Condenaron a Luis D’Elía a cuatro años de prisión, pero no será detenido

El ex funcionario kirchnerista y líder del partido Miles, Luis D’Elía, fue condenado a cuatro años de prisión este lunes por el Tribunal Oral Federal Número 6. No obstante, el fallo determinó que el dirigente no vaya preso hasta que quede firme la condena por parte de la Cámara de Casación Penal. El fallo incluye la inhabilitación por ocho años para ocupar cargos públicos y la prohibición de salir del país.

Los delitos por los cuales se condenó a D’Elía son atentado a la autoridad, privación ilegítima de la libertad y ururpación, en relación a la toma de una comisaría en 2004. “Macri usa al Poder Judicial como fuerza de choque del Poder Ejecutivo”, aseveró el dirigente tras conocerse la sentencia.“Soy juzgado por pedido expreso del presidente Mauricio Macri y se tengo que ir preso lo haré con orgullo y dignidad”, había expresado D’Elía por la mañana, al llegar a los tribunales de Comodoro Py, acompañado de un grupo de personas que se manifestaron en su apoyo.

El dirigente fue juzgado por la toma de una comisaría del barrio porteño de La Boca, hecho ocurrido en 2004. El fiscal Gabriel Baigún había pedido cuatro años y ocho meses. La condena de los magistrados Julio Panelo, José Martínez Sobrino y Fernando Canero se unificó con otra causa que pesaba sobre D’Elía por un golpe que le propinó al entrerriano Alejandro Gahan, que en ese entonces se manifestaba en plaza de Mayo durante el conflicto con el campo y antes había sido parte de la asamblea ambiental de Gualeguaychú.

Esta última causa sirvió para interrumpir la prescripción del expediente de la toma de la comisaría, pero D’Elía fue absuelto de los hechos ocurridos en 2008 en la plaza. Otros dos imputados por la toma de la comisaría fueron absueltos por prescripción, lo que fue señalado de manera crítica por Adrián Albor, abogado defensor de D’Eía, quien anticipó que, una vez conocidos los fundamentos del fallo, lo que está previsto para el 6 de diciembre, apelarán la sentencia.

D’Elía tiene otra causa abierta, aún en período de instrucción: la del presunto encubrimiento a los iraníes acusados del atentado a la AMIA, que denunció el fiscal Alberto Nisman.

“Macri usa al Poder Judicial como fuerza de choque del Poder Ejecutivo”, aseveró el dirigente tras conocerse la sentencia, al tiempo que anticipó que formulará la apelación correspondiente ante la Cámara de Casación Penal.

 

Análisis.

Comentarios