Cómo es el nuevo acuerdo entre el Banco Central y el FMI para domar la inflación

Se confirmó el cambio de metas de inflación de Sturzenegger por el control vía agregados monetarios. Se limita la emisión de pesos.

 

Fuente: Infobae

Luego de la caída del dólar esta semana, el Banco Central tiene un objetivo mucho más duro por delante: empezar a dominar la inflación. Y para eso ya hay un nuevo plan diseñado con el FMI. Tal como informó ayer Infobae, queda definitivamente atrás el esquema de “metas de inflación” que puso en práctica el ex titular de la entidad, Federico Sturzenegger, y se pasa a uno más tradicional, consistente en el control de agregados monetarios, es decir la cantidad de dinero que circula en la economía.

Básicamente, se trata de ponerle un techo a la emisión de pesos por parte del BCRA. La premisa es que la expansión de dinero es inflacionaria, siempre que no tenga como contrapartida una mayor demanda del público. Los primeros efectos de esta política ya comienzan a notarse, aún cuando no esté en marcha el nuevo acuerdo con el Fondo.

De la lectura de los agregados monetarios, surge que hubo una fuerte reduccción en la cantidad de dinero circulante. El dinero en poder del público presenta un crecimiento de apenas 10% en términos interanuales, cuando la inflación se ubica casi en niveles del 35%. Esto sucede porque la gran venta de dólares realizada por el BCRA a lo largo del año absorbió más de 110.000 millones de pesos. En otras palabras, el público y las empresas se dolarizaron, pero se quedaron sin pesos.

La única fuente de emisión de pesos el año próximo sería eventualmente la compra de dólares para evitar que caiga el tipo de cambio, en caso de ser necesario. El Central tendrá prohibido financiar al Tesoro

Por otra parte, existe un gran crecimiento en agregados monetarios más amplios, por la política de encajes llevada adelante por el BCRA y la emisión de Leliq por parte del Tesoro. Ambos instrumentos se utilizaron conjuntamente para reducir la expansión monetaria producto de la política de eliminación de Lebac. Por eso, cuando se tiene en cuenta agregados más amplios como el M2, que incluye depósitos en bancos, el crecimiento de la masa de dinero es sustancialmente más alto y llega al 60%.

Luego de la caída del dólar esta semana, el Banco Central tiene un objetivo mucho más duro por delante: empezar a dominar la inflación. Y para eso ya hay un nuevo plan diseñado con el FMI. Tal como informó ayer Infobae, queda definitivamente atrás el esquema de “metas de inflación” que puso en práctica el ex titular de la entidad, Federico Sturzenegger, y se pasa a uno más tradicional, consistente en el control de agregados monetarios, es decir la cantidad de dinero que circula en la economía.

Básicamente, se trata de ponerle un techo a la emisión de pesos por parte del BCRA. La premisa es que la expansión de dinero es inflacionaria, siempre que no tenga como contrapartida una mayor demanda del público. Los primeros efectos de esta política ya comienzan a notarse, aún cuando no esté en marcha el nuevo acuerdo con el Fondo.

De la lectura de los agregados monetarios, surge que hubo una fuerte reduccción en la cantidad de dinero circulante. El dinero en poder del público presenta un crecimiento de apenas 10% en términos interanuales, cuando la inflación se ubica casi en niveles del 35%. Esto sucede porque la gran venta de dólares realizada por el BCRA a lo largo del año absorbió más de 110.000 millones de pesos. En otras palabras, el público y las empresas se dolarizaron, pero se quedaron sin pesos.

La única fuente de emisión de pesos el año próximo sería eventualmente la compra de dólares para evitar que caiga el tipo de cambio, en caso de ser necesario. El Central tendrá prohibido financiar al Tesoro

Por otra parte, existe un gran crecimiento en agregados monetarios más amplios, por la política de encajes llevada adelante por el BCRA y la emisión de Leliq por parte del Tesoro. Ambos instrumentos se utilizaron conjuntamente para reducir la expansión monetaria producto de la política de eliminación de Lebac. Por eso, cuando se tiene en cuenta agregados más amplios como el M2, que incluye depósitos en bancos, el crecimiento de la masa de dinero es sustancialmente más alto y llega al 60%.

El foco, por lo tanto, está puesto en el 2019. En el Presupuesto la inflación estipulada es del 23% para el año próximo, aunque parece difícil de conseguir. Por lo pronto, el Central tiene la ventaja de una menor presión a la hora de emitir pesos. Según se acordó con el Fondo, la financiación al Tesoro será equivalente a cero, por lo que ya no habrá adelantos transitorios ni reparto de utilidades.

Además, una vez rescatadas las Lebac ya no habrá necesidad de volcar más pesos al mercado. Y la única fuente de creación de dinero estaría dada por la necesidad de salir a recomprar dólares en caso de que el tipo de cambio siga bajando como sucedió en los últimos días.

Con la expectativa de un dólar más estable, sin aumentos tarifarios importantes y con bajísima emisión monetaria (ya que además no habrá déficit fiscal primario, al menos en teoría), es factible bajar la inflación de manera importante el año que viene. Aunque los 20 puntos de reducción que aparecen en el Presupuesto 2019 lucen muy exagerados, al menos teniendo en cuenta la experiencia de la historia de las últimos años.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner