Informes especiales

Un gualeguaychuense y el “camino de solidaridad” hacia el Papa

Mediante un “camino de solidaridad”, jóvenes universitarios argentinos prepararon su encuentro con el papa Francisco en Chile. Con el sueño de “cambiar el mundo”, miembros de la ONG “Universitarios para el Desarrollo” peregrinaron al país vecino realizando acciones solidarias en el camino.  Esta ONG lleva más de 20 años trabajando en distintos lugares del país (San Antonio de los Cobres, Macomita, Islas del Ibicuy, El Bolsón y otros, en distintos años). Fue fundada por el gualeguaychuense Fernando Toller, quien lidera este viaje al Sur a realizar trabajos solidarios y especialmente, encuentro de hermanos con poblaciones menos favorecidas. El grupo planificó su viaje 2018 con la idea de peregrinar, cruzar las montañas y participar de la llegada del Papa Francisco a Temuco, en Chile.

Se trata de un grupo de 50 jóvenes argentinos y de otras nacionalidades, de la ONG Universitarios para el Desarrollo. Inspirados en el mensaje de san Josemaría, los miembros de Universitarios para el Desarrollo realizaron un “camino de solidaridad” que culminó en Chile pero que realizó obras solidarias a su paso.

Antes de ir a Temuco, los jóvenes hicieron una estadía de diez días en El Bolsón, localidad ubicada al sur de la Argentina, donde realizaron iniciativas de ayuda a los más necesitados en preparación al encuentro con Francisco, en la misa celebrada esta mañana en el aeródromo de Maquehue, Temuco.

Solidaridad, entrega a los demás, amor, compromiso social, son cualidades que han marcado el legado de este pontificado y también el lema de estos jóvenes, que se encontraron con el Papa al cruzar la frontera hacia Chile.

El fundador y director de Universitarios para el desarrollo, Fernando Toller, abogado, profesor universitario, cuenta que desde hace 20 años la organización impulsa viajes solidarios para realizar actividades sociales en zonas vulnerables. Este año en El Bolsón continuaron con la construcción de una escuela de carpintería y una sala cuna que iniciaron en viajes anteriores, ya que son varios los que han realizado hasta este lugar; pavimentaron una multicancha, refaccionaron la Iglesia, pintaron la escuela, entre muchas otras actividades. Con la intención de “poder cambiar el mundo”, los jóvenes dieron detalles de esta aventura y manifestaron sus deseos de encontrarse con su compatriota, el Papa.

Tomás Barberini tiene 16 años y vive en Quilmes. Nacido en Neuquén, cuenta que vive en Quilmes, “porque mi familia es ‘familia de misión’, del Camino Neocatecumenal. Tengo 14 hermanos y soy el penúltimo. Vivimos en una villa tratando de imitar lo que es la Sagrada Familia, que vivían en humildad sencillez y alabanza”, expresa el joven, que verá por segunda vez al Santo Padre, con la ilusión de que este encuentro refuerce sus creencias y les brinde esperanzas para seguir.

Edgard Magaña, por su parte, tiene 20 años y es de El Salvador. Se encuentra en la Argentina estudiando Administración de Empresas y relató que ha participado en la construcción de pequeñas obras para personas de bajos recursos. “Me movió ir a ver a Francisco porque es la primera vez que conoceré a un Papa. Actualmente estamos viviendo un momento muy difícil en el Salvador: altos índices de violencia, mucha delincuencia, y necesitamos un poco de paz. Le pediré en este encuentro al Santo Padre que nos traiga esa paz que sólo lograremos con la ayuda de Dios”, detalló.

Nicolás Omar Gómez, de 19 años y oriundo de Mar del Plata, de día trabaja como portero en un edificio y por la noche asiste a la universidad. Comenta que comenzó a trabajar a los 12 años, al principio juntando cartones en la calle. “Nunca he visto a un Papa y creo que es una de las mejores cosas que me puede pasar en la vida. Luego de verlo estoy seguro que cambiaré como persona, en mi trabajo, en mi oración”, relató con entusiasmo.

Isaac Moreira, 19 años, vive en la ciudad de Rosario. “Estudio Medicina y desde los 11 años toco violín. Soy evangélico-pentecostal. La religión para mí no es un límite para compartir con los demás. Vivo en un barrio humilde, a las afuera de Rosario. Mi papá es pintor de la construcción y mi madre, empleada doméstica. El proyecto de El Bolsón superó mis expectativas, es algo gratificante poder trabajar por un bien solidario.

Siempre tuve deseos de conocer al Papa. Lo veía imposible y ahora saber que podré estar a pocos metros es muy fuerte. Creo que viéndolo cambiaré la forma de ver la vida; nos va a trasmitir que alrededor nuestro hay gente buena y en búsqueda de la paz. Siempre he tenido gran admiración por Francisco, por su humildad, su forma de ver a las personas, sin importar la religión. Es una persona de interés mundial, que mira corazones.”

Parte del grupo de jóvenes, esperando al papa en Temuco

En su paso por El Bolsón, los jóvenes estuvieron acompañados por el padre Emiliano Hong, coreano, sacerdote de la Prelatura del Opus Dei. “A 19.000 kilómetros de mi ciudad natal, Seúl, compartí con este grupo la enorme ilusión por el encuentro con el Papa Francisco en Temuco”, dijo.

“Fuimos a El Bolsón con el fin de crear más espacios de encuentro y solidaridad. Fueron dos semanas muy intensas de trabajo. Como siempre, los chicos se dan cuenta de que la generosidad y la solidaridad impulsan lo mejor de uno mismo y el contacto con los más necesitados los edifica, abre sus mentes y corazones”, manifestó el sacerdote.

El padre Hong, que participó hace tres años en la organización de la visita del Papa a Corea, consideró que “fue impresionante el efecto de sus palabras y sus gestos, en un país de minoría cristiana”. Sus valores espirituales, destacó, fueron un modelo para millones de personas. Por ese motivo, cree que “en el encuentro con los chilenos dejará la huella de un hombre que viene a sembrar un mensaje de la grandeza de una vida cristiana vivida íntegramente”.

En Corea se hablaba después de la visita papal del “Síndrome Francisco” sobre el efecto que produjo, sobre todo por su sencillez, la calidez de su mirada y la fuerza de sus palabras. Las parroquias se llenaba de catecúmenos y la Iglesia creció en presencia social. Por primera vez en la historia del país se celebró un acto religioso -la beatificación de un nuevo grupo de mártires- en la Plaza Mayor de Seúl, al lado del Palacio Real, precisamente en el mismo lugar en el que los mártires fueron sentenciados a muerte doscientos años atrás. Muchos jóvenes, que buscaban el brillo de una cultura de consumo comenzaron a reflexionar sobre la hermosura de los zapatos gastados de Francisco”.

Fuente: AICA

Fotos: Infoner

Read More →

En 2017, más de 3 mil asesinatos de cristianos en el mundo

Cada mes, 322 cristianos son asesinados por su fe; 214 iglesias y propiedades de cristianos son destruidas. Y cada mes, también en promedio, 722 formas de violencia son cometidas en contra de cristianos alrededor del mundo.

 

Cifras tremendas, que suelen pasar por alto los medios tradicionales de comunicación, como si dijeran que se trata de una violencia “menor”.

Es una violencia persistente que la organización internacional Puertas Abiertas (Open Doors), una organización que cuenta con más de 20 oficinas en el planeta y trabaja en 60 países para que “todo cristiano perseguido reciba el apoyo de otros cristianos y así defender su libertad”, presenta en la Lista Mundial de Persecución.

El organismo evalúa la situación de persecución a cristianos en el mundo mediante una metodología y resultados auditados de forma independiente por el International Institute for Religious Freedom, y, con ellos, elabora un ranking de países “donde vivir la fe cristiana es más arriesgado”.

La Lista Mundial de la Persecución así como la información detallada por países, “sirven como herramienta para llamar la atención del mundo acerca de una realidad a menudo silenciada”: la persecución incesante de los cristianos en, prácticamente, todo el mundo.

También esta Lista Mundial es útil “para informar de los resultados en el ámbito de las relaciones diplomáticas internacionales”, tanto como para formar conciencia y los cristianos e iglesias de todo el mundo “con el objetivo de mostrar apoyo a los cristianos perseguidos”.

En el mundo, 3,066 cristianos muertos por causas relacionadas con su fe

Este la Lista Mundial de Persecución 2018, resalta el organismo, “la tendencia al alza de la opresión y la violencia anticristiana en el mundo” sigue su marcha y no se ha visto frenada durante el período de investigación.

En 2018, el organismo registró 3,066 cristianos muertos por causas directamente relacionadas con su fe, así como 793 iglesias o propiedades de iglesias atacadas. El número de cristianos muertos a causa de su fe aumentó. después del descenso de la estadística en 2017 (1,207), pero es menor que el pico que sufrió en 2016 (7,106).

Pero la persecución no solo se ve reflejada en actos de violencia y encarcelamientos; la investigación de Puertas Abiertas evalúa muchas otras formas de persecución entendidas como “opresión” en diferentes niveles y ámbitos sociales.

Eso explica el hecho de que Nigeria, a pesar de haber sido el país con mayor número de cristianos muertos a causa de su fe (2,000
aproximadamente), solo ocupe el puesto 14 en la clasificación de los 50 países donde existe mayor persecución.

Por décimo séptimo año consecutivo, Corea del Norte a la cabeza

Puertas Abiertas detalló que los primeros dos puestos de esta lista los ocupan Corea del Norte y Afganistán, respectivamente.

Aunque son países muy diferentes en cuanto a política y estructura social, en la investigación muestran haber alcanzado el máximo nivel de opresión sobre los cristianos en todos los ámbitos (privado, familiar, social, eclesial y nacional).

Las diferencias en la puntuación del apartado de “Violencia”, son las que han determinado, finalmente, que Corea del Norte ocupe, por décimo séptimo año consecutivo, la primera posición en el escalafón mundial de persecución cristiana.

De acuerdo con el Informe 2018, los diez países con mayor índice de persecución son los siguientes (hay que recordar que la puntuación máxima es de 100: mientras mayor sea el acercamiento a esta cifra, mayor es la violencia ejercida contra los cristianos): Corea del Norte (94 puntos); Afganistán (93); Somalia (91); Sudán (87); Pakistán (86); Eritrea (86); Libia (86); Irak (86); Yemen (85) e Irán (85).

Pakistán: la “capital” mundial de la brutalidad anticristiana

En relación a actos violentos, de entre todos los países, Pakistán está considerado el país en el que los cristianos sufren mayor brutalidad, “siendo el único que alcanza el nivel máximo de violencia anticristiana según el estudio”.

En el último año, además de quince cristianos asesinados por su fe, Pakistán ha sido el país donde más iglesias y propiedades de las iglesias han sido destruidas o gravemente dañadas (168).

También en Pakistán se registraron 110 casos de cristianos detenidos sin juicio previo, arrestados, condenados y encarcelados; 700 casos de raptos y secuestros a cristianos (primer país en esta categoría con 550 casos más que el segundo), 83 casos de violaciones y otras formas de violencia/acoso sexual; 700 casos de matrimonios forzados y 169 ataques a casas, tiendas, negocios u otras propiedades de cristianos.

Atendiendo a los registros de actos violentos anticristianos, cabe destacar los 635 casos de cristianos detenidos sin juicio previo, arrestados, condenados y encarcelados, registrados en la India, si bien en la mayoría de casos la estancia en prisión es relativamente corta (varias semanas o inclusos meses).

En otra parte del estudio se indica que de los más de 33,000 casos en el mundo de cristianos que declararon en el último año haber sido víctimas de abuso físico o mental a causa de su fe, 24,000 se dieron en la India.

Por su parte, a pesar de la disminución de la presencia de Boko Haram en el norte de Nigeria, los casos de violaciones y otras formas de violencia sexual por causa de la fe de las víctimas, han superado los 500 en ese país.

También hay persecución en la Europa “cristiana”: 101 ataques

Puertas Abiertas contó este año con la colaboración del Observatorio de la Intolerancia y la Discriminación contra los Cristianos en Europa, con sede en Viena. El objetivo de esta alianza es “analizar también actos violentos sufridos por cristianos o por iglesias e instituciones cristianas en el continente europeo”.

En la “cuna del cristianismo”, Puertas Abiertas y el Observatorio documentan, en el Informe 2018, un total de 101 ataques (profanación, vandalismo y quemas) a iglesias y otros edificios cristianos, de los cuales 41 se dieron en Francia y 3º en España, siendo los países que encabezan la lista.

Sin embargo, hay que destacar que los dos únicos casos registrados de muertes relacionadas directamente con la fe cristiana de las víctimas en Europa se dieron en Alemania.

Países nuevos en la lista: (Nepal y Azerbaiyán) y preocupación por Libia e India

Las “novedades” de persecución cristiana, entre los 50 países de la Lista Mundial de la Persecución 2018, son dos: Nepal y Azerbaiyán.

Nepal (64 puntos / puesto 25) ha sufrido un brusco incremento del nacionalismo religioso en su política nacional, “de lo que se han aprovechado los radicales hindúes para presionar y actuar violentamente contra los cristianos”.

Por su parte, los cristianos de Azerbaiyán (57 puntos / puesto 45), han visto el aumento de las medidas de las autoridades para acceder a información a través de redadas y arrestos, “lo que ha causado también una mayor puntuación en otros factores de persecución tenidos en cuenta en el proceso de investigación y puntuación de la lista”.

Para el organismo es preocupante, especialmente, la situación en Libia (86 puntos / puesto 7) y en India (81 puntos / puesto 11). Ambos países tienen ocho puntos más que en el Informe 2017. En el caso de India, se debe principalmente a la vertiginosa escalada del radicalismo hindú.

Finalmente, la retirada del auto proclamado Estado Islámico en Irak y Siria, ha aliviado los índices de persecución en ambos países, aunque siguen ocupando puestos muy altos de la clasificación: octavo y décimo quinto puesto, respectivamente.

Una Declaración que se suelen olvidar; una persecución que está presente

Puertas Abiertas –cuya sede mundial está en Santa Ana, California—recuerda que el Articulo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos implica que “todos (los seres humanos) tienen el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o creencia, y la libertad ya sea solo o en comunidad con otras personas en público o en privado, de manifestar su religión o creencia y enseñarla, practicarla y observarla”, cosa que en estos 50 países no se respeta a cabalidad.

La persecución cristiana –según este organismo—es la hostilidad experimentada como resultado de la identificación como cristiano de una persona. Desde hostigamiento verbal hasta sentimientos, actitudes y acciones hostiles, los cristianos en áreas con severas restricciones religiosas pagan un alto precio por su fe.

Golpes, tortura física, confinamiento, aislamiento, violación, castigo severo, encarcelamiento, esclavitud, discriminación en la educación y el empleo, e incluso la muerte, son solo algunos ejemplos de la persecución que experimentan a diario.

Según The Pew Research Center, más de 75 por ciento de la población mundial vive en áreas con severas restricciones religiosas (y muchas de estas personas son cristianas). Además, de acuerdo con el Departamento de Estado de los Estados Unidos, los cristianos en más de 60 países enfrentan persecución por parte de sus gobiernos o vecinos vecinos, simplemente por su creencia en Jesucristo.

Fuente: aleteia.org/Jaime Septién

Read More →

Eros Thanatos. Una tragedia juvenil

─Dame mi celular, por qué querés controlar todo? – dijo en tono bajo pero donde se advertía el reproche y el hastío ante una situación que se repetía diariamente.
─ ¿Qué? ¿Tenés algo que esconder? Si vos sabés que tengo todas tus contraseñas.
─Por eso mismo, déjalo entonces- se atrevió a decir mientras se miraba las manos, cabeza gacha y los pies dentro del agua de la pileta haciendo pequeños giros.

Read More →

RIESGO DE SELECTIVIDAD EN LOS DERECHOS HUMANOS

Presentamos con esta columna de opinión al nuevo colaborador de INFONER, el reconocido periodista entrerriano Luis María Serroels. Celebramos y aplaudimos su llegada a nuestro medio. Serroels, destacado colega de radio y prensa escrita, es una de las plumas más vigorosas y respetadas tanto de la prensa actual como desde hace más de 5 décadas. Uno de los fundadores de Análisis Digital junto con su director, el periodista Daniel Enz. Fue corresponsal de diario Clarín durante muchos años, trabajó en El Diario de Paraná, en LT14, en varias radios de FM de la capital provincial y ha colaborado con medios de toda la provincia. Serroels se destaca por su verba inclaudicable en defensa de los derechos del ciudadano, de los valores del hombre y la mujer argentinos y del cuidado por las instituciones. Un cuidado que significa, para él, justicia, educación, defensa de la familia. Ganador del Premio Santa Clara por su periodismo de calidad y de solidaridad, Serroels es además compositor (se destacan sus obras para piano y sus cantatas), es intérprete (canto, piano y guitarra) y formó parte de grupos folklóricos (entre ellos, “Los Leñeros”). Padre y ya abuelo, sigue cultivando su periodismo fundado en la investigación y la palabra libre. Hoy presentamos su primera columna para INFONER.

Por Luis María Serroels
(Especial para INFONER)

Los derechos humanos y su defensa a ultranza están garantizados por tratados y constituciones que los consagran como valores inviolables para las relaciones entre los países y las sociedades entre sí. En la Carta Fundacional de las Naciones Unidas está plasmada la promoción y protección de dichos derechos como objetivos fundamentales y principios rectores de dicha organización, figurando siete veces en dicho documento. Este año se celebran 7 décadas de aquella declaración en el terreno del derecho internacional y es bueno recordarlo para advertir también cómo se malversan y manejan al ritmo de la mala política.

