Con Nahir presente en la sala, se llevó a cabo la cuarta jornada del juicio

La única imputada por el crimen de Fernando Pastorizzo se mostró más compungida que en audiencias anteriores. Recurría al hombro de uno de sus abogados defensores para refugiarse y también lloró.

 

Este lunes 11 tuvo lugar en los Tribunales de Gualeguaychú, la cuarta jornada del juicio sobre el asesinato del joven Fernando Pastorizzo, ocurrido el 29 de diciembre de 2017.

La primera testigo citada a declarar, resolvió abstenerse por ser tía de la imputada. Seguidamente, declararon los testigo presentados bajo identidad reservada: cuatro jóvenes que (algunos más, otros menos) conocen a Nahir Galarza.

Uno de ellos dijo que hasta el momento del crimen, solía mantener relaciones sexuales con Nahir y que solamente hablaban para coordinar esos encuentros y, en relación al hecho, declaró haber visto a la imputada entrar a su casa de la calle Pronunciamiento la madrugada del 29 de diciembre “con un buzo en la mano” y “con una risa que me llamó la atención”. Este joven también aseguró que ninguna otra relación de Nahir tuvo la perdurabilidad de la que tuvo la relación con Fernando.

Otro joven, el chico con el cual Nahir bailó adentro del boliche la noche de Navidad, describió su relación con Galarza como “amigos con derechos”. No recordó haberle visto marcas en sus brazos pero sí haberla visto mal aquella noche.

Otra testigo clave de la jornada fue la vecina de los Galarza, María Inés Correa, quien dijo que solía escuchar gritos de Nahir durante las madrugadas, que lo vio a Fernando golpeándola, cacheteándola o ahorcándola, y que en esas ocasiones se acercaba a Nahir y le decía que no podía seguir así.

Específicamente, Correa dijo haber visto a Fernando obligando a Nahir a subir a su moto la madrugada del crimen bajo el grito de “Vos te vas conmigo, hija de re contra mil puta, vos sos mía”, y agregó que Fernando “tenía algo entre el buzo gris y el pantalón oscuro. Por la forma pensé que era un arma, era un cuadradito negro” y más tarde, tras las preguntas de la Fiscalía, aseguró que era un arma y que había logrado verla gracias a “la buena iluminación”. Por otro lado, la vecina no vio que Nahir y Fernando llevaran cascos puestos ni que los tuvieran en sus manos.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner