en carácter de honorarios profesionales una suma superior a los 7 millones de pesos. El ex titular del Senado es uno de los que aguarda el 10 de diciembre para salir de la cárcel.

Ilustración: Fragmento de la obra «Dislate», de Jaime Barroso Sereno

Read More →

De Ibicuy a USA, la sorprendente tarea evangelizadora de un sacerdote entrerriano

Se llama Pedro Manuel Brassesco, nació en Victoria hace 45 años. Antes de su ordenación sacerdotal fue periodista y locutor. Hoy es muy conocido en la comunidad latina y católica de Estados Unidos por la lectura y meditación del Evangelio que cada día graba y sube a las redes sociales.

Por Sabina Melchiori

Cuando era chico le gustaba jugar a la radio con sus amigos, con ellos solía ir a ver lo que se podía de ese maravilloso mundo a través del vidrio de la radio de Victoria. También fue diexista (diexismo es la afición de escuchar emisoras de radio lejanas o exóticas) y participó de la redacción de un boletín parroquial. En el último año de la escuela secundaria obtuvo su primer trabajo como locutor en LT39, de Victoria, donde dio los primeros pasos en el medio y consolidó su pasión por la comunicación.

Así las cosas, el joven Pedro no demoró mucho en decidir qué estudiar y un día ingresó a la carrera de Comunicación Social de la Universidad Nacional de Entre Ríos, con sede en Paraná. Desde la capital provincial, trabajó como corresponsal para la radio de su ciudad natal. Salía por teléfono desde la sala de periodistas de Casa de Gobierno, pero cubría todas las informaciones que se iban produciendo y que eran de interés provincial. Los fines de semana, regresaba a Victoria para trabajar, lo cual le permitía costearse los estudios.

Trabajó también como productor periodístico en programas de radio, siguió siendo corresponsal para varios medios, entre ellos LT41, de Gualeguaychú, y acompañó en la conducción a Sonia Fernández en el primer tramo de la mañana de LT14. Después se fue a Concordia, a LT15. Empezó conduciendo la mañana y al año siguiente asumió la dirección de la radio.

“Yo disfrutaba todo de la radio, especialmente la variedad y agilidad de la información. En el periodismo uno nunca se puede aburrir porque siempre hay algo nuevo, cada día no es igual a otro y uno nunca puede planificar completamente un programa porque siempre aparecerá algo nuevo. Y si no aparece, se busca porque en algún lado está”, reflexiona Pedro.


DE PERIODISTA A SACERDOTE

Pedro recuerda que siendo estudiante en el colegio secundario llegó a plantearse la vocación religiosa, pero no logró estar lo suficientemente convencido. También sentía el peso de cierto mandato familiar de continuar con la producción rural (actividad de su padre y antepasados), pero el trabajo en la radio le hizo tomar el camino de la comunicación. “Mis padres tuvieron que entender esta primera decisión, pero cuando vieron que me iba bien lo vivieron con alegría”, cuenta.

¿Cómo llegó el llamado al sacerdocio?

En un momento me empecé a dar cuenta que, aunque estaba haciendo lo que me gustaba y había crecido mucho, no me imaginaba así toda la vida. Sentía que lo pasaba bien pero no me hacía completamente feliz. Entonces redescubrí todo el tema de la fe y fui haciendo un proceso interno buscando mi felicidad. Comencé a charlarlo con un sacerdote, con amigos, algunos incluso no creyentes, sintiendo en el fondo que este camino era lo que me iba a dar plenitud.

La decisión cuesta porque uno quisiera tener una bola de cristal que le diga qué tiene que hacer. A mí me iba bien profesionalmente, estaba independizado, me gustaba lo que hacía y sabía que ingresar a un seminario significaba un cambio de vida total. Uno lo vive con mucha tensión hasta que decide. Cuando dije que sí, sentí un gran alivio y seguridad de que era lo mío. Sentí que era lo que quería ser toda mi vida.

No lo conté a nadie un tiempo por temor a que fuera un entusiasmo pasajero. Así que muchos se enteraron en el último momento. Con unos amigos de la radio de Concordia nos fuimos de vacaciones a Brasil y cuando volvimos les dije. Nadie entendía nada. Algunos pensaban que era una broma y otros que me había pasado algo. Hice el programa de radio hasta el día previo a entrar al seminario y en el último momento me despedí y expliqué por qué.

En mi casa también les sorprendió pero creo que ya se habían acostumbrado a confiar en mis decisiones. Igualmente les conté un tiempo antes, pero ese día a mi mamá le dio un ACV muy severo que, gracias a Dios, pudo superar en pocos días.

Yo creo que el tema de la vocación nosotros a veces lo planteamos mal. Por simplificar las cosas y no dar muchas explicaciones solemos decir que Dios te llama, que es como una voz que te dice lo que tenés que hacer. Y yo nunca escuché ninguna voz. En realidad la cuestión pasa por adentro de uno, que es donde también está Dios, y es la búsqueda de la felicidad entendida como la realización de la vida en un proyecto determinado pensado por Dios para cada uno. Para eso uno tiene que encontrarse con Cristo y plantearse para qué me quiere Dios acá. Y en eso que uno va sintiendo que es en lo que quisiera gastar su vida porque lo va a hacer feliz, más allá de las adversidades, es por donde pasa la vocación.

¿Podría decirse que, tras tu ordenación, no has dejado de ejercer de alguna manera la comunicación social?

Lo que pasa es que con toda la experiencia en comunicación, siempre me fueron encargando alguna tarea. Me especialicé un poco más en comunicación institucional, incluso hice algunos cursos, pero sabiendo que lo mío es primariamente ser sacerdote. Todo lo demás queda vinculado en función de mi ministerio sacerdotal. Si no, sería una disociación. Incluso ahora que estamos preparando un noticiero televisivo para Ibicuy que no tiene que ver con lo religioso, para mí tiene una dimensión sacerdotal porque se trata de un servicio necesario a la comunidad y que hago por amor al prójimo.

P. Brassesco en radio

LA PALABRA DE DIOS EN LAS REDES SOCIALES

¿Cuál es, según tu parecer, la manera más eficiente de transmitir la Palabra en este tiempo?

Tenemos que continuar mirando y aprendiendo de Jesús que es el modelo pedagógico del anuncio de la Palabra. Nosotros seguimos con un modelo argumentativo propio de otras épocas, esto es necesario para la profundización del pensamiento teológico, pero para transmitir la Palabra los recursos más fecundos son los testimonios y las storytelling. Esto es precisamente lo que hacía Jesús, testimoniaba y contaba fabulosas parábolas para explicar qué era el Reino de Dios. Utilizaba las imágenes y lenguaje de su cultura para hacerse entendible. En cambio nosotros muchas veces tenemos el defecto profesional de hablar con palabras muy naturalizadas en el lenguaje eclesial pero perfectamente desconocidas para la gran mayoría.

Eso no quiere decir que tengamos que volver a redactar la Biblia. La Palabra de Dios es viva y eficaz, tiene fuerza propia, pero nosotros debemos ayudarle con recursos pedagógicos. El Papa Francisco es muy claro en Evangelii Gaudium cuando dice que en la misión hay que llevar la Biblia y que no siempre es necesario leer el texto, muchas veces se puede contar con las propias palabras lo que Jesús enseña.

Jesús es la Palabra hecha carne, pero también San Pablo dice que es la imagen del Dios invisible. Por lo tanto, en una sociedad de predominio de la imagen, no podemos reducir el anuncio sólo a lo verbal. A esto lo vemos claramente en la fuerza devocional que tienen las imágenes en nuestros pueblos y cómo ellas acompañan y sostienen la fe.

Las redes sociales, como toda tecnología, ayudan a canalizar recursos espirituales y de formación. Yo creo que son un complemento y Dios se vale de muchas maneras. Pero el anuncio personal, el contacto cara a cara, sigue siendo prioritario para el primer anuncio o para ayudar a redescubrir la fe.
Las redes dan mayor visibilidad pero nos pueden hacer vivir en una ilusión si no tenemos presente la realidad de la burbuja informativa. El desafío es cómo traspasar esa burbuja y cómo hacer para que de la información se pase al interés por el encuentro personal, que es lo que realmente genera compromiso.


Creo que hoy en día tenemos que aprovechar todos los recursos tecnológicos, pero no pensar que con la sola presencia en las redes sociales ya estamos hechos, el encuentro personal sigue siendo fundamental en el anuncio del Evangelio.

DIFUSIÓN Y RECONOCIMIENTO

¿Cómo surgió esto de grabar el evangelio del día? ¿De qué manera lo distribuís? ¿Quiénes te escuchan y hasta dónde llega?

Surgió por un pedido de la radio de Gualeguay para hacer un mensaje espiritual al iniciar la transmisión en el 2009. Mi idea erar hacer algo que en cinco minutos pudiera incluir la lectura del Evangelio, una reflexión, una canción relacionada, oración y bendición.

Luego me lo fueron pidiendo de otras radios. Comencé a subirlo a Facebook, Twitter y páginas de podcast. Una vez me llamaron de Miami porque de una comunidad lo enviaban a dos mil contactos a través de Whatsapp, así que ahí comencé también a mandarlo por este medio y a subirlo a Youtube.

Es imposible calcular a cuántas personas llega hoy en día. Sobre todo porque el envío por whatsapp hace que a su vez muchos lo reenvíen a grupos y contactos. Me han sorprendido los testimonios de distintas partes del mundo de personas que les ha ayudado en su vida de fe e incluso han hecho un proceso de conversión. Actualmente tiene mucha difusión en Centroamérica y Estados Unidos. Allí hay varias radios que también lo difunden y parroquias que los envían a sus fieles.

Hay muchos sacerdotes y otras personas que hacen este tipo de audios. Lo que le da cierta particularidad a éste es que no suele durar más de cinco minutos, está la lectura del evangelio (en otros es sólo una reflexión) y cierra con una oración. Entonces la gente mientras va en el auto o caminando puede tener un momento de oración completo.

Otras dos claves que trato de cuidar es que la reflexión siempre esté en un tono positivo, propositivo y que impulse a la acción y la misión.

DE IBICUY A ESTADOS UNIDOS

Contanos sobre la misión de evangelización USA 2019. Te conocen allá…

El año pasado me invitaron a ir a estas comunidades que difunden el evangelio en Miami y Orlando. Estuve dos semanas recorriendo parroquias con charlas y jornadas de espiritualidad. Fue una experiencia muy linda y ahí pude comprobar la fuerza de la Palabra de Dios que se va a abriendo caminos en los lugares más impensados.
Este año me invitaron de nuevo así que estaré veinte días en estas ciudades y además agregamos Connecticut, al norte de New York.

Son siempre comunidades latinas que están creciendo mucho por la inmigración y la gente participa activamente de las vidas de las parroquias. Esta vez en alguna parroquia van a incorporar traducción simultánea para las personas de habla inglesa que quieran participar.

Acceso a Ibicuy, en el sur entrerriano

¿Cómo te sentís en esta etapa de tu vida y de tu carrera sacerdotal?

Me siento tan feliz como el primer día de sacerdote. En este camino Dios siempre sorprende y si uno se deja guiar por Él va experimentando las maravillas que Dios es capaz de hacer.

Actualmente estoy en Ibicuy como párroco y tres días a la semana en Buenos Aires en la Conferencia Episcopal. Estudio Derecho Canónico y sigo vinculado con las comunicaciones y la misión. La variedad de actividades le permite a uno percibir la riqueza de la diversidad de la Iglesia.
Es un tiempo de muchos desafíos y eso es lo que más entusiasma, sobre todo porque uno sabe que en definitiva es Dios mismo que va haciendo su obra a través nuestro.

Con el Papa Francisco
Read More →

Kuala Lumpur y un toque argentino

El humo de los puestos de comida es una neblina densa que se pierde por las laberínticas calles de los barrios. El asfalto mojado por la lluvia refleja a los modernos edificios que iluminan y embellecen el paisaje nocturno. En Kuala Lumpur, la capital de Malasia, hay un aire a ciudad futurista como las que se veían en las películas de los años 80.

Por Martín Davico

El colapso del tránsito en las avenidas no es distinto a los que se ven en las grandes urbes del mundo, como tampoco el automatismo y la indiferencia con la que se mueven los transeúntes.

El emblema de esta metrópoli mira desde arriba a los rascacielos como si fueran sus socios menores, son las Torres Petronas, las torres gemelas más altas del mundo. Con estilo islámico posmoderno, y diseñadas por César Pelli, un arquitecto argentino nacido en San Miguel de Tucumán, estas gigantes construcciones con más de 450 metros de altura son la principal atracción para congregar turistas, y motivo de toda clase de suvenirs que los visitantes se llevan como recuerdo.

Torres Petronas



Es de mañana temprano y la omnipresente resolana desdibuja los contornos de los templos musulmanes. Me dirijo hacia un gran pulmón verde que son los Jardines Botánicos de Perdana, un oasis de calma, aire puro y frescor. Una yunta de corceles negros son montados por dos policías que patrullan los parques como en un desfile de equitación. En un rincón lleno de flores, una placa de mármol explica que para simbolizar su soberanía el gobierno malayo eligió como Flor Nacional a la Bunga Raya, conocida en Sudamérica como rosa china.



Entre lagos con lirios, peces de colores, cantos de aves e iguanas que descansan a la fresca, un conjunto de gallineros circulares (y llenos de pequeñas gallinas) hacen a la vez de atractivo y ornamento. En el mismo recinto una inscripción en el Monumento Nacional homenajea a los que dieron su vida por la independencia de Malasia: “Que las bendiciones de Alá estén sobre ellos”.

Es temporada del durian, el fruto rey del sudeste asiático, y sus devotos se amontonan en los mercados para comprarlo. Del tamaño de un melón grande y cubierto de una cáscara verde con espinas, este controvertido y carísimo fruto aparece en los carteles de restricción en el transporte púbico: “Prohibido fumar”, “Prohibido comer y beber”, y “Prohibido transportar durian” ¿La causa? Su olor dulzón, perceptible a la distancia con tendencia a perdurar, que según las distintas susceptibilidades despierta todo tipo de sensaciones hasta llegar a calificarse como nauseabundo. Sin embargo, su sabor y textura explican sus también famosas cualidades afrodisíacas.



Son las 8.30 de la mañana del jueves 20 de junio y busco en Kuala Lumpur un bar para ver el partido de la Copa América entre Argentina y Paraguay. Han caído unas gotas de lluvia que han creado una atmósfera de vapor, y una cincuentena de personas hacen cola en un templo hinduista donde sirven desayunos gratis. Como no hallo lugar donde ver el encuentro decido regresar al hostal y escucharlo por radio. El partido es malo y los comentaristas se ensañan con los jugadores. Un hombre de Yemen que comparte mi cuarto me confiesa con culpa no saber ni en qué parte del mundo está Argentina. Para que sepa que no está solo y que todos vivimos en una burbuja le digo: “Ni la mayoría de personas que conozco, ni yo, sabemos donde queda Yemen”.

El partido termina en empate y los periodistas acribillan sin piedad. Un rechazo a la indignación que emiten esas voces me hace apagar la radio e inesperadamente decido dejar la ciudad. Armo la ligera mochila en dos minutos y salgo hacia la terminal de autobuses. Un par de horas más tarde, sin haberlo imaginado, estaré viajando hacia Malacca, otro centro histórico de Malasia.

Con el retraso que lleva el mundo, enfadarse por el fútbol es algo que debería esperar.

Read More →

Museo Almeida, resguardo y difusión de la historia prehispánica

Lo que hace 70 años era un museo ambulante, conformado por tres tipos de viandas de fabricación artesanal donde Don Manuel transportaba cráneos y piezas de cerámica aborigen y las llevaba a las escuelas, hoy es un hermoso y moderno museo ubicado en el centro de Gualeguaychú que lleva su nombre.

Por Sabina Melchiori

El nombre del museo

A Don Manuel Almeida le gustaba navegar por el río, observar los animales, fotografiar flores y juntar bichos para mostrárselos luego, en la clase, a sus alumnos de zoología, botánica y anatomía. Fue así que un día encontró huesos fósiles, y otro día encontró más, fue interiorizándose sobre la megafauna (los animales que habitaron nuestra zona hace más de 10 mil años) y fue formando una colección.

Pero su sorpresa no se limitaría a descubrir el caparazón completo de una tortuga gigante, ni huesos del gliptodonte, del mastodonte o del tigre de dientes de sable. No, el monte y el río tenían escondidas otras maravillas para él. Maravillas que nos dirían mucho sobre nuestra historia prehispánica.

Cuando el río bajó, luego de la gran creciente de 1959, Almeida encontró cerámica aborigen en el Ñandubaysal, pedacitos de barro cocido que habían formado parte de vasijas. Buscó lo que habían escrito los arqueólogos que habían recorrido esta zona anteriormente y notó que no coincidía con el material encontrado. De modo que decidió investigar más, estudió la metodología que debía aplicarse en las excavaciones y registró la manera que debía hacerse (clasificando cada pieza con un número y describir dónde, de qué forma, en qué sitio y a qué profundidad fue hallada la pieza) para que tuviera valor científico.

Don Manuel fabricó sus propios escardillos, porque como su área de investigación era muy húmeda, los clásicos pinceles que se usan en arqueología se empastaban y no le servían; y a medida que encontraba piezas o restos fósiles, iba completando sus carpetas de arqueólogo autodidacta.

Así fue como comprobó, por ejemplo, que las vasijas que realizaban los chanáes hace dos mil años no eran simples y sin asas -como habían descripto sus colegas años antes-, porque en una misma zona de investigación encontró más de 300 asas, ¡y algunas eran zoomórficas!

“En el nuevo mundo hubo alguna vez un pueblo que vivía feliz en una tierra fecunda, generosa y libre. Hombres libres, señores de la tierra, que dejaron de serlo cuando el suelo que habitaban comenzó a llamarse América”.

Manuel Almeida
Manuel Almeida

Un museo ambulante

Como buen educador y entendiendo a su vez que todo eso que encontraba e iba clasificando y guardando cuidadosamente no le pertenecía, buscó y encontró la manera de trasladarlo y darlo a conocer. Hacía fines de la década del ’60 y principios de los ’70, Manuel empezó a recorrer las aulas con sus viandas llenas de cráneos y pedacitos de cerámica.

Recién en 1992, el museo tuvo un lugar propio, el edificio de la actual Casa de la Cultura. Años más tarde se trasladó a La Delfina, en el Parque Unzué, sobre la costa del río Gualeguaychú, pero por inseguridad, en 2005 debieron cerrarlo. En 2011, reabrió sus puertas en el mismo sitio donde se encuentra hoy, aunque con apenas dos salas de exposición. De modo que su reinauguración, el 16 de agosto, luego de unos meses de receso, fue una gran noticia y un merecido homenaje a Don Manuel.

Viandas construidas con latas de dulce de batata para transportar cráneos

El museo renovado

Durante el primer semestre de 2019, mediante un convenio entre el Centro de Estudios Arqueológicos Profesor Manuel Almeida, la fundación Azara y la Universidad Maimónides, con el apoyo de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación y la Municipalidad de Gualeguaychú, y el acompañamiento de otras instituciones como la Universidad Autónoma de Entre Ríos, el museo fue completamente remodelado.

Fachada del Museo Almeida


El Museo de Ciencias Naturales y Arqueología “Profesor Manuel Almeida” es un espacio dedicado a la investigación científica; a la conservación de colecciones paleontológicas, biológicas y arqueológicas; a la educación y a la cultura.

Cuenta con un laboratorio equipado para biólogos, investigadores, y becarios del CONICET (con quien tiene un convenio la fundación AZARA); un salón para charlas en la planta alta y cinco salas de exposiciones: una sobre paleontología local, donde pueden observarse réplicas de animales que habitaron el sureste de Entre Ríos; otra en homenaje a Manuel Almeida, donde se exponen –entre otras cosas- sus escardillos, utensilios de excavación, su cámara fotográfica y las viandas que fabricaba con latas de dulce de batata para transportar los cráneos que iba encontrando. Otra sala está dedicada la biodiversidad de Entre Ríos, otra a los chanáes, los primeros habitantes de esta zona, y también hay una sala dedicada a los guaraníes, quienes –navegando- llegaron al sur entrerriano hace 700 años.

Sector de Paleontología

Don Manuel Salvador Pedro Almeida

Nació el 4 de diciembre de 1915 y falleció el 26 de julio de 2004, a sus 88 años, en Gualeguaychú, Entre Ríos.

Egresó como maestro normal de la Escuela Olegario V. Andrade en 1934. Fue docente en escuelas primarias y secundarias durante 20 años y director de la escuela Nacional 177. También fue docente de nivel terciario en la cátedra de Paleontología del Departamento de Ciencias naturales del Instituto Sedes Sapientae y titular de prehistoria general y Arqueología, en el Departamento de historia de ese instituto. En 1982 dictó el curso Arqueología de Entre Ríos en la Escuela Normal Superior Mariano Moreno, de Concepción del Uruguay.

Realizó investigaciones arqueológicas durante 40 años en su Gualeguaychú natal, donde ofrecía charlas y conferencias sobre el poblamiento prehispánico de la región. Dedicó su vida a visibilizar distintos aspectos del patrimonio natural y cultural de Entre Ríos.

Se casó con Susana Jurado y tuvieron siete hijos. Raúl, el menor, es el director del Museo.

Raúl Almeida, director del Museo Almeida

Más preguntas por responder


En diálogo con Infoner, Raúl Almeida, hijo de don Manuel y director del Museo, manifestó una inmensa alegría por el crecimiento del museo e instó a seguir investigando: “Hay que seguir porque se pueden encontrar cosas nuevas, mi papá decía que solo descubrió el cinco por ciento, quizás se puedan encontrar rastros de civilizaciones más antiguas sobre la barranca marina”.

Según Raúl, también hay mucho por descubrir sobre la persona detrás de la vasija: “Había arte, en un pedacito de cerámica pintado hay una persona que quería trascender, que quería tener una olla más coqueta… ahí había creación porque no tenían de dónde copiar, no tenían tutoriales… y a nosotros siempre nos los presentaron como brutos y salvajes, y sin embargo hay que sentarse en la costa del río y hacer con un palito una guarda tan preciosa”.

Sala sobre los guaraníes

Contacto
25 de Mayo 533, Gualeguaychú, Entre Ríos
Teléfono: 03446 614991
Facebook: museoalmeida
Correo electrónico: museoalmeida@fundacionazara.org.ar

Read More →

LA INSACIABLE ANGURRIA CENTRALISTA

En estos turbulentos tiempos electorales en que el gran protagonismo lo asume el cruce dialéctico entre adversarios tratando de arrimar agua para su molino, el ciudadano se convierte en un pasivo observador del desgaste moral que padecen las instituciones de la democracia. La falsedad de los mensajes, la pérdida de memoria a la hora de revisar las faltas propias que se recupera cuando se trata de recordarle su pasado al adversario, es pan de cada día. Un juego de falacias sobrevuela la campaña electoral y la búsqueda de consensos no escatima modos y estrategias donde la ética parece haber pedido licencia por enfermedad. Se ha dicho que una nación indestructible es la suma de provincias indestructibles, pero en nuestra patria ello no es fácil de lograr en tanto las relaciones centralismo-interior revelan más enfrentamientos que señales de constructivos acuerdos. Las malas prácticas, como un bumeran, se vuelven contra el lanzador. Si quienes saquearon dineros públicos son vistos como futuros salvadores, estamos propensos a una enorme degradación de los valores esenciales.

Luis María Serroels
Especial para INFONER

Es imposible digerir que quienes proclamaban que, de llegar al gobierno, impulsarían la eliminación del Impuesto al Valor Agregado, hoy se espantan frente a una medida de gobierno que no elimina sino que suspende la aplicación de este gravamen por unos meses y aplicado exclusivamente a 14 productos de la canasta básica. ¿Cómo no se le ocurrió antes a la gestión kirchnerista? Sí en cambio se le ocurrió incluir esta posibilidad como promesa para un eventual gobierno del Frente de Todos a partir de octubre.

La semana pasada el bloque justicialista en el Senado presentó un proyecto destinado a anular la quita del IVA y la suba del piso para pagar Ganancias dispuestos por el gobierno nacional. Pero además la oposición no excluye acudir a la Corte.

El perro del hortelano no come él ni deja comer al amo.

