Con la presencia de sus padres, se dio media sanción a la Ley Micaela

Es una nueva herramienta contra la violencia de género y establece para funcionarios de los tres poderes del Estado una capacitación obligatoria. La votación esta madrugada se aprobó por 171 votos favorables y sólo uno en contra.

La Cámara de Diputados aprobó la media sanción de un proyecto que aportará una nueva herramienta legal contra la violencia de género. Se trata de la llamada “Ley Micaela”, que establece la capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todos los funcionarios de los tres poderes del Estado nacional.

Esta madrugada, pasadas las 0.30, se votó por casi unanimidad, ya que sólo tuvo un sufragio negativo y 171 en positivo.

La ley lleva el nombre de Micaela García, en memoria de la joven asesinada en abril de 2017 en Gualeguay. Los padres de Micaela estuvieron presentes durante el debate en la sesión. El proyecto fue incluido en la ampliación del temario de sesiones extraordinarias por parte del Poder Ejecutivo, publicado el pasado lunes en el boletín oficial mediante el decreto 1135/18.

En el recinto, el diputado nacional Juan José Bahillo precisó que «históricamente y en todos los ámbitos se ha tendido a subordinar a la mujer solo por el hecho de serlo» y agregó que el tratamiento del proyecto es tardío ya que se presentó originalmente hace un año atrás.

El debate se inició con una exposición de la diputada Silvia Martínez, que enmarcó la iniciativa como parte de «una revolución cultural en la Argentina contra el patriarcado, la violencia machista y la discriminación de la mujer». Aludió a los «testimonios de miles de mujeres que se han atrevido a contar los abusos de los que fueron víctimas». Lo definió como «un momento histórico», llamó a los legisladores a «estar a la altura de las circusnatncias» y dijo que la ley Micaela no agota las demandas, «pero es un gran avance». A continuación, la diputada Claudia Najul también habló de «un momento bisagra» y aludió a «la revolución de las mujeres».

La iniciativa, impulsada por las diputadas Lucila De Ponti (Movimiento Evita) y Analía Rach Quiroga (FPV-PJ), entre otros legisladores, establece la capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación.

Los padres de Micaela García en el debate en la sesión.

Diputados de diferentes bloques políticos le habían solicitado al presidente de la Nación, Mauricio Macri, que incluyera la “Ley Micaela” en el temario de las sesiones extraordinarias.

El pedido llevó la firma de los diputados Lucila De Ponti, Leonardo Grosso, Silvia Horne, Araceli Ferreyra, Victoria Donda, Facundo Moyano, Daniel Arroyo, Cecilia Moreau, Mónica Macha, Mirta Tundis, Gabriela Cerruti, Analía Rach Quiroga, Pablo Kosiner y Cristina Álvarez Rodríguez.

El proyecto se presentó el 30 de mayo de 2017, cuando la Fundación Micaela García, con la presencia de sus padres, Néstor García y Andrea Lescano, presentó un paquete de 13 proyectos de ley que apuntaban a establecer un marco normativo que fortalezca la instancia preventiva en casos de violencia de género y femicidio.

Posteriormente, el 20 de noviembre de 2018, en el plenario de las comisiones de Familia, Niñez y Adolescencia y de Presupuesto y Hacienda, se aprobó un dictamen de consenso a la iniciativa que crea el “Programa Nacional Permanente de Capacitación Institucional en Género y Violencia contra las Mujeres”.

El proyecto busca capacitar y sensibilizar a quienes integran los diferentes estamentos del Estado, entendido no como una mera elección de preferencia personal sino a los fines de dar cumplimiento a un deber que asumió nuestro país al firmar la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.

La capacitación de las máximas autoridades de los tres poderes del Estado estará a cargo del Instituto Nacional de las Mujeres, organismo dependiente del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, que tiene como objetivo elaborar políticas, programas e iniciativas destinadas a empoderar a las mujeres y promover la igualdad de género y la erradicación de la violencia.

Micaela García tenía 21 años y era estudiante de educación física, además de una activa participante del #Niunamenos, contra la violencia de género y por los derechos de las mujeres. Fue reportada como desaparecida el 1 de abril de 2017, y su cuerpo fue hallado sin vida una semana más tarde.

Por el hecho fue apresado Sebastián Wagner, quien confesó haber violado a la joven y fue condenado a cadena perpetua por «abuso sexual con acceso carnal y homicidio agravado por ser con alevosía, criminis causae y violencia de género». También sentenciaron a cinco años por «encubrimiento» a su ex patrón, Néstor Pavón.

Wagner es un ex convicto por delitos de violación que había sido condenado a 9 años de prisión, pero gozaba del beneficio de libertad condicional a pesar de que había dictámenes que lo desaconsejaban taxativamente.

Fuente de texto y fotografía: R2820.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner