Conflicto docente: la devolución de los descuentos a los maestros se realizó a medias

Una de las conquistas de la lucha docente entrerriana fue que el gobierno haya reconocido en los hechos un error y decidió devolver los días descontados por inasistencia.

Sin embargo, la devolución del dinero se dio de manera dispar, puesto que de los 13.569 docentes que debían recibir por complementaria el dinero, tan sólo algunos fueron agraciados por la devolución. Otros tantos no han recibido un peso de lo que el gobierno debería devolver.

“Este proceso tan tortuoso de devolución demuestra que esa resolución -la 2.566 del CGE- no sirve ni para pagar la asistencia, ni para destruir el paro ni siquiera para devolver lo injustamente descontado”, dijeron desde AGMER Paraná en este sentido.

Desde el gremio docente, desde la mañana de este miércoles estuvieron pidiendo a los trabajadores que informen si les habían depositado la devolución. “Hemos reunido información de toda la provincia y encontramos casos en los que se devolvió todo, casos en los que no se devolvió absolutamente nada y otros en los que se devolvió una parte”, aseguró César Pibernus, secretario de Organización gremial. 


El referente gremial indicó que “hoy mismo” (por el miércoles) plantearon al Gobierno sobre esta situación y la respuesta fue que “se pagaban hoy la mayoría de los casos y que la semana que viene, entre martes y miércoles, habría otro pago”. El motivo -según se explicó desde el Ejecutivo al sindicato- fue que no pudieron procesar toda la información para la devolución.

Frente a este panorama, desde Agmer le recordaron al Gobierno que “con mucho tiempo de anticipación advertimos que este tipo de maniobra iba a generar estas consecuencias y que además la devolución iba a ser tan trabajosa como había sido la propia implementación de esta resolución”, señaló el sindicalista en diálogo con Aim Digital.

“La decisión del gobierno de descontar fue revertida con la decisión de devolver pero entendemos que es un proceso que debe compensarse de inmediato”.

Cabe recordar que la aplicación de descuentos se llevó a cabo mediante la resolución 2.566 del Consejo General de Educación que obliga a los directivos de las escuelas a cargar las asistencias, lo que en realidad era un mecanismo para efectivizar los descuentos por paros, pero al no haber sido aplicado por una gran cantidad de directivos, el Gobierno utilizó esta falta de información para llevar adelante represalias tanto contra quienes hicieron medidas de fuerza como contra los directivos a quienes responsabilizaron de la situación.

Sin embargo, el malestar generado por los descuentos compulsivos, que alcanzó aún a docentes que no habían adherido a los paros, agudizó el conflicto y derivó en la toma del CGE y obligó al gobierno a volver a convocar a los gremios después de más de 40 días sin reuniones.

“Nosotros dijimos que esta medida no sólo era persecutoria sino que una vez aplicada iba a generar una alta injusticia”, insistió Pibernus que consideró que “este proceso tan tortuoso de devolución demuestra que esa resolución no sirve ni para pagar la asistencia, ni para destruir el paro ni siquiera para devolver lo injustamente descontado”.

 

 

Análisis

Comentarios