Opinión

LAS PLUMAS PREDILECTAS DE “CHIQUITA”

Por más que la diva Mirtha “Chiquita” Legrand se niegue a aceptarlo, la acumulación de los almanaques va dejando marcas implacables. Las físicas logran resistir por obra de múltiples procedimientos restauradores que mantienen fresca una indiscutible belleza. No así la capacidad de reflexionar para evitar exabruptos. Pagada de sí misma, combina una falsa modestia con una marcada arrogancia. Que una mujer acometa todos los recursos posibles para exhibir sus rasgos de femineidad no sólo es bueno sino insoslayable. Si encima ostenta pergaminos superlativos como ícono que fue del cine nacional, resulta digna de ponderaciones. Pero de allí a creerse referente en el ámbito periodístico, por más esfuerzos que aplique sostenida por un fenomenal equipo de producción, existen factores que desde la ética y la prudencia se deben conservar como el ABC de la comunicación.

Luis María Serroels
Especial para INFONER

Aunque no es nuevo en la conocida conductora, el domingo 8 de setiembre colmó toda medida al sobrepasar la línea de la mesura y el respeto para los televidentes, sus invitados y en especial uno de ellos al que incomodó gratuitamente invadiendo su intimidad bajo un supuesto interés colectivo.

No son nuevos los tropiezos de alguien que se cree formadora de opinión y que hasta se da el lujo de ofender al presidente de la nación, olvidando los altos elogios que otrora le dispensó. Mucho más valor que pedir disculpas por los descarrilamientos verbales –tras el perjuicio causado-, adquiere saber evitarlos. Las plumas de la desmesura arrojadas al aire desde un campanario, nunca podrán juntarse en su totalidad a la hora de reparar perjuicios.

Basta con revisar el diálogo mantenido con el periodista de Clarín Mario Massaccesi –segunda vez que lo invita- para comprender cuan dispuesta está Mirtha Legrand a inmolarse ante el Dios Rating a cualquier costo cuando advierte –como se ha difundido- una marcada caída de los puntos que marca. Como un golpe artero y sin que nada lo haga suponer, “Chiquita” le recordó al invitado en cuestión que durante una anterior invitación le había dicho que tenía un secreto que jamás le confió a su familia y aún seguía sin confesarlo (es obvio que si ese silencio proseguía, no usaría esa vía para revelarlo y menos ante una tan vasta audiencia). “Es una situación muy dolorosa que viví, muy fea, que lógicamente ha marcado mi vida”, respondió el hombre de Clarín, añadiendo aspectos vinculados con su lucha interior para superar su dramática situación.

Cualquier profesional serio de la comunicación –máxime que como Mirtha haya sabido de qué problema se trataba- hubiese desistido de reactualizar semejante cuestión. Pero con visible saña siguió hasta preguntarle: “¿fuiste violado”? Y la respuesta fue categórica: “No lo voy a decir. Nunca lo voy a decir, fue mucho más que eso. Fue dramático. Y tengo el respeto de mi familia”. Lejos de cambiar de tema –como el momento lo demandaba- la “diva”, volviendo a la anterior presencia del profesional a su programa en que no quiso dar detalles pero que no evitó que lo llamaran desde diversos medios, se justificó diciendo “Claro, porque todos queríamos saber”.

Massaccesi insistió en que el tema “pertenece al ámbito de la intimidad. Yo considero que hay un límite de protección con uno mismo, salvo que no tenga ganas de contarlo”. Pero ella insistió: “Ahora se cuenta todo en televisión”, buscando que su exceso se tome como un mero caso de los que abundan en los canales de baja estofa donde todo parece valer y lo que menos interesa es el derecho a la privacidad.

La intervención en el diálogo de dos invitadas, no fue cómoda para la conductora: “Hay que respetar el tiempo de la víctima que habla cuando puede, no cuando se quiere o se espera que hable”, dijo una de ellas en tanto la otra añadió: “Debe respetarse uno para que no lo manoseen”. Fue un latigazo que actuó como un sabio consejo para quien traspasó líneas básicas de la comunicación. Pero el remate de la ex actriz resultó descalificador cuando rozando la desfachatez le dijo a Massaccesi: “Perdón si te pregunté algo que te molestara” (apenas días atrás debió disculparse con Mauricio Macri por expresiones desafortunadas contra el presidente).

Pero si molesto le resultó a la conductora escuchar estas atinadas reflexiones, peor deben haberle caído los mensajes en las redes sociales que no se hicieron esperar y en los que se la descalifica sin disimulo.

Todas las expresiones coinciden en maltratarla, incluso manifestando que “no debería estar al aire” y “ya es hora de que retire”. Pero más precisa y contundente fue la opinión de un tercero cuando manifestó que “Mirtha Legrand le pregunta a Mario Massaccesi en vivo: ¿Fuiste violado? No es una pregunta inapropiada ni tampoco incómoda. Simplemente es una falta de respeto difícil de explicar. Desubicación total de una señora que perdió todo freno inhibitorio”.

Muy sabio es aquél proverbio árabe que dice: “Antes de hablar asegúrate de que tus palabras sean más útiles que tu silencio”. Podríamos afirmar que mal idea es arrojar plumas desde un campanario sin estar seguros de que se podrán juntar todas. Mirtha Legrand ya debería saberlo.

Read More →

EL PAÍS DE LOS DISLATES

Sólo la ingenuidad comunicacional para enfrentar a la oposición, permite comprender porqué hoy Argentina vuelve a padecer situaciones graves en lo político y económico, generando un clima de extrema tensión. Pocos dudan de que el desbande de los índices económicos, la cotización del dólar y la disparada cambiaria tras las PASO, no fueron tanto una acción deliberada contra el poder actual, sino una advertencia de sectores que no verían con buenos ojos la reinstauración de políticas que resultaron negativas para el país. Nada enaltecedor es para la democracia que en un cuarto oscuro no se confronten matices propios de la política sino que se habiliten candidatos que cargan sobre sí graves imputaciones ante la justicia penal. La alteración de los mercados en un momento de mucha efervescencia fue sospechosa. Paralelamente un medio subvencionado por el kirchnerismo mencionó la posible repetición del Diciembre de 2001 con gran temeridad y sin medir el riesgo que ello entraña. Fresco permanece el recuerdo de las 39 víctimas fatales. ¿A quién favorece tropezar dos veces con la misma piedra?

Luis María Serroels
Especial para INFONER

Los anticipos y hasta amenazas de la oposición –que incluyen al principal organismo crediticio internacional- mirando hacia octubre, van mezclándose con definiciones impropias de un candidato K que se ufana de ser catedrático universitario. Como cuando dijo que el gobierno venezolano “no es una dictadura sino un poder autoritario”, sosteniendo que “es difícil calificar de dictadura a un gobierno elegido”, dando a entender que “las victorias electorales fraudulentas no necesariamente tienen perfiles dictatoriales”.

¿Cómo interpretar que un jefe de Estado de supuesto origen legítimo pueda desconocer y perseguir a los opositores y matar de hambre a millones de compatriotas compelidos a abandonar el país de Simón Bolívar?

Un pensador francés dijo que “el día que la cantidad sea la razón de las mayorías, saquemos el símbolo de la balanza y volvamos al de la guillotina”. Entre las décadas de 1950 y 1970, los países de Latinoamérica sufrieron gobiernos dictatoriales encabezados generalmente por militares carentes de formación política. Su puesta en escena tuvo la forma del golpe de Estado. Debe recordarse que Nicolás Maduro creció ideológicamente a la sombra (y los atropellos) de Hugo Chávez y hoy lejos está de ser un buen mandatario, en medio de una grave situación con una población hambrienta que huye del país en busca de paz, libertad y alimentación.

Unos 5.000 venezolanos emigran diariamente por causa del colapso económico, se cree erróneamente que las victorias electorales fraudulentas no necesariamente muestran perfiles dictatoriales y ese es el criterio imperante en un profesor universitario de derecho penal, con ganas de gobernar la Argentina. Nuestro canciller Jorge Marcelo Faurie enfatizó que “Maduro ha llegado a violar los derechos humanos en forma masiva”. El informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas y ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet, resulta contundente: “Ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, desapariciones forzosas, torturas, represión y negaciones de los derechos primordiales”, descalifican al régimen cuyo conductor es un predilecto K. Este cuadro de situación que avergüenza a América, no es pasible –según Fernández- de ser considerado como propio de una dictadura.

Su madrugadora campaña electoral, sin disimulos abarca cuestiones que agudizan una situación muy crítica y recalientan el clima de por sí candente de un comicio pro renovación de presidente y legisladores nacionales.

Si se enfrentara al ahora arrepentido candidato del Frente de Todos con una completa y detallada enumeración de la gestión kirchnerista de 12 años, recordando sus propias críticas y agravios tras abandonar dicho gobierno contra su ex jefa política, el archivo haría estragos con él.


Un impresentable llamado Juan Grabois, protegido del Papa Francisco y con licencia para lanzar despropósitos, dijo el miércoles pasado que con Mauricio Macri la Argentina está como Venezuela. En todo el mundo y por ende en nuestro país, decir disparates resulta gratuito. Lo caro es salir airoso.

Las redes sociales acaban de difundir que Alberto Fernández, de ser electo, creará el Ministerio de la Mujer, lo cual suena grato a los oídos del electorado. Pero cuando se advierte que al frente de dicha cartera colocaría a la diputada Victoria Donda (otrora acérrima adversaria del kirchnerismo), quien es impulsora del lenguaje inclusivo y apoya la legalización del aborto, la señal no es alentadora.

Como postre digamos que el ex ministro de Economía y vicepresidente de la nación, Amado Boudou, recibió la semana pasada una nueva condena por actos fraudulentos (ya van dos) debiendo aguardar por otras causas.

Aún restan los juicios por el Caso Ciccone y por las maniobras ilícitas vinculadas con un trabajo de asesoramiento técnico, para reestructuración de la deuda de la provincia de Formosa con la Nación, a cargo de la supuesta firma The Od Fund. Se trata de una operación supuestamente fraguada que le habría reportado a Boudou y sus “socios” en carácter de honorarios profesionales una suma superior a los 7 millones de pesos. El ex titular del Senado es uno de los que aguarda el 10 de diciembre para salir de la cárcel.

Ilustración: Fragmento de la obra «Dislate», de Jaime Barroso Sereno

Read More →

OPINIÓN: EL CONSEJO DE SEGURIDAD QUE NO FUE

El 10 de mayo del año 2018, se sancionó la ordenanza N° 12.222/2018, la cual crea en el ámbito de la ciudad de Gualeguaychú, el Consejo de Seguridad Ciudadana; a la vez que establece que serán objetivos del mismo, sugerir y generar medidas tendientes a la prevención en seguridad.

Por Lucio Benítez

Hoy, luego de un año y medio de la puesta en funcionamiento del Consejo no se ha cumplido prácticamente nada de lo que marca su articulado y sólo se han llevado a cabo unas pocas reuniones esporádicas y al solo efecto de cumplir con la formalidad, pero muy lejos de respetar lo que la normativa indica.

Cabe recordar, haciendo una mirada retrospectiva, que junto a una docena de personas trabajamos originalmente en el proyecto de Seguridad Ciudadana, el que fuera presentado en el año 2008 mediante la banca 13. Lamentablemente, la ordenanza vigente es una mala copia de esa iniciativa ya que adolece de los anexos que el proyecto original poseía, en el cual se le daba herramientas concretas al Consejo para trabajar de inmediato sobre lo que creíamos eran los problemas hace 10 años, o los que vislumbrábamos serían los más graves a resolver, como por ejemplo la problemática compleja que involucra a la droga.

Siempre sostuvimos que la seguridad era un tema intrincado y profundo por lo que debía ser tratado en forma global y con suma responsabilidad. Y más allá que jurisdiccionalmente el estado Municipal no tiene la potestad sobre la Policía y la Justicia, sí debiera ser el nexo con el gobierno provincial para trabajar en conjunto con ellos y generar el ámbito de discusión y búsqueda de políticas públicas para que en conjunto con éstos y otros estamentos estatales, no gubernamentales y privados, sea posible disminuir la inseguridad.

Desde el Consejo de Seguridad es posible estimular el desarrollo de sistemas de redes sociales de prevención del delito; implementar acciones prácticas para aumentar la seguridad en cada barrio; propiciar el interés vecinal en la cosa pública; construir canales fluidos entre vecinos, instituciones y el Estado; entre muchas otras si se tuviera voluntad real.

Para colmo, en las últimas horas hemos visto que casi el único elemento “vendido” entre bombos y platillos en materia de seguridad por parte de la gestión Piaggio, esto es la puesta en funcionamiento del Centro de Monitoreo, acaba de ser protagonista de un papelón sin precedentes en el caso Cortesi. Ha quedado claro que su inauguración nunca contempló su funcionamiento.

En definitiva, lamentablemente una vez más se usó la inseguridad y la sanción de esta ordenanza pobre y raquítica de contenido para hacer política de la que ya no queremos. Esperamos que desde el Poder Ejecutivo Municipal se empiece a tomar con la responsabilidad que amerita la seguridad de nuestros vecinos. Y si bien han sucedido hechos gravísimos en la ciudad, cuando antes comencemos a trabajar, antes vamos a cosechar los resultados. Sólo hace falta voluntad política.

Read More →

La patria existe y triunfará

Hoy conmemoramos otro aniversario del fallecimiento del General Don José Francisco de San Martín. A lo largo de nuestra historia las opiniones sobre nuestros héroes han sido siempre divididas, y no es fácil formarlas objetivamente, sin dejarnos invadir por las ideas de quienes las escriben.

Por Jorge Maradey, viceintendente de Gualeguaychú

Pero el General San Martín fue un hombre de ley, de fortaleza, de inmenso espíritu por la libertad. Hay en San Martín una gloria mayor que la de haberse medido con las montañas o el mar o haber vencido a las armas españolas, y esa es la virtud excepcional de un guerrero, de haber sabido vencerse a sí mismo y haber renunciado a los ascensos, los honores y los premios del triunfo.

Fue quien salvó la revolución y la condujo triunfante por tres naciones cuya libertad aseguró huyendo del teatro político, sin escuchar los llamamientos de la ambición y gozoso de haber completado la obra más hermosa. General de verdaderas convicciones: “De lo que mis granaderos son capaces, yo solo sé, quienes los iguale habrá, quienes lo supere jamás”.

Era respetuoso de su ejército y de sus propias creencias, supo sobreponerse a la adversidad, cuando se eclipsó su estrella, coronando su vida en el más caritativo silencio de los puros maestros. Para llegar a esto necesitó perdonar injurias, y supo hacerlo por amor a su América, nuestra tierra en la que fue iluminado.

Hoy, muchos años después rescatamos una de sus tantas ilustres palabras la ilustración y fomento de las letras es la llave maestra que hace feliz a los pueblos. Es considerado por nosotros los argentinos como el padre de la patria, como dijo Olegario Víctor Andrade: “no morirá tu nombre, ni dejará de sonar tu grito de batalla mientras haya en los Andes una roca y un cóndor en su cúspide”.

Su obsesión fue la libertad de la Patria, ese fue el objetivo que lo desveló hasta el momento de su muerte. He aquí la obsesión de su mandato: “Seamos libres que lo demás no importa”.

El también enseñó que no es posible encarar un proyecto común sin unidad nacional, condición necesaria para cualquier desafío, para alcanzar los sueños anhelados, en síntesis para toda gran empresa. Los pueblos siempre evocan su pasado de gloria en tiempos sin apremios, para rendir homenaje de agradecimiento y reconocimiento a sus próceres por sus obras. En épocas de crisis, para buscar en ellos los ejemplos necesarios para enfrentar los grandes desafíos.

Hoy volvemos nuestra mirada al General San Martín para nutrirnos de sus convicciones y de su conducta y explorar en su ejemplo soluciones para la difícil situación que vivimos. La gesta san martiniana nos recuerda que hubo argentinos que pudieron vencer todos los obstáculos y que con coraje y con valor, con honradez e inteligencia se puede servir a la patria dignamente.

Para el logro de esa gran Nación hoy más que nunca debemos reafirmar lo que exclamó el padre de la Patria: Compatriotas la patria existe y triunfará.

Read More →

CUANDO TRIUNFA LA POLITICA. Hacia la definitiva refundación del país

En estas semanas hemos venido plasmando las inconsistencias del modelo económico vigente, cuyas variables negativas y su incidencia en la vida de las personas viene siendo emblemática de este tiempo. No es casualidad que este domingo se haya producido un duro revés para el oficialismo propiciado por una construcción de opositores que supieron leer con astucia para alcanzar la única posibilidad que existía de vencer en las urnas a este gobierno, tan blindado por la hegemonía mediática, judicial y económica.

Por Juan Pablo Enriquez (*)

Ahora bien, se forjó con creces una cimentación colectiva digna de analizar en las carreras de ciencia política. Quizás, contemplando la experiencia del Brasil, la gran orfebre de esta conformación ha sido la ex presidenta Cristina, quien desorientó a propios y extraños hace sólo un par de meses cuando eligió a Alberto Fernández para que encabece la lista del frente en el país.

Alberto elaboró un esquema extraordinario de consensos donde pudo sumar a los gobernadores peronistas, a excepción de Córdoba, a Massa, a Pino y a varias expresiones del campo popular que de alguna forma estaban distantes.

Ni los más optimistas podían imaginar un escenario con tamaña diferencia atento a los recientes números de carácter, diría a esta altura, irreversibles para las próximas contiendas.

Es necesario poner de manifiesto que el resultado es ampliamente auspicioso atento a que no hace menos que poner a la política en el centro de la escena superando a cualquier estrategia de marketing que nos intenten imponer, cuan góndolas de supermercado a costa de los padecimientos que ya conocemos.

El Pueblo tuvo la posibilidad de elegir entre dos modelos antagónicos y manifestó su decisión de retomar un camino ligado a la producción, al trabajo, al mercado interno y a la inclusión de los vastos sectores que intervienen en la economía dejando de lado a esos minúsculos pero poderosos actores que son en definitiva quienes se apoderan de la riqueza que la clase trabajadora pierde en el camino del ajuste.


Haciendo alusión a la decisión presidencial, otro acierto de la ex mandataria, fue la elección de Axel Kicillof como candidato a Gobernador en la provincia de Buenos Aires y aquí un párrafo aparte. Hace pocos días, el psicoanalista Jorge Alemán, uno de los pensadores más lúcidos de la Argentina decía que “Lo de Axel me parece una revolución cultural, porque un chico judío, del Nacional Buenos Aires, con medalla de honor y tesis doctoral de Keynes se vincule con la potencia plebeya formando él mismo parte de esa potencia, no como algo que se ofrenda sino como algo que gracias a ellos él está ahí, eso me parece extraordinario, es el peronismo en el mejor sentido. No es que buscaron a alguien carismático que habla y agita palabras vacías. Sino que los sectores populares se apropiaron del que sabe y lo hicieron propio. Eso me emociona especialmente porque es muy difícil de lograr”.

Lo de Kicillof marca un rumbo para las nuevas formas de hacer política, nos pone en conocimiento sobre la necesidad de reeditar fórmulas clásicas, la de la política en su máxima esencia, la de hablar cara a cara con las personas, la de formarse para persuadir, la de la humildad de la empatía, la de la austeridad. Son indicadores de nuevos tiempos que realmente fortalecen las construcciones colectivas y reaniman los espíritus de lucha de los eternos predicadores del campo popular que tanto obstáculo encuentran en el tránsito de la militancia.

La primera reacción del presidente derrotado no fue reconocer la voluntad de las urnas, sino en su eterno accionar de “niño rico caprichoso”, culpar del desastre económico, financiero y social a quienes consiguieron el apoyo de la mayoría de los argentinos. Parece mentira, pero ni en la ficción ocurre una cuestión de semejante magnitud. Nos propuso que “tenemos que terminar de cruzar el río” sin considerar que en estas aguas nos vamos a ahogar todos. La puesta en escena del lunes con el frustrado candidato a vicepresidente, utilizamos ese término porque ni el resultado, ni sus posturas, ni sus intervenciones parecen demostrar un grado de felicidad con este rumbo, no ha hecho más que potenciar el nivel de descreimiento en esta etapa que va llegando a su fin, como era de esperar, sin logros y con una mochila de grandes problemas para el Gobierno que viene.

Ahora bien, esta semana viene mostrando indicadores que asustan, no por la frialdad de sus cifras, sino por la incidencia en la calidad de vida de los habitantes de esta Nación. El riesgo país orillando escandalosamente los 1800 puntos básicos, el dólar traspasó la barrera de los $60 pesos en algunos bancos, la tasa de interés de las LELIQ se incrementó al 75% generando un combo explosivo. Por estos días las amenazas de conflictos sociales, el corte en la cadena de pagos, la actividad en jaque y el constante escenario de incertidumbre, no hacen menos que reclamar desde todos los sectores la mayor responsabilidad posible a los dirigentes para que estén a la altura de tiempos difíciles.

Seria importante un acercamiento de Alberto Fernández con el candidato a vicepresidente de la fórmula derrotada, quien, si bien viene desconcertando de tanta indignidad, trae consigo un historial que le otorga mayor criterio político para sentarse al menos en una mesa de negociación y acordar algunas pautas de pacificación social, política y económica que permitan aventurar para la población días de mayor certidumbre.

Como bien lo expresó Alberto, aquí la solución pasa por cambiar el modelo económico, no hay retoques parciales ni medidas de maquillaje. Aquí es necesario instrumentar un nuevo rumbo que permita conformar un esquema de producción por encima de la especulación tremenda que vivimos, fuerte apuesta al mercado interno para activar la economía mediante un poder de demanda trabajadora importante que la sostenga en el tiempo haciendo crecer la actividad económica para luego pensar en otros desafíos que urgen.

Néstor en 2003, cuando comenzó a reconstruir la Argentina del caos, estableció una formulación crucial para imponerse a las posturas de los organismos multilaterales de crédito. Ellos sostenían, igual que en la actualidad, que se debía ajustar para crecer y luego pagar; pero Kirchner, les manifestó que “los muertos no pagan” con lo cual tomó la decisión de destinar los recursos invertidos en los servicios de deuda para reactivar el mercado interno inyectando fondos, a modo keynesiano, en la clase trabajadora, reactivando la demanda, el comercio, la industria y el consecuente circuito virtuoso de la economía. El lema fue, crecer para pagar y no pagar para crecer. A los resultados los conocemos todos, por eso es necesario tener confianza en quien fue uno de sus más distinguidos funcionarios de aquel tiempo.

Asimismo, desde diciembre, no sólo será necesario revertir el modelo que define la economía, sino que tendrá una superlativa importancia, la construcción de un sentido común popular, con un retorno de la política al centro de la escena, para que el Pueblo discuta, analice y pueda discernir entre aquellos proyectos de país que le mejoran la calidad de vida y quienes lo someten a las situaciones mas desagradables que se puedan conseguir.

Es tiempo de refundar la Patria una vez más, la política en el sentido más consciente de su termino será un concepto fundamental. Ojalá se puedan elaborar las bases de una Argentina inclusiva, próspera y digna y enterrar para siempre las ideas del desamparo y la sumisión.

(*) JUAN PABLO ENRIQUEZ
Contador Público egresado de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Miembro de EPPA (Economía Política Para la Argentina) y del Centro de Análisis de la Realidad Argentina
Docente en la Universidad Autónoma de Entre Ríos

Read More →

Por paliza

Tras la realización de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, el presidente Mauricio Macri no tuvo más remedio que irse a dormir temprano, luego de que el escrutinio provisorio diera una ventaja de quince puntos para Alberto Fernández, candidato ungido por la ex presidenta y actual candidata a la vicepresidencia por el Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, con un 47.65% sobre 32.08%, después de que las encuestas pronosticaran un escenario muchísimo más estrecho.

Por Felipe Galli, estudiante de Ciencia Política


Es que, de repetirse el resultado exacto en octubre, Fernández ganaría la presidencia en primera vuelta sin necesidad de ballotage, al punto de que ni siquiera absorbiendo el total de los votos del tercer candidato más votado, el ex Ministro de Economía Roberto Lavagna (8.22%), Macri podría contrapesar al candidato peronista o al menos evitar que triunfase sin segunda vuelta. El retorno del Partido Justicialista al poder parece irreversible.

Fernández se impuso a Macri en casi la totalidad de las provincias, con la excepción de Córdoba y Capital Federal, los dos distritos en los que Macri ganó por mayor margen tanto en la primera como en la segunda vuelta de 2015.

Los escenarios gubernativos de Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, los dos distritos de mayor peso donde se renueva el poder ejecutivo local, mostraron escenarios marcados por la polarización, pero con un claro ganador en ambos casos.

La abrumadora derrota de la gobernadora María Eugenia Vidal ante el ultrakirchnerista Axel Kicillof es, por lejos, una de las mayores sorpresas de la jornada, con un porcentaje para el economista incluso mayor al de su candidato presidencial. Todos los que auguraban una contienda muy estrecha y favorable a Vidal, así como el amplio sector del peronismo que veía la candidatura de Kicillof como un error que podía costarles el triunfo, seguramente tuvieron también que irse a dormir temprano. Y es que casi todas las encuestas de hasta hace poco menos de un mes veían a Vidal muy por encima de Kicillof, con una imagen pública mucho más favorable que la de Macri.

Sin embargo, la realidad final es sencillamente otra: Kicillof obtuvo el 49.34% de los votos contra el 32.56% de Vidal, sin que ninguna de las demás fuerzas supere el 6%.

Entretanto, en la ciudad de Buenos Aires, se realizó la primera elección municipal que colinda con la elección nacional, luego de que el gobierno obtuviese una reforma que le permite unificar ambos comicios. El jefe de gobierno macrista Horacio Rodríguez Larreta se encamina a obtener una amplia reelección, con el 46.68% de los votos, aunque de repetirse este resultado en octubre, no podría evitar un ballotage contra su contrincante, Matías Lammens, del Frente de Todos, a quien aventaja por quince puntos.

Al igual que Kicillof pero en distinto sentido, Lammens había enfrentado también críticas externas e internas por su origen empresarial, así como su nula experiencia política hasta el momento. Sin embargo, el actual presidente del Club Atlético San Lorenzo tuvo un desempeño electoral sorprendentemente bueno para un candidato del justicialismo en el baluarte tradicional del antiperonismo, más aún siendo la primera campaña política que afronta. Apoyado no solo por el kirchnerismo duro y el PJ, sino también por casi la totalidad de la centroizquierda porteña (Pino Solanas, Victoria Donda, etc.), Lammens se alzó con un 31.93% de las preferencias, imponiéndose en dos comunas del sur de la ciudad. Desde la llegada al poder de Macri, en 2007, el PRO había ganado generalmente en todas las comunas, siempre y cuando la elección fuera entre más de dos candidatos (lo que deja afuera el muy cerrado ballotage entre Larreta y el radical Martín Lousteau, hoy candidato a senador por el oficialismo), y un candidato apoyado por el PJ nunca había obtenido más votos que el PRO en ninguna comuna.

Macri junto a Pichetto, Vidal y Larreta



Volviendo a la elección nacional, mientras que, en un sentido técnico, Macri ha obtenido dos puntos más que en las PASO que disputó contra Daniel Scioli en 2015 (en las que obtuvo un 30.12%), esto no deja de ser más que una cuestión, se dice nuevamente, teórica, ya que en ese momento existía una tercera fuerza coherente, encarnada en Sergio Massa (20.57%), y su diferencia con Scioli daba un escenario de ballotage casi asegurado (38.67%, poco más de ocho puntos por arriba).

Sin un tercero en discordia y en un escenario de total polarización, no haber superado el tercio de los votos es lisa y llanamente una irremontable derrota. Aunque las primarias son solo la puerta de entrada a octubre, es casi una fantasía que Macri logre voltear el número de su contrincante.

Los tres distritos radicales, con sorpresivas derrotas para el macrismo
Una sorpresa de la jornada ha sido que Macri ni siquiera pudo ganar en las tres provincias que gobierna la Unión Cívica Radical, a pesar de que dicho partido forma parte de su coalición y ha ganado los comicios que se han llevado a cabo todo el año en dichos distritos, tanto legislativos como gubernativos (aún faltando una elección gubernativa).

Mendoza, donde Fernández venció a Macri por escaso margen y arrastró a una estrecha derrota al gobernador radical Alfredo Cornejo, que encabeza la lista para diputados nacionales, es un caso especial.

En dicho distrito, existe una marcada y destacable diferenciación entre “macrismo y radicalismo” y entre “peronismo y kirchnerismo”, diferenciación que se suele desdibujar mucho más en el resto del país. No en balde, mientras que Macri cuenta entre los mendocinos con una imagen negativa que supera fácilmente los siete dígitos, el gobernador saliente Cornejo y su candidato para sucederlo, Rodolfo Suárez, ambos radicales, se ven favorecidos por una muy elevada aprobación pública. Suárez derrotó por más del doble de votos a su oponente macrista, Omar De Marchi, en las PASO gubernativas de junio, y superó por más de quince puntos al total de candidatos por sí solo.

Este contraste fue uno de los factores que impulsaron a Cornejo a desdoblar la elección provincial de la nacional. Sin embargo, aceptó organizarlas de modo que las PASO gubernativas fueran antes que las nacionales, y que las generales fueran entre las primarias nacionales y las elecciones generales, en septiembre. Al mismo tiempo, se presentó como precandidato a diputado nacional, casi a modo de “guiño” a favor del presidente, esperando que sus votos lo beneficiaran.

De este modo, el debate giró en torno a quien se vería afectado por el contraste anteriormente mencionado. Mientras que algunos auguraban que el voto favorable a Cornejo inclinaría la balanza a favor de Macri, otros consideraban que el rechazo al presidente era demasiado elevado y que, por el contrario, un mal resultado en Mendoza sería un bache en el camino para Suárez. Finalmente, luego de que durante gran parte del escrutinio Macri superara a Fernández levemente, finalmente la tendencia se invirtió, aunque el triunfo del ex Jefe de Gabinete fue uno de los más ajustados, por solo tres puntos y medio.

Si bien se considera un revés, lo cierto es que Suárez aún sigue muy por encima en las encuestas ante su oponente, la senadora nacional ultrakirchnerista Anabel Fernández Sagasti. Luego de derrotar por la mínima al peronista Alejandro Bermejo, en la interna de junio, la joven referente de La Cámpora, de solo treinta y cinco años, enfrenta problemas para aglutinar el voto del PJ en torno a su figura, algo común entre los candidatos kirchneristas que disputaron primarias, teniendo una intención de voto ligeramente inferior al casi 38% que obtuvo su sumatoria con Bermejo en junio. El apoyo de Cristina Fernández de Kirchner, con quien actualmente comparte bloque en el Senado y que visitó Mendoza durante la campaña representando una relación política de “madre e hija” con Sagasti, si bien logró apuntalarla un poco, es poco probable que le permita vencer a Suárez.

Esto para nada signifca que la UCR mendocina no vaya a tomar en serio el triunfo de Fernández. No sería raro, por lo tanto, que a partir de ahora Suárez se desligue del gobierno y trate de mantener la elección estrictamente provincializada. Ante la casi inevitabilidad de una derrota de Macri, el radicalismo, que Cornejo preside a nivel nacional, deberá comenzar a plantearse su futuro después del ciclo de Cambiemos, y es una parte crucial de este escenario retener Mendoza, el distrito de más peso que gobierna.

En Jujuy, donde Gerardo Morales obtuvo su reelección por más de diez puntos, también en junio, Macri ha sido derrotado por, exactamente, diecisiete (29.09% contra 46.09%). Mientras que puede considerarse muy raro, en realidad se debe tener en cuenta que los votos que llevaron a Morales a la gobernación se debieron más a su pacto con Sergio Massa en 2015, siendo esta la única provincia donde el actual candidato a diputado nacional se impuso en las anteriores presidenciales. En dicha primera vuelta, al mismo tiempo que Morales arrasaba al obtener la gobernación, Macri había quedado tercero cómodo con poco más del 17% de los votos.

Con su boleta pegada a todos los candidatos presidenciales menos a Scioli y Del Caño, el dirigente radical ganó la gobernación por primera vez con casi el 60% del sufragio, pero la victoria de Macri en el ballotage fue bastante más ajustada, con el 52.89%. Dicho en pocas palabras, los votos provinciales son radicales y massistas, por lo que el voto de Macri es, en realidad, bastante exiguo, y el pacto de Massa con Fernández ha permitido la victoria del Frente de Todos.

Corrientes hace honor a su nombre, y lo que corre en dicha provincia es un río de llanto para el oficialismo. Siendo un férreo bastión radical desde hace dos décadas, y habiendo sobrepasado al peronismo desde su fundación en 1946, perdiendo elecciones incluso con Perón mismo en la boleta.

Macri ha sido derrotado por casi veinte puntos contra Fernández, que logró un cómodo 53.00% contra el 33.14% del presidente incumbente (o saliente, como se prefiera decirle).

Hace unos meses, Corrientes fue el primer respiro oficialista al otorgar a la lista del goberandor Gustavo Valdéz para diputados provinciales más del 60% de las preferencias contra un peronismo dividido.

Sin embargo, los antecedentes históricos tampoco favorecían al gobierno nacional. A nivel presidencial y legislativo, el peronismo sí ha ganado varias elecciones en Corrientes, si bien el aparato provincial se le ha escapado siempre. El propio Scioli ganó allí, tanto en la primera vuelta como en el ballotage.

Morales ya ganó la reelección y, debido al desfase de los cargos correntinos provocado por la intervención federal de 1991, Valdéz no deberá enfrentarse con las urnas hasta 2021. Del mismo modo, ninguna de las dos provincias renovaba senadores nacionales, que suele ser un cargo de importancia para las gobernaciones. Por lo tanto, ninguno de los dos mandatarios se ha mostrado demasiado afectado por lo sucedido. Solo Cornejo, que se juega la victoria de su candidato, ha emitido un mensaje reconociendo la victoria de Fernández en su provincia.

Lavagna: la tercera opción que no fue y su futuro político

Hace unos pocos meses, se consideraba la idea de que Roberto Lavagna formase un “frente anti grieta” que superara las espectativas y derrotara a quien pasara a ballotage contra él (algo pronosticado en todas las encuestas, tanto para Macri como para Cristina). Casi todo el peronismo no kirchnerista, encarnado en las figuras de los gobernadores salteño y cordobés, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, y agrupado en la Alternativa Federal, contaba con que esto ocurriera. Lo mismo ocurría con el Frente Progresista, liderado por el mandatario socialista santafesino Miguel Liftchiz y su predecesor Antonio Bonfatti.

Sin embargo, pronto empezaron a surgir problemas: la proclamación de Alberto Fernández como candidato del kirchnerismo con Fernández de Kirchner como vice; la derrota de Bonfatti ante el peronista Perotti; la decisión repentina de Schiaretti de, muy lentamente, apartarse de la cuestión nacional para centrarse en Córdoba luego de su arrollador triunfo ante el radicalismo; el pase de Miguel Ángel Pichetto a la fórmula macrista; y, finalmente, el nulo peso del economista en el crucial distrito bonaerense, que se terminó de anular sobre todo luego de que Sergio Massa pactara con el Frente de Todos. Todos estos factores llevaron a que prácticamente el total de los gobernadores peronistas abandonara su intentona “tercerista”.

Con esta situación, Lavagna se ha quedado con solo un 8.22%, muy por debajo de la polarización nacional, y no ha dado muestras de querer pretender que esto pueda corregirse en octubre.

Sin embargo, ha anunciado su intención de que Consenso Federal se mantenga como una “tercera fuerza”, y se han dado dos importantes guiños de su posible cooperación posterior con un gobierno del Frente de Todos. Lavagna se comunicó con Fernández para felicitarlo por el resultado y, al día siguiente, Fernández elogió su figura como alguien que “se le da un problema y da tres soluciones” y afirmó que “cualquier presidente querría tenerlo como Ministro de Economía”. Sin embargo, es aún muy pronto (sobre todo teniendo en cuenta que aún se trata de dos candidatos que compiten por el mismo puesto) para hablar de un posible retorno de Lavagna como el “salvador post-crisis”, como se le suele recordar debido a su gestión entre 2002 y 2005.