Resulta interesante revisar la historia de la política impositiva en los últimos 45 años y en especial el trato que a partir de ello sufrieron las provincias. Vale la pena analizar la cuestión a partir de la Ley 23.548 del 7 de enero de 1988 (gestión presidencial del radical Raúl Alfonsín) estableciendo un instrumento de Coparticipación Federal de Recursos en determinados impuestos. Ello se centraliza en cabeza del gobierno federal y luego se hace el reparto entre la nación y las provincias. Se habla de un régimen transitorio de distribución de recursos fiscales y la masa de fondos a distribuir se integra con el producido de la recaudación de todos los impuestos nacionales existentes o a crearse, consignándose diversas excepciones. En el artículo 3º se destaca que “el monto total recaudado por los gravámenes a que se refiere la presente ley, se distribuirá de la siguiente manera: a)- El 42,34 % en forma automática para la Nación. b)- El 54,66 % en forma automática al conjunto de las provincias adheridas. c)- El 2 % en forma automática para el recupero del nivel relativo de las siguientes provincias: Buenos Aires, Chubut, Neuquén y Santa Cruz”. En el final de este artículo, el punto d) reserva el 1 % con destino al Fondo de Aportes del Tesoro Nacional a las provincias.

Sólo a modo de abundamiento, debe recordarse que el Fondo Federal de la Soja, financiado por la recaudación por derechos de exportación (Decreto 206 del PEN dictado el 19 de marzo de 2009) y hoy eliminado por el actual gobierno dentro del ajuste fiscal, aplicó la distribución según el régimen vigente de la Ley 23.548, aunque se criticó que las provincias petroleras y no sojeras se adhirieron a este beneficio. Un aspecto del Fondo era que tales remesas sólo podrían destinarse a financiar obras sanitarias, educativas, hospitalarias y habitacionales (no gastos corrientes) pero el área comandada por Julio De Vido se reservó para sí la elección de las empresas constructoras.

Por obra de pactos fiscales sucesivos, el kirchnerismo en el poder se fue apropiando de recursos de las provincias por coparticipación y aquél 54,66 % de 1988 se fue diluyendo marcadamente.

A partir de allí hubo estados del interior que acudieron a la Corte Suprema reclamando por ello. Las provincias de La Pampa, San Luis, Córdoba y Santa Fe han logrado fallos favorables de la Corte, aunque el centralismo se escuda en la insuficiencia de recursos, motivando nuevos reclamos. La deuda con las provincias alcanza sumas impresionantes (Santa Fe, por ejemplo, reclama 100.000 millones de pesos). Una curiosidad: cuando finalizaba la gestión de CFK y frente al resultado positivo de los planteos provinciales el saliente mandatario entrerriano Sergio Urribarri, tomó valor y le encomendó al Fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes, que prepare una demanda (la que nunca se atrevió a hacer hasta entonces).

En setiembre de 2017 dicho funcionario analizó un fallo de la CSJ respecto de una demanda de la provincia de Buenos Aires por la que se reclamaba una suma sideral fuera de toda razonabilidad si se mide en función de los recursos del Tesoro Nacional pero a la vez abogaba por la recuperación de los niveles de coparticipación fijados por la Ley 23.548.

Rodríguez Signes criticó que a través de sucesivos acuerdos fiscales, el porcentaje inicial se redujo al 34 %, un cifra que les originaba serios problemas al interior (Entre Ríos resignaba $3.500 millones. “Las provincias siempre estuvieron sujetas a una negociación extorsiva que las perjudicó”, sentenció. Las demandas han alcanzado montos inimaginables derivados de que no se ha girado en tiempo y forma la coparticipación.


Volviendo al IVA es bueno recordar que fue creado a fines de 1973 por el presidente Juan Perón en su tercer mandato, mediante Ley 20.631 con vigencia a partir de enero de 1975. Fue sufriendo modificaciones en las últimas tres décadas. En 1986 el IVA era del 18 %; 1990: 13 %; 1992: 18 % y 1995 hasta hoy: 21 %. Es que dicho año el presidente Carlos Menem propuso al Congreso aumentar el IVA 3 puntos, que regiría desde abril de dicho año, medida acordada con el Fondo Monetario Internacional como condición para recibir un préstamo de U$S 2.500 millones de ingresos anuales complementarios. Tal operación provocó una fuerte sacudida en la economía, en especial a los reintegros a las exportaciones.

En Argentina existen 163 tributos diferentes pero apenas 10 de ellos concentran el 90 por ciento de la recaudación. Así no hay país que avance ni hay habitantes que progresen.

Read More →