Nuestro país ha sido protagonista de largas luchas para consagrar la paz, las libertades públicas y la sólida convivencia entre naciones. La interminable noche que significó para los argentinos la dictadura militar, metió en bolsa los derechos humanos, conculcando todas las libertades y, en especial, el amparo de la vida. Ese gobierno de facto se adueñó de las leyes esenciales, pisoteó la Carta Magna, despreció la dignidad torturando, asesinando y haciendo desaparecer a miles de personas de todas las edades, apoderándose de bienes ajenos e instalando el terrorismo de Estado como sistema admitido.

Enancado en garantías irrenunciables, el denominado Frente para la Victoria diseñó un esquema que, como un imán, atrajo a dirigentes de entidades y organizaciones que se habían formado esforzadamente, cooptándolas y moldeando el espíritu de muchos dirigentes que terminaron elevando al rango de semidioses a personas que durante esa triste noche se habían enriquecido gracias a legislaciones nefastas.

Una especie de fascinación acrecentada por el aporte de millones de pesos del Tesoro nacional, generaron una adhesión ciega y lograron que muchos dirigentes pasen a integrar el Comité de Aplauso y Pleitesía del establishment gobernante cuantas veces se lo requiriera.

El kirchnerismo consiguió reclutar instituciones señeras que pronto entraron en contradicciones que derivaron en una diáspora. Pero en el fondo, lo que se percibía era que la defensa de los derechos humanos pareció convertirse en selectiva. Hubo asesinatos de dos lados, pero sólo de uno se ocupaban los aliados del poder.

La desaparición forzada de personas –fenómeno cotidiano entre 1976 y 1983-, se creyó desterrada al retornar la democracia. Hubo juicios y condenas históricas para los genocidas y sus aliados y hasta hoy subsisten causas sin resolver, incluso en la justicia federal de la capital entrerriana. Las chicanas leguleyas no han perdido su poder de patear hacia adelante el final de juicios que hace mucho tiempo deberían haber culminado en severas condenas.
Así las cosas, este extenso prefacio pretende ligar aquella política de maquillado amor por el derecho y la justicia, con realidades actuales.

Un caso emblemático fue la desaparición forzada de Julio Jorge López (hasta hoy sin noticias), a poco de testimoniar contra un genocida como el comisario Etchecolatz (condenado a prisión perpetua). Su secuestro y desaparición no fue una venganza por lo que le dijo a los camaristas, sino una advertencia para resguardar a otros asesinos de nuevos y aniquiladores testimonios.

¿Qué entidad se pronunció con dureza y continuidad deplorando la ausencia forzada de López? Ponderaron sus declaraciones pero dejaron diluir su pérdida demasiado pronto.

No es ocioso recordar la pasividad de ciertas voces a la hora de condenar a los responsables de la tragedia de Cromañón o la posterior del Ferrocarril Sarmiento en Estación Once. No fueron meros accidentes e incluso el poder político se desentendió frente al dolor inenarrable de los familiares. Más acá en el tiempo, ¿no los amparan los derechos humanos a los humildes jujeños que soñaron con su vivienda propia y lo siguen haciendo, porque una organización corrupta en manos de una militante K se robó los fondos descaradamente y ahora su principal dirigente se victimiza bajo el rótulo de perseguida política? ¿Y el derecho humano a la seguridad de millones de futuros usuarios de obras públicas sensibles que hoy ven que sus recursos aportados al Estado se desviaron a las cuentas personales de ladronzuelos, mientras los trabajos se abandonaban no obstante haberse cancelado su costo?
En los últimos años hubo desapariciones forzadas de personas a las que parece habérselas tragado la tierra. En Paraná se sigue soñando con el hallazgo de Fernanda Aguirre, secuestrada el 25 de julio de 2004 por un degenerado y asesino serial (luego “suicidado” en su celda). Diez años antes desaparecieron en esta capital los menores Héctor Gómez y Martín Basualdo mientras transitaban a la luz del día una calle paranaense y en febrero de 2002, fue secuestrado Elías Gorosito. En ambos hechos se acusó a policías pero la Justicia lo confirmó únicamente en el segundo, siendo sus autores procesados y condenados. No obstante el cuerpo jamás fue hallado. Las marchas en reclamo de sus apariciones y resolución judicial fueron muy nutridas pero prácticamente no trascendieron los límites de esta ciudad.

Cercano en el tiempo, ¿forma acaso parte de la prédica de Enriqueta Estela Barnes de Carlotto en su calidad de activista por los derechos humanos, el caso de César Miño y Sergio Quintana, quienes el 20 de setiembre de 2017 partieron desde Concordia hacia Paraguay sin saberse qué fue de ellos? ¿O el empresario gualeyo Omar Bevenuto, “chupado” en una ruta entrerriana el 24 de noviembre pasado? ¿No encuadran estos casos en el delito de “desaparición forzada” o están fuera de tal interpretación a la hora del repudio? No se trata de una simple cuestión semántica

Y como la frutilla rancia de un postre amojosado, recordemos que el 13 de enero de 2002 (acaban de cumplirse 16 años) se esfumaron sin dejar rastro alguno todos los miembros de una familia residente en la Estancia La Candelaria (de Crucesitas 7ma. Dpto. Nogoyá). Rubén Gill, su esposa y sus cuatro hijos de corta edad (dos varones y dos mujeres), jamás aparecieron a pesar de ímprobas investigaciones. Se anuncia que a mediados de febrero se harán excavaciones en un lugar preciso y desde luego que ello reaviva el interés y la esperanza. El dueño del campo y patrón de Gil, Alfonso Goette, falleció, hace un par de años en un accidente de tránsito el 17 de junio de 2016 y no son pocos quienes sostienen que se habría llevado a la tumba importantes datos sobre un suceso de los que la historia recoge muy pocos.

¿Qué comprometidos organismos de derechos humanos condenaron estos episodios? ¿Qué dirigentes sumisos ante el gobierno K reaccionaron reclamando la aparición de estas personas? ¿O solamente corresponde hacer ruído cuando se trata de desapariciones ocurridas antes de 1983?

¿Qué elementos llevaron a ser tan duros y persistentes sobre el caso de Santiago Maldonado, incluso a pesar de los contundentes resultados de las pericias realizadas por 55 especialistas insospechables de parcialidad y con un firme rigor técnico y científico?

En la Argentina parecen existir desapariciones forzadas VIP y desapariciones forzadas de segunda clase a la hora de la condena. La señora Carlotto, no obstante los elementos disponibles, alienta a los familiares de Maldonado y allegados a no cesar en el reclamo hasta que se les de un informe a su gusto, aunque es imposible que se adapte a lo que ellos pretenden porque, como dijo Serrat, “la verdad nunca es triste, lo que no tiene es remedio”.

La peor mentira es aquella que promete acompañar todo el camino y a mitad de él se vuelve contra el mentiroso.
Volvamos al inicio: los derechos humanos son para todos, sin excepción. Como dice Ramsey Clark: “El derecho no es algo que alguien nos da, sino algo que nadie nos puede quitar”.

Read More →

Nahir Galarza y la banalización de un crimen

El hecho central y por el cual hay una causa abierta y una investigación penal en proceso es que Fernando Pastorizzo, de 20 años, apareció muerto en una calle de Gualeguaychú y que quien fuera su novia, Nahir Galarza, reconoció la autoría. Sin embargo, a medida que pasaban los días luego de aquel último viernes del 2017 y, fundamentalmente, a partir de la aparición en escena de un manager en representación de la imputada, en los medios de comunicación  empezaron a aparecer títulos como “¿Ángel o demonio? difunden diez fotos inéditas de Nahir Galarza”, “Investigan si Nahir Galarza borró fotos en Instagram” y “El curioso estado de WhatsApp del papá de Nahir Galarza”, y el crimen en sí quedó relegado.
Lo aberrante se convirtió en un show. ¿Cómo sucedió?

Read More →

Posible hantavirus: falleció el joven y hay denuncia penal

Por Verónica Toller

Falleció anoche Waldemar Migueles, de 38 años. Su estado de salud era “grave y sin diagnóstico preciso”, con presunción seria de hantavirus. Aunque sin diagnóstico es difícil precisar las causas de su afección, existe una denuncia epidemiológica realizada por su pareja, la enfermera Marisa Verón, quien sospecha que fueron las malas condiciones laborales y sanitarias en las que se desempeñaba Waldemar las responsables de su enfermedad. Ahora, tras la muerte del joven, Verón radicó denuncia penal.

Su abogado, Alfio Gette, dijo a Infoner que no descartan ninguna hipótesis, “tanto de causas sanitarias-laborales como de mala praxis”.

Marisa Verón y Waldemar Migueles

La Dirección provincial de Epidemiología descartó ya las posibles opciones de gripes diversas y graves. “Las muestras que tenemos para analizar posible hantavirus están en el Malbrán, en Buenos Aires. Estamos a la espera. Creemos que van a llegar los resultados recién semana que viene. El análisis de gripe dio negativo en nuestro laboratorio. Para nosotros, continúa la investigación epidemiológica con sospecha de hanta”, respondió el titular de Epidemiología, doctor Diego Garcilazo.

En la denuncia, a la que tuvo acceso este medio, se adjunta como prueba la nota de Infoner del día 7 de enero, la cual dio a conocer el caso.

Dicha denuncia fue radicada en la noche del 9 de enero en la Jefatura Departamental de Policía de Gualeguaychú. Se solicitó a partir de ella el secuestro de la Historia Clínica que llevó del paciente el Centro Médico Pronto, y una autopsia. El Fiscal Martín Gil, en turno y a cargo del caso, ordenó ambas medidas. El cuerpo de Migueles fue llevado a la morgue judicial de Oro Verde.

Migueles se encontraba en terapia intensiva desde hacía 3 días, en estado de gravedad. Había presentado una leve mejoría el martes 9, para decaer y fallecer hacia la noche. La denuncia de Verón refiere a su ámbito laboral “complicado por la gran existencia de ratas y ratones, y todo lo que ello trae aparejado”, dijo Gette a Infoner. “La familia quiere saber qué le pasó, y para ello se necesita una autopsia. Pero no se puede solicitar sólo con la denuncia epidemiológica. Para hacer una autopsia es requisito que medie una denuncia penal. Y pedir a fiscalía ciertas medidas”, agregó.

“Si la muerte de Migueles tuviera relación con las ratas, se podría tipificar de delito según el art 189 del CP, por incumplimiento de la normativa laboral que la ley impone tanto al empleador como a la ART, según la cual deben cumplir todas las condiciones de salubridad y protección –dijo Gette-. La forma en que se trabaja en esa granja es inconcebible, sea cual fuera el resultado de los análisis”.

Read More →

Cómo defendernos de las #fakenews y la posverdad

Por Verónica Toller (*)

“Encontraron el submarino desaparecido”. Y hasta la Red O’Globo de Brasil lo repitió. Era falso. En medio de la dura búsqueda del submarino desaparecido, la supuesta primicia de su hallazgo “confirmada” por el International Submarine Escape and Rescue Liaison Office (ISMERLO) causó revuelo y esperanza. #FakeNews. Horas después, MDZ online pidió disculpas por equivocarse al publicar sin chequear. Otros medios no lo hicieron nunca. Más ejemplos: “Una perita de la CIDH dictaminó que Santiago Maldonado murió por ahogamiento intencional”. #FakeNews. “Nelson Castro durísimo contra Macri, se va de TN”. Falso. Sin embargo, logró más de 35 mil interacciones en Facebook, según dio a conocer chequeado.com. “Docentes casi matan a una persona que fue a dar clases en día de paro”. Falso.

#FakeNews. Circulación deliberada de mentiras, respondiendo a un interés no declarado. ¿Podemos los ciudadanos comunes y de a pie defendernos ante este tipo de operaciones? ¿Debe el Estado controlar la circulación de contenidos en las redes? Para el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, la respuesta es clara: “No podemos rebajar un estándar de protección de la libertad de expresión para combatir un fenómeno. Necesitamos proteger las discusiones y la libertad de expresión en el ámbito del discurso político, del control social, de los temas de interés público o los temas de derechos humanos. Gobiernos y ciudadanos deberemos seguir lidiando con las falsedades, en tanto medios y periodistas deberán chequear más a fondo antes de publicar”, sostiene.

Pero atenti: desde el otro lado del espejo, la bandera de las “noticias falsas” puede ser esgrimida también por interés propio de determinados gobiernos ante denuncias certeras de la prensa. “Deberíamos tener un concurso para determinar cuál de las grandes cadenas es más deshonesta, corrupta y/o distorsionada en su cobertura política de vuestro presidente favorito (yo)”, escribió Donald Trump en su Twitter días atrás. “El ganador recibirá el trofeo de noticias falsas”, se mofó. Sin concurso de por medio, desde hace más de una década, el Sur también existe para esta clase de estrategias de negación.

Edison Lanza, Relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH (OEA)

“Sería como eliminar 200 años de democracia”

“Penalizar la discusión de noticias falsas sería eliminar 200 años de democracia”, afirma el relator, que es además abogado y periodista.

Las #FakeNews trabajan de la mano de la posverdad, un fenómeno que copó procesos sociales como la discusión del Brexit o la última campaña presidencial estadounidense, y que relega la verdad a segundo o tercer plano: lo que realmente importa son las sensaciones, es la opinión por sobre la evidencia. Una “corrupción de la integridad intelectual”, según lo definió ante la BBC el filósofo y humanista británico A.C. Grayling.