De darse el escenario anteriormente dicho, el resultado no podría ser más irónico: Macri, con casi un tercio, queda políticamente sepultado, mientras que Lavagna, con menos de un cuarto, se mantiene como una figura destacable.

Lavagna y Urtubey

Los cinco candidatos derechistas

Durante estas elecciones, Macri tuvo que sufrir el bache de que hasta cinco precandidatos le disputaron, con diversos grados de éxito y discursos variados, el voto derechista: el libertario José Luis Espert, el conservador social Juan José Gómez Centurión, el neofascista Alejandro Biondini, el vecinalista Raúl Albarracín, y el autonomista y ex gobernador correntino José Antonio Romero Feris. Solo el primero y el segundo pasaron las PASO.

El más destacado de estos es la figura de José Luis Espert, que tuvo especial apoyo entre cierto sector minoritario pero creciente de la juventud. Macri, que ganó la primera elección presidencial en la que votaron ciudadanos de entre 16 y 18 años, depende mucho de este voto, pues es, junto con los adultos mayores, de los sectores que más tienden a digerir discursos rupturistas con “un pasado nefasto”, que son básicamente el pilar fundamental de la campaña del macrismo.

Una parte del sector liberal conservador de la sociedad, irritado por la supuesta actitud “tibia” de Macri a la hora de reducir el gasto público, se volcó a apoyar al polémico economista, Espert, que fundó el Partido Libertario y, posteriormente el Frente Despertar para respaldar su candidatura.

El hecho de que el gobierno nacional le diera al candidato libertario un cierto grado de importancia como para que este denunciara intentos de boicot a su candidatura (la fuga de su vice, la anulación controvertida de su lista de candidatos en la provincia de Buenos Aires, etc.) no hizo más que repuntar su figura.

Sin embargo, de modo sorpresivo, Espert solo superó las PASO por la mínima, muy por debajo de los cinco puntos de piso que se la auguraban, y de hecho quedó atrás de Gómez Centurión, que fue una de las grandes sorpresas de la jornada, pues muchos sondeos pronosticaban que no pasaría del punto porcentual. Romero Feris, que había refundado el antiquísimo Partido Autonomista Nacional, disuelto en 1916, hace ciento tres años, quedó en último lugar y ni siquiera en Corrientes, donde hubiera derrotado al bipartidismo en 1983 y lograra un triunfo aún mayor para su candidato a sucesor en 1987, pudo superar el punto porcentual.

Manuela Castañeira

La “interna” de la izquierda: Del Caño le ganó a Castañeira

La nueva coalición entre el Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad con su antes rival Movimiento Socialista de los Trabajadores, ambos representantes del movimiento trotskista electoralista, no representó un aumento muy significativo para el voto a su candidato, nuevamente Nicolás del Caño. A esto se le sumó el fracaso de lograr que el Nuevo MAS, de Manuela Castañeira, y Autodeterminación y Libertad, de Luis Zamora, se incorporaran al frente.

Sin embargo, la disputa entre Castañeira y Del Caño ha constituído una suerte de interna de facto, en la que Del Caño ha ganado al obtener el 2.86% y pasar las PASO, reteniendo para su formación el tercer lugar nacional que obtuvo en 2015, cuando disputó una primaria contra Jorge Altamira (quien actualmente chocó con un enfrentamiento dentro de su propio partido, del que fuera prácticamente su gran líder y referente durante décadas), pero con un peso ligeramente inferior a cuando superó el 3% en las generales, y muy inferior a cuando el FIT superó, sin el MST, el millón de votos en 2017.

Castañeira, que centró su campaña casi exclusivamente en el hecho de que es mujer (la única precandidata presidencial, para ser exactos), y en apoyar el aborto legal, (que será seguramente un tema central el año que viene, con un nuevo Congreso), obtuvo solo el 0.71%, quedando fuera de las presidenciales, si bien mejoró la performance de su partido con respecto a las PASO de 2015, en las que obtuvo solo el 0.40%.

El gobernador Bordet votando en Concordia

La elección en nuestra provincia


A pesar de los abrumadores triunfos tanto del gobernador Bordet como de sus candidatos municipales en junio, Entre Ríos resultó ser una decepción relativa para muchos peronistas, con una diferencia inferior a los diez puntos en la que Fernández apenas superó el 45% de los votos.

Sorprende la ajustada diferencia en Gualeguaychú, de apenas 1.100 sufragios (poco más de un punto porcentual), cuando hace tan solo dos meses un candidato directamente kirchnerista y apoyado por el peronismo, Martín Piaggio, resultó reelecto con algo más del 65% de los votos.


Escenario similar se dio en Paraná, donde la diferencia fue de solo cuatro puntos (menos de nueve mil votos), mientras que Adán Bahl venció al intendente saliente, Sergio Varisco, por más de 15.000 sufragios (aproximadamente diez puntos). Pese a lo anterior, a diferencia del anterior ejemplo, el carácter “menos peronista” de dicho municipio con respecto a los demás departamentos entrerrianos hace fácilmente comprensible este resultado. Una comparación de este resultado con el de los demás departamentos de la provincia permite constatar que fueron probablemente esos dos “declives” peronistas los que provocaron la reducción del voto del candidato Fernández con respecto al de Bordet, pues en el resto de los distritos entrerrianos de importancia los guarismos fueron similares a los de las generales de junio, y Macri fue derrotado incluso en los dos departamentos donde su candidato, Atilio Benedetti, había ganado en la elección gubernativa, Federación y Gualeguay.

Juntos por el Cambio y Consenso Federal fueron las únicas dos listas en tener una interna para los cargos de diputados y senadores. El polémico Alfredo De Angeli, que se presentó para la reelección en su banca, ejerce como senador desde 2013 y fue uno de los más destacados referentes de la conversión del PRO de un partido provincial porteño a una fuerza de alcance nacional. Compitió bajo la sigla Juntos Somos el Cambio contra el radical Raymundo Kisser (Futuro Entrerriano), senador departamental por Paraná, y el macrista disidente Pichi Blazquez (Defensores del Cambio), con la clara ventaja para De Angeli de ser el único precandidato al que se le permitió pegar su boleta con la de Macri. Las quejas de ambos competidores no sirvieron de nada, y De Angeli obtuvo más del 90% de los votos macristas, prácticamente asegurándose su permanencia en la cámara alta por otros seis años más, y manteniendo intacta la representación de su lista de diputados.

Consenso Federal, cuya estructura política en la provincia depende casi en su totalidad de la del Partido Socialista local, tuvo una interna entre dos listas, una encabezada por Lisandro Gamarra (A), y la otra por Ismael Etcheverry (B). A pesar de que fue, por lejos, la más competitiva de las internas, la Lista A hizo honor a su original numeración y logró el 60.38% de los votos al total de Consenso Federal.

El dólar y los sucesos posteriores


La victoria abrumadora de Fernández, inesperada, hizo saltar por las nubes la relación del dólar con el peso argentino, que creció a 62 y finalmente cerró en 53. Numerosos partidarios del macrismo, así como el propio presidente, han realizado insinuaciones posteriores en las que remarcan que se trata de un “castigo” del exterior y de los mercados por la victoria de Fernández.

Lejos de iniciar acciones para combatir lo ocurrido, o al menos de explicar la situación de manera coherente, el presidente ofreció una conferencia en la que declaró que “el exterior ya no confía en el kirchnerismo” y que “este tiene que hacer una autocrítica”. Las críticas a esto no se han hecho esperar pero, de todas formas, Fernández ha declarado que será el principal defensor de que Macri termine su mandato en tiempo y forma, el 10 de diciembre, lo que lo convertirá en el primer presidente no peronista en lograrlo desde Marcelo T. de Alvear, en 1928 (si descontamos a Agustín P. Justo, elegido fraudulentamente, entre 1932 y 1938). Lavagna ha afirmado lo mismo y ha declarado tener intención de “aportar lo que pueda a la gobernabilidad”.

En definitiva, no queda otra que aguantar hasta el 27 de octubre para ver sí, efectivamente, los dichos del mandatario han tenido algún tipo de repercución que le favorezca.

Reflexión personal

Hace mucho que hago reflexiones personales a la hora de redactar un análisis, pero debido a la magnitud de lo ocurrido el pasado domingo y a mi implicancia en el asunto como ciudadano y votante que soy, me permitiré hacerlo. Si quien lo lee no está de acuerdo, se puede quedar con el resto del artículo, aunque siempre me inclinaré por el intercambio de opiniones.

Lo sucedido durante las primarias no hace más que reflejar una realidad que ya se había plasmado en varios resultados provinciales, si bien, como yo mismo dije, de nada sirve centrarse en ellos para pronosticar un resultado nacional (basta con comparar las amplias victorias de Morales o de Suárez con los pobres resultados de Macri, o la amplia derrota de Fernández en Córdoba luego de que Schiaretti, que no le dio apoyo total, resultara reelecto por un margen aún mayor que el del presidente).

Pese a que para muchos puede resultar muy sorpresivo que Fernández haya ganado por tanto, en realidad es muy fácil de comprender y, si bien tengo opiniones encontradas, yo lo entiendo con claridad.


No creo delirar o incurrir en una falta de objetividad al afirmar que la Argentina se encuentra en medio de una crisis atroz, y tampoco creo hacerlo al juzgar que el gobierno de Macri es el principal factor detonante.

La inflación es actualmente incontrolable, y esto solo lo digo por apelar a lo mejor del gobierno y no afirmar que simplemente el oficialismo derrotado ha decidido de manera deliberada no intervenir en el incidente del día después para castigar a su pueblo. La indigencia, particularmente en los distritos grandes como la Capital Federal, ha tenido una escalada que llega a puntos intolerables. Siendo un país con proporciones similares a las de la India, y con recursos potenciales para alimentar con facilidad a cientos de millones de personas, el estado ha fracasado en darle un techo, trabajo y comida, a una población pequeña y de escasa densidad.

Mauricio Macri llegó al poder bajo una premisa con la que muchos partidarios se llenan la boca: “Al país se lo saca adelante trabajando”. Sin embargo, esta etapa empezó con despidos masivos (jamás olvidaré que estos fueron combustible para mi primera novela, “Oferta de Trabajo”, en 2016) y finalizará con un nivel de desocupación con poco o ningún precedente. A los hechos me remito al afirmarlo.

Por último, y esta será quizás la señalación más pasional de la reflexión, me disculpo por ella si debo hacerlo, Macri se ha limitado a reconocer que perdió porque es un hecho, pero no ha “admitido” el resultado, ni mucho menos ha tenido autocrítica alguna. Se ha portado más bien como un niño malcriado que cree merecer un triunfo que ha demostrado con hechos no merecer (dejo a criterio personal de quien lo lea, y mío propio, discutir si Fernández merece o no el triunfo que obtuvo). Ha afirmado públicamente que el mercado va a tomar represalias contra nosotros, el pueblo que lo puso en su cargo, por no darle la victoria, casi como si nos amenazara de cara octubre. El único precedente de algo semejante desde la recuperación de la democracia fue el “soy yo o el caos” utilizado por cierto presidente en la década de 1990. Después de treinta y seis años en los que la Argentina ha elegido libremente a sus líderes, me resulta personalmente un desplante al pueblo que alguien pretenda ganar una elección con amenazas.

Efectivamente, nuestro país estará siendo castigado, y muy duramente, si dejamos que nos gobiernen aquellos que ponen nuestra democracia a merced del mercado, y condicionan el voto del pueblo a los movimientos económicos externos. Más castigo estaremos recibiendo si, de modo irónico y casi tragicómico, son quienes defienden esta situación y la manifiestan sin vergüenza, los mismos que se jactan de ser, para la Argentina, una propuesta republicana.

Read More →

CHEQUES EN FUGA HACIA LA IMPUNIDAD

La política tiene cosas que a simple vista sorprenden por lo burdas y hasta groseras, que no responden a falta de tacto sino que son producto de la impunidad previamente garantizada. Cuando oficialmente se retacearon datos sobre los niveles de corrupción que se había enquistado durante los dos periodos anteriores, se privó a la ciudadanía de conocer lo que la prensa no le ocultó. De ello dan cuenta las imputaciones judiciales que involucran a Sergio Urribarri, parientes y colaboradores directos, quedando la sensación de que enfrentar al ex mandatario y revelar sus picardías sería políticamente riesgoso. Los costos morales no importaron. Hay groserías que no son nada inocentes porque se sostienen en la siempre a mano impunidad. La mayor muestra fue tranzar con quien dejaba el sillón y a través suya con la jefa de la mayor asociación ilícita de que se tenga memoria para saquear al Estado. Hoy, en paralelo, en el ámbito legislativo se investigan contratos truchos que le sustrajeron al Tesoro más de 2.000 millones de pesos. La muy burda y sospechosa sustracción de más de 1.200 cheques que eran traslados sin la menor seguridad, certifica la existencia de una banda bien aceitada que respondería a alguien muy bien encubierto.

Luis María Serroels
Especial para INFONER

¿Cómo debería interpretarse que semejante documentación probatoria en un caso de extrema gravedad, sea transportada sin el debido protocolo de resguardo? ¿Acaso es la novedosa forma de proteger elementos tan sensibles para dilucidar hechos que tiñen desdorosamente al Poder Legislativo? Este suceso se suma a las diversas chicanas que se están esgrimiendo durante la investigación de empeñosos fiscales.

Según un pormenorizado informe del sitio ANALISIS Digital y el programa televisivo Cuestión de Fondo, el material de marras provenía de Rafaela (Santa Fe) donde está ubicado el archivo tercerizado del Banco de Entre Ríos (AZ Administración de Archivos S.A.), requerido por los fiscales Patricia Yedro e Ignacio Aramberri para cotejar dicha documentación. Ahora se deberá determinar si realmente se trató de un robo circunstancial (cosa que no debería suceder si estuviesen fuera de la vista de eventuales “chorros” que actúan “al boleo”) o si quienes lo trasladaban ya lo habían dejado en un lugar determinado antes de arribar a destino.

Es que según ANALISIS, AZ depositó el 18 de julio en la sede de la contratista Adel Mar, 11 cajas cerradas, que arribaron a su planta de Colonia Avellaneda. Una de dichas cajas –que contenía 1.227 cheques emitidos por la Legislatura- debía ser derivada a la entidad bancaria al día siguiente para ser analizadas. Fue justamente esa caja la que desapareció. ¡Oh casualidad!

Recién el 23 de julio un representante de AZ se apersonó ante un fiscal de turno pero al parecer nadie de la justicia se percató de que se trataba del material requerido por la causa. “Aunque usted no lo crea”, diría Ripley. Pero el episodio que relataron los repartidores de 11 paquetes al día siguiente es una auténtica burla al entendimiento de los investigadores y de la ciudadanía en general.

Dijeron haber parado en una zapatería de calle Provincias Unidas para dejar una encomienda, descendiendo los dos empleados y ¡oh desagracia!, al retornar al vehículo, de los 10 bultos restantes justo había desaparecido el que contenía los cheques.

Se supone que una empresa que transporta material tan sensible como documentación financiera, debería extremar las medidas de seguridad y, cuanto menos, exigir que una persona permanezca dentro del rodado.

Esto, aquí y en la China significa mafia pura.

La versión de que advertidos ambos empleados del delito ante el aviso de una ocasional testigo del robo y huida de los autores, terminaron hallando en un baldío la caja (pero vacía). Reiteramos: ¡mafia pura!

La falta de denuncia en Paraná del delegado de AZ en Colonia Avellaneda –los fiscales lo supieron por información del banco-, acrecienta las sospechas. Y además robustece la hipótesis inicial de una organización delictiva muy bien orquestada que se instaló en la Legislatura. No menos vergonzoso es que algunos legisladores que contrataban personas para diferentes tareas, se quedaban con una porción del dinero percibido.

Quienes hacían los trabajos terminaban compartiendo el producto con varios que con sus sentaderas han venido deslustrando las butacas de los sagrados recintos. Además, hubo presta nombres que con total impunidad se asociaban a la gran maniobra que, como hemos citado, significó para los autores una suma superior a los 2 mil millones e pesos.

Lo cierto es que fueron sustraídos con sorprendente puntualidad, precisión y escape, valiosos medios de prueba cuya desaparición resulta altamente beneficiosa para vulgares estafadores al Estado (ergo, a los ciudadanos). El artículo 255º del Código Procesal Penal fija claramente las penas que recaen sobre quien “sustrajere, alterare, ocultare, destruyere o inutilizare en todo o en parte objetos destinados a servir de prueba ante la autoridad competente…”.

Comprende especialmente a registros o documentos confiados a un funcionario público u otra persona en el interés del servicio público. Hasta el momento de despachar esta columna, ninguna novedad se conocía. Claro que este asunto comparado con la corrupción del urribarrismo (protegida bajo los fueros), en perjuicio del Estado entrerriano durante 8 años, parecería una bagatela. Pero está lejos de serlo.

Read More →

Por la boca muere el pez

Los actos comiciales en ciernes tienen como característica, más que nunca, la confusión y la pérdida de memoria de ciertos contrincantes. Hoy todo lo malo que Mauricio Macri se privó de revelar como herencia de la gestión kirchnerista, pareciera obrar a favor de un retorno que aviesamente se maquilla como única opción. Si ese propósito cobijado bajo el nombre de Frente de Todos, llegase a tropezar en el camino con recordatorios que no admiten cuestionamientos por su contundente veracidad, las estimaciones sobre resultados caerían en fuertes dudas. Una mirada amplia sobre la era K serviría para que el electorado tenga frente a sí elementos que coadyuven a elaborar sus preferencias. Existen datos que quedan fuera de toda rotulación de materia opinable, porque de hecho las cifras fehacientes son irrebatibles. Ciertas expresiones del candidato cristinista permiten reflexiones provechosas. Aferrarse a números concretos implica probarlos. Quien mienta se hará cargo.

Luis María Serroels
Especial para INFONER

Por estos días las redes sociales divulgaron datos completos sobre el balance que dejaron los 12 años de gobierno del Frente para la Victoria. Algunas referencias favorecen a Néstor Kirchner en su primer período, no así a su esposa (sucesora desde 2007 hasta 2015) donde los grandes temas de la acción gubernativa de un país revelan datos que lejos están de favorecerla (serían los que el macrismo se privó de mencionar hasta ahora). De todos modos, la mácula desdorosa que terminó marcando al matrimonio fue la corrupción y el enriquecimiento ilícito en banda. No pocos recuerdan y el actual candidato presidencial Alberto Fernández lo acaba de reconocer, que CFK dejó tras su gestión tres graves problemas: cepo, inflación y déficit fiscal. Más adelante proporcionaremos cifras.

