Cuidado con el cielo

Por Verónica Toller

… que se nos viene encima. Cuidado con el cielo, cuando se enoja. Cuidado con el cielo. A veces, descarga su rabia y grita. Y crece de arriba para abajo, del revés. Se descuelga y arremete, larga bombazos y golpea el suelo, cielo a suelo; le regurgita la misma agua que antes le sacó a la tierra y se la vuelca de golpe, como chicotazo. Porque el cielo se enoja, a veces. Se vuelca y se revuelca, a veces. Y trata de lavarnos la conciencia y las manos. Casi nada, intenta… Hasta volver a llevarse el agua para arriba y esperar el momento necesario de crecerse otra vez para abajo. Pobre. Siempre vuelve a tratar. Siempre parece creer que todavía puede, podemos. Cuidado con el cielo.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner