Cautela en el CGE ante los cambios en la escuela secundaria

La reforma apunta a terminar con el “profesor taxi” pero mantendrá los diseños curriculares actuales. En el CGE hay preocupación por el mayor costo presupuestario. ¿Qué critica elevó Entre Ríos al proyecto nacional?

Es un hecho que en 2018 las clases en las escuelas secundarias tendrán otro color; al menos en las instituciones que conformarán el “muestreo” que diseñará el Consejo General de Educación (CGE) para poner en práctica los nuevos lineamientos que propuso el Ejecutivo Nacional y que están siendo analizados en el marco del Consejo Federal de Educación que integran las provincias.

La directora de Educación Secundaria de Entre Ríos, María Mónica Palacios, quien hasta el llamado del gobernador Gustavo Bordet se desempeñó en la departamental de escuelas de Concordia, reconoció la “necesidad” de una reforma en ese nivel, ante la existencia de “bajo rendimiento, abandono y repitencia”, algo que enmarcó en una realidad que se evidencia “a nivel nacional” donde los chicos –dijo- “están más desmotivados porque la escuela no los atrae”.

“Las formas de enseñar de algunas asignaturas son un poco obsoletas”, opinó, en diálogo con ElEntreRíos, y haciendo alusión al operativo Aprender que a su entender “fue una foto”, consideró, por ejemplo, que “hay que prestarle atención a los resultados de la prueba en Matemáticas”.

Cuáles serán las reformas

“Los cambios que se vienen planteando son en las formas, en las organizaciones institucionales en cuanto a espacio y tiempo, respecto a funcionalidad del personal. Son parte de una nueva mirada que significa romper con la estructura del ‘profesor taxi’ (que va de una escuela a otra) y que también tiene que ver con pensar la enseñanza bajo miradas más integrales relacionadas a otras formas pedagógicas, con didácticas fundadas en lo interdisciplinar, con espacios más abiertos, más integrados; las mismas áreas pero con otros tiempos”, abundó la profesora.

Sobre este aspecto, hay que tener en cuenta que si bien la “resignificación” de la escuela secundaria obligatoria no es un hecho novedoso al interior del CGE y las escuelas entrerrianas de alguna manera en estos últimos años han estado a la vanguardia de las reglamentaciones que va bajando Nación para la organización de los espacios pedagógicos e institucionales, es cierto también que estas “nuevas formas” no están tan arraigadas o extendidas entre los establecimientos entrerrianos.

Sin cambios curriculares

La información periodística sobre los cambios en la escuela secundaria señala que la reforma será “drástica” debido a los “fracasos escolares”; anticipa que se dictarán “menos materias tradicionales” y que las asignaturas tendrán contenidos que apunten a objetivos específicos, como si hoy no los tuvieran.

La directora de Educación Secundaria, en declaraciones a ElEntreRíos negó que estén trabajando con esa perspectiva. Tras asegurar que el CGE “afirmará su posicionamiento como provincia”, aseguró que “se mantendrán los diseños curriculares actuales”, los cuales, según aseguró, “permanentemente son objeto de revisiones y ajustes”. “En esto la escuela interviene y continuamente hace priorizaciones, no solo con los paros o las inundaciones, por ejemplo, sino que se hacen lecturas para que ver qué contenidos priorizamos y cómo los enseñamos de acuerdo a los contextos en que estamos situados”, amplió, para advertir después que “existe una confusión que viene con la idea de plantear espacios más amplios pero que para nada implican el recorte en algunas asignaturas”, dilucidó la funcionaria.

Gradualidad y presupuesto

Ni en todas las escuelas ni en todos los departamentos: La “nueva secundaria” se implementará en forma paulatina, en instituciones aún no determinadas y desde una fecha que por ahora no se quiere arriesgar.

Es que el dato está atado a los recursos económicos que destinará el Gobierno para este proyecto: “El objetivo está puesto en 2018 y que en cierta forma las acciones deben comenzar y cada provincia mirará a su interior a ver cómo está. Pero no puedo hablar de algo que esté decidido, porque antes esperamos una definición en cuanto a presupuesto, que es una cuestión que nos preocupa”, remarcó Palacios.

¿Por qué hace falta más presupuesto? preguntó ElEntreRíos, a lo que la Directora de Educación Secundaria respondió: “Estamos hablando de concentración horaria y de los profesores en las escuelas y al hacerlo eso significará más presupuesto. No debería ser necesario, pero ya lo estudiamos y es así. Por eso en las definiciones no nos vamos a apresurar”, reiteró.

Estabilidad docente

María Mónica Palacios cuenta en su haber con 28 años de carrera en la educación entrerriana “desde cargos iniciales” según precisa su currículum. Sabe de carrera docente porque la transitó, en la ciudad y en el campo, como docente y como directiva, como supervisora y como formadora. Tal vez por eso no esquivó la cuestión de la estabilidad docente y los posibles efectos que pueden traer aparejados una nueva organización institucional y la concentración horaria del trabajador en un solo establecimiento.

Al respecto, fue muy clara al afirmar que los nuevos lineamientos se pondrán en práctica “sin perjuicio al docente” y subrayó luego: “En eso quiero llevar la tranquilidad de que de ninguna manera estamos pensando en dejar gente afuera, sino que vamos a llevarlo adelante con los propios recursos”.

Cabe mencionar aquí que al respecto no hubo hasta ahora una postura pública concreta desde los gremios docentes, sino más bien un pedido para ser partícipes de esos debates teniendo en cuenta las implicancias políticas, pedagógicas, curriculares y laborales de tales cambios y los derechos de los que son sujetos los trabajadores y los alumnos. En el caso de Agmer, se reclamaron “definiciones colectivas y horizontes claros y consensuados”.

La crítica que la provincia llevó a Nación

¿Cómo juega la formación de los docentes entrerrianos a la hora de planificar un cambio enfocado fundamentalmente en el modo en que se dictan las clases? interrogó ElEntreRíos. Este tema vinculado a la pedagogía fue objeto de una crítica que la cartera educativa entrerriana expuso ante Nación, precisó Palacios: “La crítica que yo hago tiene que ver con que me parece que el cambio tiene que darse en forma anterior a la escuela secundaria, tiene que darse en los institutos de formación terciaria y en la universidad. De lo contrario estos cambios y estas nuevas formas no son posibles porque estamos recibiendo docentes formados con otros paradigmas”, puntualizó la profesora y así dejó expuesta la función esencial que deberá cumplir el CGE desde el acompañamiento pedagógico y con capacitaciones curriculares.

El Entre Ríos. 
Comentarios