El Estado fue saqueado y el volumen de las cifras que se manejan confirman que se reemplazó el verbo servir por el verbo servirse.

Cuando Alberto Fernández dice sin sonrojarse que “no hay que mirar hacia atrás”, está apostando al milagro de una amnesia colectiva, porque un análisis de la performance cristinista da cuenta de innumerables tropiezos y fuertes errores de apreciación de lo que supone gobernar un país. Al menos hacerlo sin caer en el imperio del cohecho. Cuando tras el fenomenal apagón del pasado 9 de junio, tanto Alberto Fernández como el políticamente resignado Sergio Massa, aprovecharon para echarle la culpa al gobierno de Cambiemos en busca de captar adhesiones e incurriendo en un opaco oportunismo. Así cometieron el pecado del apresuramiento que siempre desemboca en el embudo de la desvergüenza.

La realidad los sepultó y si se evocaran las inundaciones de La Plata que dejaran muertos, heridos y desposeídos de sus hogares por carencia de obras hidráulicas, habría que medir cada dicho. Allí gobernaba Daniel Scioli.

Pero volviendo a la campaña de la coalición Frente de Todos, el cambiante tenor de las declaraciones del cabeza de fórmula muestra signos de inseguridad no exentos de amnesia. Cuando filosofa que “una sociedad que olvida a sus viejos es una sociedad miserable”, incurre en una vulgar mixtura de blooper y malicia, porque si alguien se burló de los abuelos durante su mandato fue Cristina Fernández el día que vetó la ley del 82 % móvil para jubilados y pensionados aduciendo que ello le haría un gran perjuicio al Estado (eran épocas en que cada fallo judicial favorable a los olvidados viejos era apelado de inmediato, especulando con que muchos morirían antes de disponer de fondos genuinamente propios, lo que en buen romance significaba intercambiar óbito por ahorro de recursos).

Continúa diciendo el reconciliado Fernández, que “no es posible que no les podamos garantizar dignidad a los que toda la vida trabajaron” (ni más ni menos que lo que Cristina hizo). Esto se llamaría Fernández versus Fernández, pero Sergio Massa en aquella ocasión terminó aplaudiendo el cuestionado veto. Y como remate, el hoy postulado para la Casa Rosada prometió que de ganar el FPT, “recuperaremos para los jubilados la pérdida real que han sufrido, recomponiendo el ingreso”. Como aditamento a su generosidad anunció que CFK pedirá al Congreso una ley que diga que los jubilados no pagarán sus medicamentos porque el Estado los subsidiará.

Sería útil remitirse a los números que resultan del balance de 12 años de continuidad K. Ello conduce a reflexionar que para la crítica se requieren dos condiciones ineludibles: motivos y autoridad moral. Resulta imposible sintetizar un informe sobre la herencia que dejó el cristinismo en diciembre de 2015. Valga señalar que una mera síntesis ocupa cuatro carillas en cuerpo 12 para entender la dimensión. El trabajo pertenece a Juan Gasalla y advierte que luego de 8 años de gestión, Cristina Fernández entregó las riendas del poder con mayoría de indicadores económicos en retroceso. Y agrega que la salud de la economía mostraba un notable deterioro en la comparación con la administración de Néstor Kirchner.

Los lectores no tienen porqué devanarse los sesos buceando en los vaivenes de los análisis económico-financieros. Pero a grandes rasgos, el trabajo de Gasalla deja interesantes datos. Respecto del siempre temible déficit fiscal, menciona que CFK durante cada uno de sus últimos cuatro años (segundo mandato) dejó un déficit primario. La primera mandataria produjo que se esfumen casi un 40 % de las reservas del BCRA (una fuente lo atribuyó a transferencias al Tesoro para sostener el subsidio al transporte, combustibles y planes sociales). Pero también de la Anses partieron altas partidas maquilladas como préstamos al estilo de “paga Dios”, como se hizo con la mal conducida y deficitaria Aerolíneas Argentinas, un verdadero agujero sin fondo. También hubo más inflación real (muy por encima de la que mandaba dibujar Guillermo Moreno bajo pena de aplicar sanciones a los técnicos del Indec. La inflación “oficial” acumulada en la era Cristina alcanzó el 140 %, pero la real registrada por un sitio especializado superó el 490 por ciento. La economía se estancó a pesar de un guarismo de crecimiento falsificado que –según los especialistas de Arklems- desde 2007 acumulaba “fallas, improvización y oscurantismo”. Tampoco fue satisfactoria la evolución del PBI per cápita.

También el informe registra una caída de la actividad industrial y exportadora, mayor endeudamiento, aumento de la pobreza cuyos índices también dibujados fueron desmentidos por entidades especializadas, pero además la desocupación se ocultaba mediante planes sociales sostenidos por el Estado. Esto pudo considerarse un auxilio transitorio entendido como un salvavidas, pero la generación de empleo en blanco lejos estuvo de lograrse.

El empleo no registrado siempre ha sido un dolor de cabeza para todo plan de gobierno. Días pasados el candidato K Alberto Fernández disparó críticas contra el actual gobierno referidas al cepo cambiario y la demanda de dólares que dejaron al país con “la soga al cuello” y “endeudado en al 95 del PBI”. Además se remitió a índices inflacionarios dejados por CFK que respondían a las picardías de Moreno y que fue intervenido precisamente por quien postula el Frente de Todos, siendo Jefe de Gabinete. El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne le recordó que se apelaba a las rentas de la Anses y se sacaban fondos del Banco Central a tasa 0 %. Se supone que esto es comprobable para no confundir ni engañar al ciudadano. Pero el funcionario macrista también le proporcionó datos fidedignos que están a disposición sobre el PBI. Otra referencia ministerial fue que “el kirchnerismo nunca se desendeudó; se cansaron de pedirle dólares a Venezuela, saquearon el Banco Central y dejaron 40 mil millones de dólares de deudas pendientes”.

No todo puede ser materia opinable, porque las cifras registradas resultan contundentes más allá de la inclinación política de cada uno.

En las postrimerías de su segundo mandato, Cristina Fernández hizo declaraciones picantes que Alberto Fernández le retrucó en diciembre de 2015 durante una entrevista televisiva: “Creo que Cristina tiene una enorme distorsión sobre la realidad, francamente lo digo. Si revisa las cosas que dijo debería rectificarse un montón de cosas. Llegó a decir que Alemania estaba peor que nosotros en materia de pobreza. Sostuvo hasta el final que el cepo no existía y que la inflación no es importante. Eso es negativo, es una negación terca, por momentos absurda. Estas cosas son las que deterioraron su base electoral”.

Incluso meses antes había criticado duramente a su hoy jefa política enrostrándole haber mentido respecto del Memorando firmado con Irán y referido al atroz atentado contra la sede de la AMIA hace ya 25 años. Días pasados la ex presidenta, aludiendo al incremento de segundas marcas, dijo que “No nos merecemos tomar leche que no es leche”.

Se ignoran sus conocimientos sobre bromatología pero debe recordarse que durante su gestión debieron cerrarse 5.000 tambos porque los costos superaban fuertemente al precio de venta.

Esto explica palmariamente porqué Alberto Fernández aboga tanto para que la ciudadanía no mire hacia atrás. Como dijera Joan Manuel Serrat: “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”.

Read More →

OPINIÓN. Una gran Nación se construye con la unidad de todos

Argentina se encuentra en un importante proceso de transformación que no debe detenerse. El país empieza paulatinamente a mostrar resultados satisfactorios, esperados, del esfuerzo que todos los argentinos venimos haciendo desde hace tres años, pesado pero necesario para los cambios que debían hacerse.

Por Nicolás Mattiauda

Estoy convencido de que el esfuerzo de sus habitantes es el principal motor para empujar a un país hacia adelante. Claro que el mismo debe verse compensado con una retribución que les permita desarrollarse sin generar dependencia del Estado ni de los políticos. Todo esfuerzo, a la larga, tiene su recompensa. Y eso es lo que sucederá en la Argentina de los próximos años cuando empiecen a dar resultados las grandes y necesarias transformaciones que implementó el gobierno de Mauricio Macri.

Es un valor fundamental entender que el esfuerzo sirvió para construir las bases del país que merecemos. Hay infraestructura para poner a la Argentina a producir y generar riqueza. Y un ejemplo concreto de ello es el frigorífico Alberdi S.A. de Oro Verde que pasó de estar a punto de cerrar y dejar sin trabajo directo a 100 personas, a casi triplicar su planta de personal debido a los nuevos mercados abiertos gracias a la política del gobierno nacional de insertase en el mundo.

Más allá de que hay mucho por hacer, por mejorar, las oportunidades que se presentan para el país son muy importantes si se mantienen las buenas relaciones con el mundo, si hay un presidente como Mauricio Macri que ha demostrado tener un liderazgo tan fuerte que ha recibido el reconocimiento de los jefes de Estado de la región, incluso de los mayores referentes políticos internacionales que lo reciben con especial entusiasmo y respeto.

