Cómo era Gualeguaychú antes de su fundación

Antes, mucho antes de que el nicaragüense Don Tomás de Rocamora llegara, estas tierras eran habitadas por chanáes. Los estudios realizados sobre restos fósiles encontrados en la desembocadura del río Gualeguaychú, establecieron que datan de hace 2.050 años.

 

Por Sabina Melchiori

 

Mediante el método de datación carbono 14 -desarrollado por Williard Libby en 1949-, que permite saber con una gran precisión la fecha de origen de restos orgánicos, pudo determinarse que hace 2.050 años, en estas tierras hoy llamadas “Gualeguaychú”, vivían hombre y mujeres chanáes.

A juzgar por la cantidad de restos de objetos hallados por el arqueólogo Manuel Almeida, quien se ocupó de reconstruir muchos de ellos, aquellos primeros habitantes eran muchos, vivían de la caza, de la recolección de frutos y de la pesca; y construían cerros para protegerse de las crecientes del río.

 

“Esos grupos humanos le dieron origen a la ciudad, porque al llegar el hombre blanco por primera vez, encontró asentamientos importantes que fueron siendo ocupados a medida que fueron corriendo a los chanaes”, aclara Raúl Almeida, director del museo e hijo de Don Manuel.

Los guaraníes también habitaron estas tierras, pero llegaron más tarde, un poco antes de la conquista y por expansión desde el Amazona. Los restos encontrados datan de 700 años. “Tal vez de ellos hay más cantidad de rastros en poblaciones actuales, pero nuestros abuelos indios, los chanáes, fueron exterminados, no nos olvidemos que Entre Ríos fue de las primera provincias en ser pobladas de hacienda traída por el español y estas fueron tierras codiciadas”, señala Raúl, quien agrega: “Lo único que nos quedó es el testimonio mudo de estos pueblos que hay en el museo, por eso, cuando se festejan estas fechas hay que mirar hacia los pueblos originarios que fueron los corridos para que nosotros estemos hoy acá”.

De modo que hace 234 años empezó la historia de lo que hoy conocemos como “San José de Gualeguaychú”,  pero no es la historia completa. Ya su toponimia nos exige explicaciones, pues “Gualeguaychú” no tiene traducción a ningún idioma. Eso fue lo que los españoles lograron imitar de la expresión guaranítica “yaguar í guazú”. “Yaguar” es “tigre”, la “i”, sola, es “agua”, y “guazú” es “grande”. Constan esto los textos del capellán de la expedición punitiva contra los aborígenes de Entre Ríos, Policarpo Dufó. En sus cartas el religioso escribió que debieron cruzar el río “Yaguar í guazú, que los españoles nombran Gualeguaychú”.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner