CRÓNICAS URBANAS, las “Aguafuertes gualeguaychuenses”

Crónicas Urbanas es el nuevo libro de Héctor Luis Castillo. Consiste en una selección -realizada por la profesora y escritora María Eugenia Faue- de las crónicas escritas por Luis y que mes a mes, desde hace seis años, fueron siendo publicadas en el suplemento SIGNO, de diario ElDía. La presentación será el viernes 30 de noviembre, a las nueve menos cuarto de la noche, en el Instituto Magnasco.

 

Por Sabina Melchiori

 

El suplemento SIGNO, del cual Luis Castillo es coordinador desde su lanzamiento en abril de 2011, constituye en su totalidad un exquisito material de lectura; coleccionable desde el punto de vista de su contenido, pero no tanto desde su formato tabloide impreso en papel de diario.

También podríamos decir que el corazón de cada edición de SIGNO son las crónicas de Luis. Habitualmente instaladas en la segunda o tercera página, siempre ilustradas con una buena foto. Frases cortas con la dosis descriptiva justa y una pequeña pizca de sarcasmo cada tanto.

Es por eso que el hecho de que buena parte de las crónicas allí publicadas se haya plasmado en un libro, es digno de celebración y una excusa perfecta para conversar con el autor.

 

S. M: ¿Cuántos libros llevás editados?

L. C: El primero fue un poemario, en 1988: El asilo del minotauro. Después un libro de cuentos: Souvenirs del infierno, en 2008. En 2010 la novela 4 putas peregrinas. En 2013 el ensayo Simplemente sangre, publicado por Siglo XXI. En 2014, otro ensayo: Creer o no creer, la hechicería y los dioses de los hombres y Conversaciones, con el profesor E. Giqueaux. En 2015 Crónica de héroes y traidores, novela histórica que ganó el premio Fray Mocho, en 2018; la segunda parte de Conversaciones; Tributo, un rescate periodístico de cuatro músicos de Gualeguaychú, y ahora Crónicas urbanas, que es una recopilación de publicaciones con el mismo nombre aparecidas en el suplemento Signo de diario el Día desde 2012 a la fecha. Además de algunas antologías que no me acuerdo (je, je)

 

S.M: ¿Todos los géneros en los que has incursionado te resultan igual de cómodos o hay uno con el cual te sientes más a gusto?

L. C: Depende lo que sienta que tenga para decir en el momento, hay temas que por la brevedad y contundencia temática se resuelven en una crónica o un cuento y otros que ameritan investigación como un ensayo y quizás esté más relacionado con esa necesidad de bucear en algunos aspectos históricos o sociales y darles una mirada propia.

 

S.M Crónicas Urbanas… ¿cómo surgió la idea? ¿Cuándo fueron escritas esas crónicas? ¿En qué basó la profesora María Eugenia su criterio de selección?

L.C: La primera crónica es del año 2008 es decir que ya hay casi 100 escritas por lo que no fue fácil para María Eugenia no solo seleccionar sino agrupar en forma temática un material tan variado. Sin dudas que la musa inspiradora fueron las maravillosas Aguafuertes porteñas de Arlt, intentar retratar situaciones, personajes, historias que son propias de una comunidad como la nuestra y a la vez universales.

Es que la indefensión, la marginalidad, las miserias humanas son universales y atemporales y el arte me parece una forma contundente de exhibirlas, quitarles su capa de naturalización y mostrarlas como son: humanas pero miserias al fin.

El diario consideró que era un material que valía la pena compilar en forma de libro como una mejor forma de difusión y preservación al mismo tiempo ya que coleccionar diarios no es muy práctico que digamos.

 

S. M ¿Cuál es tu crónica favorita?

L.C: La que va a salir en el próximo número de Signo.

 

S.M: ¿Qué nos podés adelantar de la presentación?

L.C: Que se vengan preparados para pasar una noche emotiva y emocionante, si está apurado o tiene cosas que hacer, esta presentación no es para usted, durará lo que tenga que durar para poder disfrutar de cada momento que de la mano de María Eugenia Faué, Ricardo Ragerdorfer, uno de los mejores periodistas de investigación de nuestro país y algunas sorpresas preparadas para la ocasión lo peor que puede pasarle es tener que mirar el reloj para ver si llega a tiempo a otro lugar.

 

Invitación

About the author  ⁄ Infoner