Sociedad

Castillo: «El conocimiento solo es útil cuando se comparte»

Tras haber resultado electo como concejal de Gualeguaychú, el médico y escritor Luis Castillo comenzó a investigar sobre la tarea legislativa y las competencias de un Concejo Deliberante. Reunió tanto material y de tanta utilidad que decidió plasmarlo en un nuevo libro.

Luis Castillo, escritor de Gualeguaychú, ganador del Premio Fray Mocho de Novela con su obra «Crónica de héroes y traidores», asumirá como concejal este 10 de diciembre por el partido vecinalista «Gualeguaychú entre todos».

A fin de prepararse para el nuevo rol que asumirá, comenzó a investigar detalles sobre la tarea de los concejales y como resultado de dicha recopilación y análisis de datos, nació «Diario de sesiones», que será presentado en el HCD, el 27 de noviembre.

¿Cómo surgió la idea de escribir este libro? ¿Ya habías escrito alguno con una temática similar?

La idea surgió casi naturalmente cuando comencé a investigar acerca de lo que significaría mi labor en el concejo deliberante. Sin dudas había que estudiar cuestiones con las que habitualmente no me manejaba, como son las actividades parlamentarias, la jerga judicial, la acción legislativa en definitiva.

En un sistema republicano cómo el nuestro, el poder legislativo tiene una importancia supina ya que, al prácticamente no tener injerencia a nivel municipal lo relacionado al poder judicial, en la práctica coexisten dos poderes (el ejecutivo y el legislativo) y cada uno, dentro de normas y reglas previamente establecidas por la Constitución, buscan ejecutar acciones tendientes al bienestar general.

Esto es un poco a grandes rasgos en donde estriba la importancia de la acción legislativa ya que además de la tarea normativa, es decir, generar ordenanzas que buscan el ordenamiento y la organización social, el concejo deliberante es el órgano de control por excelencia del departamento ejecutivo, es decir, del intendente.

Esto que parece tan sencillo de enunciar en la práctica significa una verdadera búsqueda e investigación bibliográfica, generación de mapas conceptuales que ayuden a quienes, cómo yo, desconocíamos por completo el ordenamiento legal, el armado de un presupuesto municipal, etc. Pues bien, una vez que hice todo ese recorrido que me llevó meses de trabajo, me di cuenta que el libro estaba armado. A partir de allí las opciones eran dos, me guardaba la información para mí solo o la compartía. Bueno, lo que elegí está a la vista. Soy un convencido que el conocimiento sólo es útil cuando se comparte.

¿Qué aspectos de la actividad de un Concejo Deliberante descubriste durante la investigación y el proceso de escritura?

Ante todo que es un mundo nuevo, desconocido y fascinante en donde las acciones u omisiones repercuten, para bien o para mal en toda una comunidad. Eso marca un nivel de responsabilidad muy grande y nos obliga a dedicar tiempo y esfuerzo y eso es, en definitiva, lo que la gente puede notar como crecimiento o como estancamiento.

Los tiempos cambian vertiginosamente y pertenecemos a la aldea global, es decir, no somos una isla en donde no nos afecta lo que suceda a nivel nacional o internacional. Todo lo contrario, por eso es fundamental la planificación, la capacidad de respuesta ante nuevos desafíos y para todo eso no queda otra alternativa que la permanente capacitación, la discusión, el intercambio permanente de ideas exentas de dogmatismo y con una clara visión de comunidad.

¿Entrevistaste a actuales o exconcejales?

Hablé con concejales en ejercicio y con mandato cumplido, con abogados, fiscales, jueces, contadores, historiadores, pero básicamente con los usuarios de toda esa actividad: la gente. El vecino. Nuestro mandante en definitiva.

¿Cuáles son tus objetivos como próximo concejal de Gualeguaychú?

Mi mayor anhelo es generar un ámbito de discusión de los diferentes temas y problemas que vemos o nos hacen notar los vecinos que existen. El concejo deliberante es el lugar por excelencia para generar debate, intercambio de ideas, discusión de proyectos, de prioridades, de necesidades.

Necesitamos recuperar no solamente en el concejo deliberante sino en la sociedad toda la posibilidad de disentir sin agresión, de discutir sin gritar, de exponer argumentos y no chicanas que solo generan división y enfrentamientos.

Castillo

Llevo muchísimos proyectos que me acercaron vecinos, instituciones, etc. y quiero que se escuchen, que se debaten, que se apoyen si se consideran necesarios o se me demuestre lo contrario a fin de mejorarlos y que puedan cumplir con el objetivo de tener una ciudad mejor. La herramienta más importante que tenemos es la palabra, no la menospreciemos, no la deshonremos.

Read More →

Una anécdota de Perón en medio del odio hacia los indígenas en Bolivia

Estaba leyendo un excelente artículo del depuesto vicepresidente Álvaro García Linera (uno de los grandes intelectuales latinoamericanos contemporáneos) sobre el odio al indio en Bolivia y recordé una anécdota que alguna vez rescató Horacio Verbitsky en “Página/12”.

Por Jorge Pedro Busti

Según su último secretario Legal y Técnico, Julio C. González, en 1944 Perón recibió en la Secretaría de Trabajo y Previsión al cacique Cayuqueo. Mientras dialogaban en lengua mapuche, quien luego sería presidente de los argentinos quiso saber por qué una persona acompañaba permanentemente al cacique. “Es el director de Migraciones”, le hicieron saber a Perón. Y de ese modo también se enteró que, desde la época de Julio Argentino Roca, los aborígenes no estaban autorizados a ingresar a la Capital Federal sin permiso de la Dirección de Migraciones.

Inmediatamente Perón redactó un decreto derogando esa aberrante restricción y se lo mandó al presidente Farrell, de modo que los “ciudadanos autónomos tuvieran libre acceso a la Capital Federal y a todos los lugares del país”.

Pero Perón no sólo expresó que “los indígenas son los más argentinos de los argentinos” y reivindicó a estos pueblos originarios, sino que -según muchos historiadores- tenía ascendencia tehuelche. Verbitsky también cita el testimonio de otro funcionario del ex presidente, Enrique “El Gordo” Oliva, quien en el año 2000 contó a “La Nación” que durante su exilio en Caracas, Perón dijo en presencia de Juan Carlos Cornejo Linares, Manolo Buseta y John William Cooke: “Me siento muy honrado por llevar sangre tehuelche, descendiendo por vía materna de quienes poblaron la Argentina desde siglos antes de llegar los colonizadores”.

Ese desprecio visceral hacia los pueblos originarios, que se patentiza en lo que ocurría con absoluta normalidad antes de Perón, y el silencio cómplice frente a su exterminio en la Patagonia, ha sido moneda corriente en nuestro país. En su artículo García Linera explica: “La pregunta que todos debemos responder es: ¿cómo es que esta clase media tradicional pudo incubar tanto odio y resentimiento hacia el pueblo, llevándola a abrazar un fascismo radicalizado y centrado en el indio como enemigo? ¿Cómo hizo para irradiar sus frustraciones de clase a la policía y a las FFAA y ser la base social de esta fascistización, de esta regresión estatal y degeneración moral?”

Cuando observamos cómo las hordas motorizadas queman con profundo odio la bandera Whipala, cómo se autoproclama presidente una senadora ultraderechista ante una Asamblea Legislativa totalmente vacía, o cómo en nombre de la Biblia un empresario que perdió sus privilegios con la nacionalización de los hidrocarburos ordena una cacería hacia funcionarios y familiares de Evo Morales, comprendemos que -como escribía con meridiana sapiencia Raúl Scalabrini Ortiz- el supremacismo blanco y la imaginada superioridad racial siguen tan vigente como hace siglos.

Cierra García Linera diciendo: “Por ello no sorprende que mientras los indios recogen los cuerpos de alrededor de una veintena de muertos asesinados a bala, sus victimarios materiales y morales narran que lo han hecho para salvaguardar la democracia. Pero en realidad saben que lo que han hecho es proteger el privilegio de casta y apellido. El odio racial solo puede destruir; no es un horizonte, no es más que una primitiva venganza de una clase histórica y moralmente decadente que demuestra que, detrás de cada mediocre liberal, se agazapa un consumado golpista”.

Read More →

Con los Gurises No. Madres y Luchadoras

Un grupo de mujeres de Urdinarrain es parte de la organización “Con Los Gurises NO”, una asociación que trabaja en la prevención del Abuso Sexual Infantil (ASI), transformando el dolor en acción para proteger a los más pequeños.

Por Juan Fernández, para Mi Ciudad

En el año 2000 se designó el 19 de noviembre como el Día Mundial para la Prevención del ASI con la finalidad de divulgar la existencia e importancia del problema, y dar apoyo en las estrategias de prevención.

La Convención Internacional de los Derechos de los Niños señala que todos los niños y niñas tienen derecho a ser protegidos contra la violencia, el abandono, el descuido, la explotación y el abuso sexual y que, los gobiernos y sociedades civiles tienen un papel importante para garantizar que nunca sean maltratados en el entorno familiar, escolar o público.

En Urdinarrain existe desde hace algunos años una Asociación que protege el derecho de los niños y convierte a esas simples personas en seres especiales que defienden a todos nuestros gurises. Son en su mayoría mujeres, madres, algunas de ellas de niños abusados, que llegaron a ser reconocidas en la Cámara de Diputados y en el Congreso de la Nación por su trabajo.

La ONG nació luego de conocerse el aberrante caso del abusador Javier Broggi, que conmovió a la ciudad de Urdinarrain. Con los Gurises No luchó para llevarlo a la Justicia y que termine encarcelado.


Desde hace doce años trabaja para generar conciencia social y alertar sobre el ASI. En coincidencia con la fecha conmemorativa de noviembre, organizaban la denominada Marcha de los Globos Blancos que ahora, por una cuestión de protección al medio ambiente, decidieron transformar en la Marcha de Las Caritas Pintadas, en la cual instituciones, niños y padres recorren la ciudad cada el 19 de noviembre generando concientización sobre la importancia de defender los derechos de nuestros gurises.

Ellas también son madres y ese instinto materno las llevó a convertirse en guerreras si se trata de proteger a los más pequeños y con valentía se unieron para luchar por ellos, entre ellas María “Mana” Galván de Mussi, Lucrecia Solay, Mariangeles Mussi, Ana María Delmonte, Ana Londra y Leticia Rodríguez reconocen que el mayor reconocimiento es que la gente les diga “esas señoras cuidan a mucho nenes”.

¿Cómo nació Con Los Gurises NO?

Mana: Nació con el caso de abusos de Javier Broggi. Cuando todo salió a la luz, tres de nosotras nos preguntamos qué podíamos hacer con esto, fue un momento muy tremendo para mí, pero no quería quedarme cruzada de brazos. A veces parece que todo pasa en la televisión y te das cuenta que no es así cuando un caso te golpea la puerta. Pero no estoy acá solo por lo que le pasó a mi hijo, sino por el poder transformar el dolor en acción y prevención para que no le suceda a otros niños. De a poco fuimos sumando gente en reuniones que organizábamos de manera periódica, movilizadas por el tema. Gastamos mucha energía emocional, pero lo vale porque nuestro objetivo es la prevención y llegar antes de que algo le suceda a un niño. No tenemos las herramientas de la Justicia, pero si las de la prevención; consideramos que desde que nos organizamos con esta asociación, ahora se habla del tema. Hemos logrado la confianza de la gente y hay personas que vienen y nos cuentan sobre cosas que les han pasado y saben que aquí encuentran alguien que las escucha y las entiende, simplemente lo quieren compartir porque poner en palabras un abuso es empezar a sanar.

¿Qué les dicen sus hijos sobre estas acciones que realizan?

Mariangeles: Están muy contentos. Una vez una chica que había acudido a la ONG, la encontré en un supermercado y le dijo a un chiquito: “Ves esa señora, ella cuida a muchos nenes”. Tan simple pero con una carga emotiva enorme que, ni más ni menos, define nuestra tarea. Esas palabras son mucho más que cualquier reconocimiento porque captó el sentido de la ONG.

¿Qué acciones realizan?

Mana: Nos han invitado a brindar charlas sobre protocolo de Actuación en Casos de Abusos Sexual Infantil a docentes, hemos dado charlas en otras localidades del Departamento y también realizamos nuestra marcha en Urdinarrain. Además, preparamos folletería y calcos con información, nos reunimos para deliberar las acciones a realizar, siempre en enfocadas en la prevención y la concientización. Hoy creemos que el tema se habla y que se pueda contar es un avance muy importante; los más chicos se sienten más informados y con la confianza necesaria de poder expresar lo que les pasa. Creemos que cuando más grupos como este haya, más vamos a lograr en defensa de nuestros gurises.

¿Por qué creen que mayormente las mujeres se convierten en esta clase de luchadoras?

Las mujeres somos aguerridas y luchadoras de por sí, vamos al frente y sabemos transformar el dolor en acción concreta.

Sigrid Kunath

EL DOLOR NO PRESCRIBE

La senadora nacional por Entre Ríos, Sigrid Kunath, fue la autora de la Ley Nacional Nº 27.206, sancionada en 2015, conocida como Ley de Respeto a los Tiempos de las Víctimas. la cual garantiza la investigación y juzgamiento de determinados hechos ilícitos, al suspender el plazo de la prescripción de la acción penal para una serie de delitos en razón de la edad de las víctimas. En tal sentido, la normativa establece que el plazo de la prescripción de los delitos contra la integridad sexual queda suspendida mientras la víctima sea menor de edad y habiendo cumplido la mayoría de edad, hasta que realice la denuncia o ratifique la ya efectuada

La legusladora entrerriana, asimismo, acaba de presentar un proyecto de ley que propone crear el Plan Nacional contra el Abuso Sexual Infantil en el ámbito de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF), con el objetivo de prevenir, asistir y erradicar esta problemática en todo el país.

“La dimensión y gravedad de esta forma de violencia ejercida contra niñas, niños y adolescentes exige la implementación de políticas públicas que resguarden sus derechos afin de que sea respetada su dignidad, su integridad física, sexual y psíquica. El diseño de un Plan Nacional que permita establecer mecanismos de acción descentralizados y articulados que actúen en cuatro niveles: la prevención; la asistencia y acompañamiento socio terapéutico; el acceso a la justicia y el registro, sistematización e investigación de la problemática”, explicó la legisladora entrerriana y añadió en ese sentido: “es necesario trabajar en prevenir el delito contra la integridad sexual, así como en el apoyo y asistencia médica, psicológica y jurídica gratuita de manera especializada, interdisciplinaria e integral a las víctimas”, señaló Kunath.


Read More →

Por el centro de Vietnam con un brasilero.

Estoy sobre la ruta comprando un litro de nafta en un modesto almacén que me ha salvado de quedar a la deriva. Mientras me valgo de un embudo para echar el combustible, un motociclista se detiene y me pregunta por el camino para llegara Da Trang. Habla un inglés atravesado y me dice que es de São Paulo. Cuando le digo que soy argentino, inmediatamente comienza a hablarme en portugués para no dejar de hacerlo nunca más. ‘Pequeño Bolsonaro’, como lo terminaré llamando, me pregunta por el precio del combustible que acabo de pagar. Al final de una pequeña conversación, nos damos cuenta de que vamos a la misma ciudad. “Si quieres podemos ir juntos” me dice.

Por Martín Davico


‘Pequeño Bolsonaro’ tiene 35 años, lleva meses viajando y le parece irrelevante saber el país de origen de la gente que va conociendo. La moto que tiene es la tercera que ha comprado en su viaje por Vietnam. Las ha ido cambiando por mejores modelos poniendo dinero encima. Piensa comprarse una de mayor cilindrada para hacer la famosa ruta circular llamada ‘Loop de Ha Giang’ al norte del país. Dice: “En Brasil me dedico a vender autopartes, a mí me encanta negociar”. Es de los viajeros que te pelea todos los precios. Un maestro del regateo que fracasa muchas veces, pero que cuando tiene aciertos se comprende, al ver su cara de satisfacción, por qué insiste tanto. Seguramente se aferre a la perseverancia como herramienta fundamental para lograr sus propósitos. Para aprender algún truco, le pregunto por alguna clave en el arte de negociar. “Algo fundamental para hacer negocios es saber llorar sin que se te note”, afirma.


Es casi medianoche en Quang Ngai, una ciudad que nos queda a mitad de camino y en la que hemos decidido parar a dormir. ‘Pequeño Bolsonaro’ consiguió descuentos en un hostal que tiene desayuno incluido, el “café da manhã” como dice él. Camino por los alrededores y no encuentro ningún lugar abierto para saciar mi antojo de comer algo dulce. Mi compañero de Brasil me sorprende con un arsenal de paquetes de galletitas dulces y me da uno, pero me lo vende. “Son 15 mil Dongs” dice. Es en ese momento cuando le pongo el apodo: “Esas galletitas no valen ni 10 mil, ¡Pequeño Bolsonaro!”. Y me dice sonriendo: “Se você quer comer açúcar agora, você tem que pagar”.


Viajamos a CamThuy, un pueblo en el Vietnam profundo, en ThuaThienHue, una provincia con mar y montaña. He sido invitado a pasar un par de días por gente del país que conocí en el Delta del Mekong. En la carretera me doy cuenta que mi moto consume mucho más combustible que la del joven paulista. Las comparaciones son odiosas, pero a veces sirven para saber en donde uno está parado.


Al llegar, los amigos vietnamitas nos esperan para ir a unas cascadas a pasar la tarde. Vamos en las motos. Nos bañamos y merendamos ‘Banhtrangcuon’, unos arrollados hechos con hojas de arroz, vegetales y pescado. ‘Pequeño Bolsonaro’ nos cuenta que no come carne, no come pescado, no toma cerveza, no le gusta el fútbol ni bailar. “No parecés brasilero” le digo.


Pasamos la noche en esta casa de familia. En el fondo del patio hay dos tumbas de viejos ancestros. En el living hay un altar budista con las fotos de los abuelos (ya muertos), y unos enormes pomelos que hacen de ofrenda. Una de las anfitrionas enciende tres sahumerios y los agita frente a un minúsculo templo que hay en el frente de la casa. “Yo tengo fe en mí solamente, pero soy muy agradecida”dice.


Al día siguiente, nos llevan a un río en donde almorzamos y nadamos. Es el Vietnam auténtico en un típico domingo que se pasa entre amigos o con la familia. Comienzo el diálogo con mi socio de ruta: “Brasil debe tener infinidad de rincones como este”. “Sí” dice “pero a lugares así casi no se puede ir. Si estuviéramos en Brasil ya nos hubiesen robado las motos que dejamos estacionadas”. Flota en el agua transparente y sigue: “Podemos tener todo el dinero del mundo, pero el verdadero problema en Brasil es la educación que tenemos los ciudadanos”. Le pregunto: “¿Y qué solución hay, una revolución educativa?”. “Difícil. Han logrado que ya ni los padres reclamen por la educación de sus hijos. Somos un pez que se muerde la cola”. Y cierra tajante: “Lo más fácil sería inmolarnos y empezar de nuevo”.


Es ya de tarde y mi circunstancial compañero sigue su ruta hacia el norte. Yo vuelvo al sur, a HoiAn. Mientras me demoro despidiendo a los anfitriones en el patio de la casa, ‘Pequeño Bolsonaro’ me grita desde la calle: “Argentina, yo ya me voy!”. Tardo un minuto más y cuando salgo de la casa lo veo a cien metros yéndose en su moto. No sé si nos volveremos a ver, pero de toda la gente que pasa por tu camino siempre se aprende algo.

Read More →

El deslumbrante desfile de carrozas náuticas de Villa Paranacito

Alrededor de 170 km separan la ciudad de Buenos Aires del paraíso isleño llamado Villa Paranacito. Este hermoso y colorido paraje del interior, está ubicado en el sur de la provincia de Entre Ríos, en el departamento Islas del Ibicuy. Hasta allí concurrimos con INFONER para apreciar un espectáculo único, incomparables carrozas construidas por habitantes de la zona, que se desplazan majestuosamente por el apacible cordón de agua que baña el frente de la Villa.

Por Eugenio Jacquemain


A pocos kilómetros del ingreso a la provincia de Entre Ríos, un cartel nos invita a tomar la ruta hacia nuestro destino. El paisaje nutrido de esteros y arroyos, nos sugiere que vamos por el camino correcto, incluso una simpática nutria, parece desafiarnos intentando acercarse al borde del asfalto. El acceso final a Villa Paranacito es con un firme camino de pedregullo, enmarcado en una sucesión de ofertas que nos tientan con desembarcaderos de lanchas o seductoras estadías en hermosos bungalows y cabañas.


Ni bien ingresamos al casco urbano, dos largas filas de autos estacionados a cada lado de la avenida, nos hicieron recordar las palabras de Carlos, presidente de la Comisión organizadora, el día que nos propuso visitarlos: “Vengan temprano para estar cómodos, el espectáculo comienza aún con el sol pegando fuerte”. No nos había mentido, después de un largo derrotero, llegamos a la puerta de la Comisaría, donde el personal de guardia, con una gentileza notable, nos indicó: “Estacionen en ese predio de enfrente, esta acondicionado para eso”.


Teníamos que volver sobre nuestros pasos, llegar hasta el ingreso, donde la maqueta de una enorme fragata con velas desplegadas, dándonos la bienvenida, nos mostraba el camino hacia el espectáculo.


El marco es perfecto: la costanera y el río. Nos cuentan los lugareños, que las carrozas partel del Arroyo la Tinta, donde están amarradas, y al llegar a la altura del banco, comienzan a navegar por el río Paranacito. Es imposible circunscribir nuestro relato a esta pequeña muestra de la naturaleza, tardaríamos horas en describir el sublime paisaje isleño, recorrer sus riachos y arroyos en lancha es algo inolvidable, camalotales de procedencia incierta viajando kilómetros y kilómetros, nutrias y carpinchos son solo una muestra de una increíble fauna que la nutre. Los gigantescos guardianes de la costa, los taxodium o pino de los pantanos, resisten a las crecientes ofreciendo mágicamente sus raíces a las costas para frenar los embates de la erosión.


Una vez atravesada la fragata que nos permitía el ingreso, la costanera nos ofrece un sinnúmero de tentaciones gastronómicas, cervezas artesanales, desde las clásicas hamburguesas compitiendo con exquisitos choripanes con sabrosas salsas, hasta platos más elaborados como bondiolas saborizadas o el shawarma árabe.


Cuando nos acercamos al escenario nos reciben varios integrantes de la Comisión organizadora que está compuesta por un grupo de habitantes del lugar y la Municipalidad, gente que le pone su tiempo, su esfuerzo y sus ganas a la fiesta desde sus inicios.

Nos indican que tomemos lugar frente al escenario porque estaba a punto de tocar la Banda de Música de la Prefectura Naval Argentina. “Les dije que vinieran temprano, se perdieron un montón de cosas”, nos recuerda Carlos. Sonreímos y nos pusimos en el firme compromiso de que en el 2020 nos tomaríamos el tiempo necesario para llegar a horario, aun cuando el sol esté fuerte.

La sorpresa que nos causó la banda de Prefectura sería solo el preludio de lo que vendría luego. Nos ubicamos cómodamente en el palco, adonde pocos minutos después, llegó el intendente del pueblo, Gabriel García, un hombre joven y amigable, que cuando nos reconoció no dudó en acercarse a saludarnos con un cálido abrazo.

Momentos después, también llegó al lugar alguien muy conocido en la zona: el ministro del Interior Rogelio Frigerio. Tanto él como Gabriel, llegaron al lugar atravesando la enorme masa de público presente en la fiesta, como dos espectadores más, itinerario interrumpido decenas de veces por los mismos vecinos, que querían saludar o llevarse una foto de recuerdo.

La primera sorpresa fue cuando comenzó el espectáculo acuático, figuras cubiertas con trajes repletos de luces, volaban frente a nuestros ojos sobre el río. Impulsados por dos potentes chorros de agua que parecían salir de sus botas, subían hasta alturas increíbles para dejarse caer en picada entrando y saliendo del agua como si fueran delfines. La demostración fue admirable, quienes con suerte solo damos un par de brazadas en el río, quedamos absortos ante ese despliegue de habilidades. Debemos agregar que, aquellos que tuvimos la hermosa oportunidad de estar cerca de la costa, también este espectáculo dejó huellas húmedas en nuestra ropa y pelo, pero lejos de molestarnos, lo estábamos disfrutando.


Previo al desfile, navegaron frente nuestro, las embarcaciones que día a día son parte del paisaje isleño, Prefectura, lanchas escolares, la lancha hospital, barcas que brindan un servicio necesario en la zona, cada día, cada semana, cada mes del año.


Y había llegado el momento, el locutor anunciaba el paso de la primera carroza que llevaba la reina de la 36 Fiesta provincial de carrozas náuticas, nuevamente nos habían sorprendido, no iba sola en la barcaza, la acompañaban más de una decena de reinas de otras fiestas, algunas cercanas como las de Escobar o Gualeguaychú, pero también una de Jujuy, los aplausos no se hicieron esperar, y solo se aplacaron, cuando nuevamente el locutor tomó la palabra y anunció el paso del primer carruaje acuático en competencia.


Si bien guardan una distancia prudencial entre una y otra que permita apreciarlas, cuando llega la siguiente carroza, aún permanece en nuestras retinas la imagen de la anterior. Ver deslizarse el trabajo sobre el espejo de agua es algo sorprendente, empujadas por potentes motores y celosamente custodiadas por la prefectura, esas maravillas creativas impresionan con sus formas, luces y color a cualquier espectador.


Pasaron ante nuestros ojos pequeñas construcciones edilicias, imponentes ciervos y gorilas, juguetes y jirafas estilizadas, castillos y gigantescas caras, el viaje había valido la pena, no solo por el hermoso contexto general de la fiesta y sus variados espectáculos, sino también por el broche de oro, la frutilla del postre como decimos en estos lares, el desfile de carrozas náuticas.


Resulta difícil plasmar en unas líneas lo vivido ese sábado en la Villa, difícil que el año próximo no nos sorprenda con algo nuevo este evento, ya que almanaque tras almanaque, es una fiesta que se viene renovando y creciendo, con la fuerza de lo autóctono, con la pasión de sentirla suya que tienen los habitantes de Villa Paranacito. ¿Cuántas veces habremos quedado absortos, frente a una fría pantalla de televisión, apreciando algún documental filmado a miles y miles de kilómetros nuestro? ¿Cuántas veces habremos pensado como hacer para poder presenciar algún espectáculo maravilloso? Y aquí tenemos uno, al alcance de nuestras manos, en las puertas de la Mesopotamia argentina, Villa Paranacito y sus carrozas náuticas nos esperan en el 2020 con sus maravillosos paisajes, con sus obras de arte que navegan frente a los espectadores, pero por sobre todo, con la calidez de su gente.

Fotos: sitio oficil de CArrozas náuticas de Villa Paranacito

Read More →

Donación de terrenos para residencias estudiantiles en Gualeguaychú

El proyecto de Polo Educativo de la ciudad del sur entrerriano, contempla la construcción por parte del IAPV de dos inmuebles para alojar estudiantes de UNER y UADER. La Municipalidad avanzó en la sanción de la ordenanza que habilita la entrega de las parcelas.

El Concejo Deliberante de Gualeguaychú aprobó la Ordenanza N°12.359/2019 que autoriza al Ejecutivo Municipal a donar al Instituto Autárquico Provincial de la Vivienda (IAPV) dos terrenos para residencias estudiantiles, dentro del predio del Ex Frigorífico, en el marco del Polo Educativo que implica la refuncionalización y puesta en valor del espacio. Se trata de un proyecto integral que significará un impulso muy importante para la zona, porque la convertirá en un centro regional de estudios superiores.

El miércoles 13 de noviembre se realizó un acto formal donde se hizo entrega de la normativa a representantes de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) y de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER).

La ordenanza aprobada establece la donación por parte de la Municipalidad de dos terrenos de 10×30 metros, ubicados sobre calle Martín Miguel de Güemes. La finalidad de estos terrenos es la construcción de dos residencias estudiantiles en el Polo Educativo de cada una de las universidades públicas y tendrán una capacidad para 30 jóvenes cada una.

La actividad estuvo encabezada por el Viceintendente, Jorge Maradey; y en representación del Rector de la UADER, Bioing. Aníbal Sattler, asistió la administrativa de la Coordinación de Rectorado en Gualeguaychú, Carolina Gómez. Estuvo acompañada por la responsable del Gabinete de Nuevas Tecnologías, Prof. Leticia Leonardi.

Se trata de una acción muy significativa que habla de la importancia que el Estado Provincial y el municipio le otorgan a la educación pública.

Fuente y foto: Municipalidad de Gualeguaychú.

Read More →

Agenda para el fin de semana en CdelU

Música, museos, automovilismo forman parte de la variada agenda de actividades para realizar este fin de semana largo en Concepción del Uruguay.

Sábado

  • La Orquesta de los Talleres Culturales Municipales “La Cambacuá” presenta su espectáculo “Tres Generaciones”, desde las 20 en Plaza Ramírez.
  • 70 integrantes del Carnaval desfilarán por el centro de la ciudad, finalizando en Galarza y Urquiza. En el pub Grow, ubicado en dicha esquina, a las 19.30 se brindará una conferencia de prensa a cargo de la Comisión de Carnaval, referentes del turismo local y de las comparsas y agrupaciones.
  • “El baile inolvidable”, desde las 20.30 en el Museo Provincial de Dibujo y Grabado “Artemio Alisio” (Juan Perón 82). Se trata de “un recorrido por los ritmos que bailaban nuestros padres allá por los años 50/60 en una ciudad con muchos teatros, cines y lugares para bailar”. Actuarán “Vasco” Arrechea en saxo y Charles Miotti en guitarra, con producción de Carlos Vecchio. Entrada libre con colaboración voluntaria para los artistas.
  • 5×1: 5ta. categoría en disputa, en el Autódromo Municipal.

Domingo

  • Feria Gastronómica Argentina, desde las 17 en el Predio Multieventos.
  • 5×1: 5ta. categoría en disputa, en el Autódromo Municipal.
  • Música en las Plazas, desde las 18 horas en la Plaza “Scolamieri Berthet” (Skate).
Read More →

Una cita impostergable con el Hogar de Ancianos

El viernes 15 de noviembre, a partir de las 20 horas, en el salón de eventos Festroom (Bozzano 672) se llevará a cabo la sexta edición del desfile solidario organizado por el grupo «Vientos de Cambio», contando con el apoyo de los integrantes del grupo de soldados ex clase 61.

Por sexto año consecutivo, comerciantes, artistas y vecinos de nuestra ciudad, llevarán a cabo un evento a total beneficio de una institución local. En esta oportunidad, será -una vez más- el Hogar de Ancianos «Cura Jeannot», la entidad que recibirá todo lo recaudado. El dinero será destinado, al igual que el año pasado, a mejoras y ampliaciones edilicias.

El Hogar necesita de la comunidad como puntal de su objetivo fundamental: el acompañamiento cotidiano -a través de la atención y cobertura de necesidades físicas, emocionales y espirituales- de los adultos mayores que allí residen, trabajando en cada una de estas dimensiones por el desarrollo de una vida plena y digna debe ser el sueño cumplido de todos.

SOBRE EL EVENTO

Como cada año, asistiremos a una noche repleta de sorpresas vinculadas a diferentes rubros: desfile de prendas, entretenimiento, exhibición de carteras y accesorios -cada uno de ellos presentando su colección de temporada-, venta de obras de arte y objetos intervenidos, show musical, gran cantidad de sorteos, stands y mucho más en un evento que ha reunido el esfuerzo mancomunado de comerciantes y amigos solidarios del Hogar de Ancianos Cura Jeannot.

Cabe destacar que desde la tercera edición del evento solidario, se implementa un sistema de stands con el objetivo de promocionar diversos emprendimientos diversos: en gastronomía, viveros y productos regionales, entre otros. Incluso para los más pequeños, incorporamos un servicio de cuidado y entretenimiento para que toda la familia disfrute de la propuesta.

Las puertas de Festroom estarán abiertas a partir de las 20 horas para que los asistentes puedan recorrer los stands, adquirir y degustar diferentes productos que se encontrarán exhibidos en el marco del desfile show.
La conducción estará a cargo de Raúl Martorel y Diego Hilt Quiróz. El show musical contará con las voces de Mercedes Barell y Claudia Figueroa. También participará del espectáculo la Escuela de Danzas de la Profesora Silvia Marchesini.
Asimismo se encontrarán a la venta bancos-escaleras, sillas, cuadros, pesebres y este año agregamos maceteros también a total beneficio del Hogar de Ancianos. Contribuirán con sus obras de arte Cristina Terragni, Inés López, Yari Casanova, Max Preira, Rossanna Raota, Juan Lucas, Pia Galeano y Erica Tschentscher.

Las entradas se encuentran a la venta en «Chloé, Almacén de Diseño» (Urquiza 599). Son numeradas y tienen un valor de 500 pesos.

Read More →

Paulina y Tahiel, y la batalla de un parto antes de tiempo


Cuando viene un bebé tan deseado, una saca cuentas: “que nazca en primavera”, “ni mucho frío, ni mucho calor”, “después del cumple del hermano así no se pone celoso” y mil pavadas más. Pero cuando te dicen: «Te vas así como estás a internarte, porque va a nacer” y faltan casi tres meses para el día probable de parto, se reordenan las prioridades y las superficialidades. El mundo de cabeza, los sentidos alertas y un nudo en la garganta que no te dejará por mucho tiempo. Prematuro… El miedo a la muerte se hace palpable, el fin tiene forma y sustancia. Agarrás el bolso preparado a medias y una pesada piedra de reproches y partís a lo desconocido. “¿Habré hecho algo mal?… la vez que limpié la casa”… “aquella gastroenteritis que parecían contracciones”… ¡Ay! Ya nada vale lo que antes. Lo importante se coloca en su sitio y no hay tiempo para dudar. Se avecina una batalla dura, como una tormenta que se alza en el horizonte. Entonces, una manotea a sus amores como quien se aferra a un mojón y apronta las tripas…

Por Paulina Lemes, mamá de Tahiel


La maternidad y la noche

Se hace de noche. Desde la mañana he estado quieta en Maternidad. Ya leí un libro de expresión corporal de la hermana de Rosina, uno de yoga y también terminé una historia de Entre Ríos que tenía iniciada. No sé si es que leo realmente. Intento controlar los nervios. Danzan en mi cabeza asanas, poblaciones incipientes y propuestas de movimiento. Hasta ahora todo viene bien. Ninguna novedad y un trato atento.

La partera saluda muy simpática a las doce y se va para nunca más volver. Se apagan las luces. Mami dormita en la cama de al lado (menos mal que han dejado que se quede. No puedo moverme y no hay ningún botón de emergencia).

Comienzan las contracciones. Cada vez más regulares, cada vez más presurosas, cada vez más dolorosas. Me aferro a todo lo que sé para relajarme, para no contraer los músculos… Pienso en el trigal del campo del papá de Martín y su polvillo de oro, en un atardecer en el Ñandu… Y pasan las horas.

Mami despierta. Llama varias veces a los enfermeros que tejen entre una nube de humo en el office. Estás nerviosita me dice una cuando al fin viene. No estoy “nerviosita”. Es que Tahiel ya nace, en contra de mi voluntad. Entonces no lloro, no grito, no pujo… Tahiel se me va.

Fijate que creo que tengo sangre, le digo. La enfermera levanta la sábana, grita y corre afuera. Mami, que nunca ha visto un parto natural, piensa que me estoy muriendo. Vuelve la enfermera con una silla de ruedas.
“Voy pisteando como un campeón” por los pasillos que llevan a la sala de partos. Afuera se ha quedado el mundo querido: Facu en casa con Manu, porque no lo han dejado entrar porque es varón, mi mamá con la frente en el piso rezando al Dios de sus certezas, mi médico de confianza y su «No voy a ir” de hielo…

Paulina y Tahiel tomados de la mano

Estamos vos y yo Tahiel, y este ejército de extraños.
Llegamos.

Sobre la prisa y el despelote marca el paso el imperativo irritante de la doctora que me ladra que no me he puesto el camisón (tengo la ropa que llevaba en la consulta de la mañana, no me he movido). Me lastima el tacto atroz de la partera, único contacto desde las doce de la noche. Son las 4 y 5.

Tahiel ha nacido.

Nadie se atreverá a felicitarnos. Sólo Pablo y la Flaca nos regalarán un oso celeste de peluche. Ya casi es el día del niño.
Amanece, que no es poco

Fruto del desamparo de aquella madrugada nació Tahiel. Gritó de puro macho para avisarme que estaba vivo y desapareció por una ventanita. Atrás quedaron todos manchados por la explosión de la bolsa que resguardaba su vida…

Tiemblo, tiemblo, tiemblo… El enfermero jovencito me arropa con una frazada a cuadros. Los demás se esfuman del mismo modo que aparecieron.

Llegan Facu y Lucía, mi soporte en esos días.

El doctor Fracarolli nos aclara que Tahiel puede morir. Las primeras 72 horas son cruciales. (Después llegará el tiempo de agradecer a Dios que él estuviera de guardia y conoceré también su delirio agorero de Notradamus y podré reírme. Hoy no).

Ando en el aire de maternidad a la Neo y de Neo a maternidad. Más distraída que nunca.
Entro a terapia.
Lloro.
La enfermera me dice que en terapia no se llora.
Salgo.
Voy a la salita común de las madres con el camisolín.
Me retan.
Me lo quito y lo cambio.
Vuelvo a entrar a terapia.
Vuelvo a llorar.
Salgo y me llevo el camisolín otra vez.
Otra vez me retan.
Me lavo, me lavo, me lavo las manos…
Salgo de maternidad. Ya soy paciente de la Neo oficialmente. Atrás ha quedado la delicadeza de algunas enfermeras que me han permitido llamar a Facundo porque me escucharon llorar. (No hay dónde llorar a solas en un hospital. Siempre se escucha, siempre te ven).

Entro a la sala de madres donde agita “Pasión de sábado”. Estas madres serán mi familia durante los próximos dos meses. Con ellas compartiré penas y alegrías, esperanzas y madrugadas. A las once, a las dos, a las cinco y a las ocho abriremos los ojos al son de “tu gatita, tu gatita”… la canción que tiene Ale en el despertador.

Aprendizajes

En Neo se aprenden muchas cosas: a esperar, a no proyectar, el valor de un par de gramos, lo que representan los pitidos de las máquinas, quién está en aislamiento y quién no…
Y también se aprende que la desgracia combinada con la pobreza es mucho más desgracia.
Yo vi perder el trabajo de servicio doméstico a una madre que estuvo internada seis meses hasta que murió Brian. Yo la vi haciendo cola en Acción Social por una bolsita de comestibles con la que alimentar a los otros hijos que estaban en casa. Yo vi a una nena-mamá de quince años, marchar a Paraná para que operaran a Melany con una bolsita de pañales que le regalaron desde Capullos como único equipaje… ¿Qué me voy a quejar? Mejor canto entre las cunitas la Canción nocturna para Tahiel de Víctor Heredia… «la vida es bella baila, con ella con ese beso de amor en la piel”… así se los recuerdo, así me lo recuerdo…

La Neo de mi corazón

Pasar por la neo fue una experiencia inolvidable y educativa en muchos aspectos. Por siempre estaremos en deuda por como cuidaron a Tahiel y por el amor recibido.
Aunque no deben, el personal de neo se involucra con cada una de las mamás. Es un milagro diario verlos cuidar de las pequeñas vidas con seriedad profesional y dedicación incansable. Cada uno fue un alivio para el alma y un referente seguro ante la amenaza terrible de la muerte. Nunca fue tan pequeña la palabra gracias…

Todavía hoy, después de diez años, los veo:


• Hay que sentir amor en los que uno hace para recordar el dolor de otro… Llego a terapia creyendo encontrar quién sabe qué extraños y aparece Nancy y me pide, para volver a asombrarse, las fotos de mis piruetas de yoga en el anterior embarazo. Las observa y otra vez no lo puede creer. Después se transforma en la abuelita más obsesiva del mundo y comparte mi habitación. Dice que ronco… ¡se lo tiene merecido!

• Emiliano no respira. Mario lo está entubando y mientras tanto canta con su voz grave y destemplada. Sabe que ni la muerte quiere escucharlo así que la espanta a voz en grito con su hit “Por amor a vos”. Y yo, que últimamente tengo la lágrima fácil, sonrío con ganas.

• La metamorfosis de Vanina es sorprendente… Tras la distancia inicial aparece una ternura increíble. Para siempre voy a recordar las charlas filosóficas de las cinco de la mañana y como, desde las terapias, arreglamos el mundo.

• Canto despacito inclinada sobre la incubadora. Lo hago así porque el nudo en la garganta no me da tregua todavía. Carolina me saca del pequeño mundo que he armado para mi hijo y me reprocha que le canto solo a él. Está cuidando a Brian y a su heroica mamá. Ante el dolor ajeno el mío se desvanece. Resuena la canción de Víctor y de pronto, ya no está más el nudo.

• Con Alejandra proponemos fechas de alta. Los bebés no comen todavía, pero, la esperanza es lo último que se pierde… y de atrás de una incubadora Jorge anuncia que nos quedamos hasta Navidad ¡Gracias por traerme a la realidad!

• Alfredo luce sus manos de obrero sobre la piel de los bebés. Los alza, los malcría y las madres nos emborrachamos de dulzura tras el vidrio de la “intermedia”. Es el papá de todos… un padre medio zafado. ¡Vuelan las carcajadas desde la cocina y uno vuelve a reconciliarse con la vida!

• Ya no doy más físicamente. Pasada la adrenalina inicial, sólo queda el agotamiento. Entonces, aparece mi hada madrina Haydée y me deja dormir toda la noche.

• Cristina merece un párrafo aparte con su obstinado buen carácter, paciencia y comprensión. Con sus “champucitos” y su pequeño idioma de bebés le dice “hemoyo” al bebé menos alimentado y grave de la sala. Es la jefa y es la que más trabaja.


Recuerdo tantos y tantos gestos de amor: Estela y sus caramelos para la tos, Ezequiel exhibiendo la sonrisa de Tahiel “que no es una mueca”, la pericia de Noelia enfundada en su traje de maestra jardinera, el novedoso sistema de alimentación “tanque de agua” de Carina, el clásico “flaca” de Marcos aunque tengo mil kilos de más, los informes “alentadores” de Miguel, la boca desenfadada de Pamela y su baile a lo “Zulma Lobato”, la experiencia de Cristina “de este lado de la historia”, Dalila cambiando mediciones por milhojas, la risa fácil de Patricia, Keila y el primer cangurito a las dos de la mañana, el olor a citronela de Zulma que me lleva a un lugar mejor, las charlas con mate de té de Roxana, el medio centímetro de leche cada seis horas de María Inés que me devolvió el alma al cuerpo, la responsabilidad puntillosa de Carolina, Dante y sus traslados de urgencia, la mansedumbre de Mercedes, Esteban y su imperturbable sonrisa, la terapia informal de Laura escrutando en mis ojos lo que mi sonrisa disimula, la obsesión amorosa de Norita por la teta, la atención esmerada de Andrés, Teresita enseñándome a proteger al más desamparado… Gestos de amor… palabras de aliento… vida y más vida venciendo a la muerte una y otra vez…

Tahiel hoy tiene 10 años

(En la foto de portada, también se ven Manuel y Pehuén, hermanos de Tahiel)

Read More →

Comienza este sábado la octava fiesta provincial del Asado y la Galleta en Gualeguay

En la sede de la Secretaría de Turismo y Cultura de la provincia se llevó a cabo la presentación de la 8° fiesta provincial del Asado y la Galleta, que se realizará este sábado 16 y domingo 17 en Gualeguay, con entrada libre y gratuita, en el predio de la Costanera Sur.


El asado y la galleta, una combinación de sabores únicos, protagonizan este festejo popular del sur entrerriano, donde el público podrá degustar el mejor asado, acompañado con las típicas galletas gualeyas, uno de los artículos de panadería más característicos de la región.

El subsecretario de Turismo, Sebastián Piloni, resaltó «la importancia de estas fiestas populares a las que acompañamos de la Secretaría de Turismo»

Por su parte, el coordinador de Eventos y Gestión con la Comunidad, Eduardo Rodríguez, expresó: «Es importante para el gobierno de la provincia y especialmente para nuestro gobernador Gustavo Bordet, apoyar este tipo de organizaciones que con mucho esfuerzo se llevan a cabo, demostrando la gran cantidad de eventos y fiestas populares que ofrece Entre Ríos».

En el marco del festejo popular para toda la familia, habrá presentaciones artísticas en el escenario mayor. En ese sentido, la titular de Turismo de la ciudad del sur entrerriano, Antonela Curvale, expresó: «Esta fiesta ofrece una amplia propuesta musical con la participación de artistas locales y nacionales, el domingo será el cierre con Vilma Palma e Vampiros».

También Curvale destacó la realización de los tradicionales desfiles y juegos criollos, stands de panaderías gualeyas, que venderán sus productos artesanales, también artesanos que mostrarán sus trabajos.

En la presentación participaron el subsecretario de Turismo de la provincia, Sebastián Piloni; el Coordinador de Eventos y Gestión con la Comunidad de la provincia, Eduardo Rodríguez; y la directora de Turismo de la Municipalidad de Gualeguay, Antonela Curvale.

Historia de un festejo con tradición

La historia de celebración se remonta al 4 de diciembre del año 2010, en la ciudad de Gualeguay donde tuvo lugar la 1º Fiesta de la Galleta, en el corsódromo de esa ciudad. Fue una iniciativa de carácter municipal que se propuso poner en valor a uno de los productos de panificación tan regional como único: la galleta gualeya.

En el año 2012 la fiesta se renovó para abarcar otros rubros de la zona y así obtuvo la calificación de Fiesta Regional; en ese año también se modificó su nombre por otra denominación más amplia y así fue cómo surgió su nombre actual: Fiesta del Asado y la Galleta.

En esta oportunidad, se volvió a elegir especialmente en noviembre, en conmemoración al mes de la tradición, en busca de consolidar su permanencia dentro del calendario de Fiestas Populares Argentinas.

(Prensa Secretaría de Turismo y Cultura)

Read More →