Tan fuerte aparece su liderazgo que el candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto, no ahorra elogios hacia la figura del mandatario. Un compañero de fórmula que, formando parte de un espacio político distinto, hizo una oposición responsable, aportó a la gobernabilidad, entendió las reglas del juego y aceptó el desafío porque comprendió que los objetivos comunes planteados por el gobierno nacional (entre ellos, apertura de nuevos mercados, infraestructura para desarrollar la capacidad productiva, lucha contra el narcotráfico) eran el camino correcto.

El candidato a vicepresidente ha planteado algo fundamental para el país que se viene: dos argentinas con pensamientos polarizados no hacen una Nación, sino que la misma se construye con la unidad de todos los argentinos.

Y lo reafirmo: para construir una Nación poderosa debemos trabajar todos los días por la unidad de los argentinos y en el contexto de lo planteado la expresión política para lograrlo está en la fórmula Macri-Pichetto.

  • Senador provincial por el dpto. Gualeguaychú (Juntos por el Cambio)
Read More →

UN INCENDIO POR OTROS MEDIOS

¿Basta con ser comedido, diligente y algo entendido en política para ocupar un cargo público? ¿Y especialmente para integrar una lista de legisladores? Podría discutirse. Pero por encima de todo, si no se reúne un alto nivel de moralidad y honradez, antes que el sufragante lo amoneste en el cuarto oscuro, debería ser vetado por la propia corporación partidaria. Y para ello es menester generar una legislación basada en premios y castigos. Porque guarecerse en una lista sábana sin poder exhibirse como modelo de honestidad intelectual, amén de portar uñas cortas es una grave ofensa a la democracia y a la ciudadanía en su conjunto. Es este un fenómeno que integra la galería de las malas costumbres argentinas. Más grave aún es si quienes delinquen a troche y moche apoltronados en un despacho, metiendo mano donde no se debe para asegurarse un buen futuro, aún estando hoy alojados en un penal, son habilitados para ser candidatos al cargo que deseen. En vez de sancionar al corrupto se lo premia para que vuelva a sus andanzas. Al zorro le vuelven a liberar la entrada al gallinero.

Luis María Serroels
Especial para INFONER

El 28 de octubre de 1983 el justicialismo reunió junto al Obelisco porteño a una verdadera multitud de adeptos para proclamar la fórmula presidencial Italo Luder-Deolindo Bittel. Faltaban un par de días para los comicios generales que le abrirían las puertas a la recuperada democracia cercenada por la más sanguinaria dictadura cívico-militar de que se tenga memoria. Al culminar el acto, el sindicalista Herminio Iglesias, candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, después de culminar un insultante discurso dirigido a Raúl Alfonsín, no tuvo peor idea que prenderle fuego a un pequeño ataúd con los colores de su partido y el nombre de quien luego se convertiría primer mandatario. No son pocos los que sostienen que esta barbarie contribuyó a dar vuelta las encuestas que daban ganador al partido de Juan Perón. Además, la intervención de un sindicalismo muy rechazado por las bases fue una pesada carga. El 10 de diciembre de 1983 el líder radical se colocaba la banda y recibía el bastón presidencial. El despropósito de Iglesias resultó electoralmente letal para el justicialismo.

Los últimos años en nuestro país se han dado situaciones escandalosas sobre enriquecimiento desmedido de cierta corporación política arribada al poder con gran apetito y total desmesura y glotonería por el patrón dinero, que terminó saqueando al Estado.

Ello ha contado con la colaboración, por repudiable lentitud, de ciertos estamentos judiciales débiles ante las chicanas de los defensores, que especulan con que los .vaivenes de las instituciones entronicen cómplices empeñados en cambiar leyes que les permitan sortear el merecido encierro.

La sociedad argentina mayoritariamente rechaza la pereza judicial y repudia la impudicia de ciertos magistrados fácilmente permeables a retribuciones que estimulen y alimenten su afán de riqueza. Conocido es que un alto magistrado que cometió una grave falta sobreseyendo en tiempo récord y sin investigar a un matrimonio presidencial y mandando al archivo la causa, una vez obtenida su jubilación admitió su reprobable actitud atribuyéndola puerilmente a amenazas de muerte (que debió denunciar y no lo hizo). Ello ameritaba una excusación inmediata permitiendo que los mecanismos judiciales obren en consecuencia, dando lugar a otro juez.

Cuando hablamos de los atributos que se deben ostentar a la hora de ser examinado por la ciudadanía, estamos demandando una mayor elevación integral de los candidatos.

Pero cabe preguntarse: ¿es tolerable que un escaño se convierta en tabla de salvación para los delincuentes? ¿Es lícito que la banca sea el refugio de los corruptos mediante el auxilio de los fueros?

En las democracias impolutas la mera sospecha bastaría para excluír a quien no reúna las condiciones de la debida decencia, sin necesidad de que haya o no sido condenado por los jueces, porque la más minima sospecha tiene suficiente entidad para evitar el ludrivio público. El derecho de admisión no debería tener excepción alguna. En una sociedad que se precie de cultivar los mejores valores de la convivencia ciudadana, los eventuales candidatos a integrar listas electorales deben mostrar una total vocación por el bien y rechazo por el mal. En Argentina los cuerpos legislativos suelen adoptar la condición de virtuales aguantaderos.

Quienes –si prosperase una ley en ciernes- sabrán que no podrán salvarse detrás de la condición de legislador y la moral ocuparía un sitio predominante. No honra tanto la banca a quien posa sus sentaderas sobre ella, sino que mayor debe ser el respeto por ella del legislador jerarquizándola.

Días pasados se reactualizó el tema vinculado con la prohibición de ocupar listas electorales a quienes estén condenados por corrupción (en noviembre de 2017 se frustró en la cámara baja un intento en este sentido, porque legisladores que tenían cola de paja boicotearon dicha iniciativa). Eran tiempos en que un ex presidente de la nación condenado por gravísimos delitos, prorrogaba su mandato como senador porque su sentencia no se hallaba firme y aún hoy se aguarda semejante decisión. En ese entonces el período ordinario de sesiones llegaba a su fin y con ello todos los dictámenes volvían a cero.

Una obra propia de un acendrado corporativismo. No es ocioso recordar que el 15 de mayo de 2018 se había insistido con una iniciativa similar que jamás llegó al recinto. Ahora nos encontramos con que habrá un nuevo intento por debatir una cuestión tan sensible, tendiente a que el venidero 6 de agosto durante el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales (faltando pocos días para las PASO presidenciales y legislativas nacionales) se reabra la discusión. Se vincula con la ley “Ficha Limpia” que rige en Brasil, que fuera aprobada en mayo de 2010 y que el año pasado le impidió al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva postularse para la presidencia por su condición de condenado por corrupción.

Hoy en Argentina, el diputado suspendido y preso (con otras causas pendientes) Julio De Vido, se postula para una nueva banca. Hablamos de quienes robaron en la función pública, el Estado, cancelaron el costo de obras con sobreprecio nunca terminadas y ni el mejor maquillaje les da un rostro de honestos. Todo esto no es otra cosa que una sonora bofetada en el rostro de la ciudadanía sana de la república.

No valen argumentos vinculados con el nivel intelectual ni el grado de formación política. Se trata, ni más ni menos, que de una cuestión de moral, tan escasa en cierta clase política.

En estos días de avalancha propagandística que no ofrece nada nuevo y abunda en promesas, es bueno recordar la frase del senador romano Cantón el Viejo (siglo II): “Res non verba” (“Hechos no palabras”). Imposible no advertír que ciertas frases proselitistas prometen revisar el Pacto del Mercosur y ordenar el país. El presidente brasileño no demoró en revelar su molestia, frente a una alianza muy sensible fruto de la decisión de ambos países junto a Uruguay y Paraguay y que precisamente hoy fortalece su vigencia tras el acuerdo con la Unión Europea. El fantasma del maridaje con la dictadura venezolana ronda y preocupa. Prometer hacer ahora lo que no se hizo en 12 años de desbarajuste, es una inocentada y difamar a altos funcionarios que heredaron tan pobre gestión, una estrategia trillada. A las obras públicas no se las promete como cantilena aburrida sino que se las exhibe cuando están finalizadas. Ahí radica la palmara diferencia. Y cuando las promesas y críticas surgen de la boca de quienes han quedado sellados en documentos imborrables, el olfato ciudadano se sensibiliza más.

Los spots de alguien que deja aviesamente de lado su pasado de ofensas y deslealtades contra una presidenta que lo rescató de la neblina política para que exhiba una nueva estética facial, provocan asombro.

Las ironías suelen ser muy crueles. Las duras y agraviantes acusaciones que Alberto Fernández le dedicó a Cristina Fernández cuando se alejó del FPV, hoy se convierten en un bumeran porque obran como material para enriquecer los spots anti kirchneristas.

Napoleón Hill escribió que “La deslealtad lo marca a uno como siendo menos que el polvo de la tierra y trae además el desprecio que se merece. La falta de lealtad es una de las mayores causas del fracaso de cada camino de la vida”. Y las marcas que deja jamás se borran del todo.

Read More →