La difusión de noticias falsas con intencionalidad política siempre existió. “Sin embargo, ahora, hay dos novedades: las redes sociales han vuelto masivo este fenómeno. Y se crean medios falsos para difundir información falsa –dice Lanza-. Combinado ello con las nuevas tecnologías, el perfilamiento a la población y el bombardeo informativo, tenemos un fenómeno importante y complicado”.

¿Cómo impedir sin censurar?

Como Relator, Lanza atiende cuestiones relacionadas con la libertad de expresión, violencia e impunidad, protesta social, medidas cautelares en defensa de personas o medios, acceso a la información, desafíos hemisféricos en la materia, concentración de medios, censura y ejercicio de los derechos humanos relacionados. “En un sistema de libertades, no se puede exigir un acondicionamiento previo de veracidad para emitir una información o una opinión”, sostiene.

La solución tampoco pasa por encomendar a las redes sociales o a las plataformas la obligación de eliminar lo que ellas consideran noticias falsas. Sería censura previa, “y daríamos a las plataformas el rol de decidir qué podemos leer o elegir y qué no, lo cual, me parece, es todavía un peligro mayor frente a grandes corporaciones que tienen un grado de concentración importante en la circulación de información”, afirma.

Los intentos de control judicial no han sido buenos, “ya que pueden derivar en mecanismos de censura y tener un efecto inhibitorio similar al de las figuras penales de desacato, alerta. “Los medios deben tener políticas para chequear y brindar información rigurosa, avisar, permitir que los ciudadanos también alerten sobre la existencia de notas falsas”.

“Internet es una tecnología disruptiva que ha potenciado la libertad de expresión. Es de importancia fundamental que los jueces y operadores judiciales tengan esto en cuenta cuando toman cualquier decisión sobre la red”, sostiene.

Medidas desproporcionadas

Como contraejemplo, expone lo ocurrido recientemente en Paraguay y Brasil, donde proyectos legislativos pretendieron habilitar que los funcionarios puedan exigir a las plataformas que bajen informaciones ofensivas o falsas. “Siempre tiene que haber un test de necesidad y proporcionalidad sobre cualquier restricción a la libertad de expresión, y respetarse el principio de neutralidad ante la red”, afirma el relator.

Lo mismo, con los intentos de bajar aplicaciones. Cita el caso de Uber en Argentina y el fallo judicial que ordenó bloquear la aplicación en todo el país. “A mi juicio, es desproporcionado que un juez municipal quiera censurar una aplicación como en el caso de Uber. ¿Por qué? Porque si hay un problema que tiene que ver con el mercado del transporte, será una cuestión de política de transporte, pero no es un problema de Internet. ¿Cuál es el sentido de bajar una aplicación de transporte si no es ilegal el contenido que transmite? Lo mismo sucede con las aplicaciones de pizza, por ejemplo. O Netflix y todas las aplicaciones que ofrecen un contenido o servicio. Si ese servicio no es pornografía infantil o no contiene apología del odio o de la guerra, ordenar bajarlo sería una solución desproporcionada. Si hoy bajamos una aplicación –argumenta-, mañana podemos bajar otras. Y rompemos el principio de no censura y de proporcionalidad”.

Cláusula de conciencia

Este principio de proporcionalidad se aplica también a posibles cláusulas de conciencia. Esa misma libertad de expresión defendida a ultranza tiene que marcar el ejercicio de un periodismo con libertad de conciencia. “Necesitamos una cláusula por la cual, ningún medio pueda obligar al periodista a sostener algo, y pueda resistir intentos de censura o manipulación de su información por parte de editores, o su derecho a no firmar una nota. También, mecanismos de indemnización principal, que reconozcan por ejemplo que el periodista fue despedido por resistirse, en un intento de censurarlo en un tema de interés público”.
La cuestión es compleja, ya que “también es cierto que los medios tienen independencia editorial y hay un derecho a la libertad de expresión de la prensa, de los medios de comunicación”. Por lo tanto, en cualquier medio de comunicación hay una selección interna de información que deciden los editores y directores y eso no conlleva un acto de censura, sino que puede ser parte de su independencia editorial. “La cláusula de conciencia no puede obligar al medio a publicar o no publicar informaciones. La tolerancia y la discusión en un ambiente adecuado son el camino para la democracia y para la expresión”.

(*) El presente artículo fue publicado originalmente en diario Perfil. La ilustración principal corresponde a dicha publicación.

 

Read More →