Dólar e inflación. Recomendaciones para ahorristas

Desafiando al segundo semestre tenemos dos indicadores clave de nuestra economía que se encuentran en el centro de atención: uno es la inflación, que está presionando y nos seguirá acompañando, y el otro es el tipo de cambio que, aunque logró cierta estabilidad, no está planchado y continuará su evolución al alza pero de manera más gradual.

 

Por Marisol Gonzalo. Contadora pública nacional y Lic. en Administración de Empresas.

 

Las inversiones que pretendamos encarar deberán perseguir el doble objetivo de cubrirse de la fluctuación del tipo de cambio y protegerse de la inflación. Dentro de las opciones disponibles en el mercado de capitales se manejan varias alternativas para hacer frente a estas dos variables y obtener rentas reales.

Los porcentajes de rendimiento que se alcanzarán van a depender del perfil de cada ahorrista (conservador, suma a invertir, nivel de riesgo y costo dispuesto a asumir, liquidez que precise de fondos, entre otros). Un inversor es conservador cuando no tiene como actividad principal seguir o estar encima del mercado tratando de captar los mejores precios y tasas. Lo que le ingresa a una persona lo puede destinar a consumo o ahorro. Para los que tengan la posibilidad de destinar algo a la segunda opción, pretendiendo salvaguardar su capital, la idea es suministrar alguna orientación para estos pequeños inversores que estén buscando alternativas al dólar para conservar y hacer rendir los ahorros o generar algún extra, teniendo en cuenta la volatilidad que se maneja en nuestro país respecto a los precios relativos y a las políticas locales y externas.

De más está decir que estamos hablando de ahorros que podemos justificar fácilmente con nuestros ingresos registrados. Se prevé que el tipo de cambio tendrá una devaluación adicional de entre un 10% y un 15% hacia fines de este año y no más de un 30% para dentro de un año.

Esto coincide además con el nivel de inflación que se espera. Para llevarlo a números concretos, los futuros de Rofex marcan un dólar de $33 hacia fines de este 2018 y de $35 para junio de 2019. Un inversor, obtendrá una renta o rendimiento real cuando logre con su inversión superar estos valores. Nadie sabe exactamente quién ganará en el corto plazo, si el dólar o la inflación, frente a este escenario lo mejor es cubrirse de las necesidades de cada uno.

Como primer punto hay que considerar que no se puede generalizar una inversión como la “ideal para todos”, éstas se deciden de forma muy personalizada. Cuando un ahorrista elige una estrategia para manejar sus ahorros, se debe poner el foco sobre la moneda en la que están sus necesidades de efectivo en un horizonte temporal (6 a 12 meses).

Si el objetivo es comprar un bien o servicio en pesos lo más recomendable es protegerse de la inflación y realizar alguna inversión en nuestra moneda aprovechando la tasa de interés real actual.

Es un muy buen momento para las Lebac (letras del Banco Central) con tasas que pueden conseguirse alrededor del 48%. Las alternativas más interesantes para un inversor conservador a seis meses son las Lebac y las Lete (Letras del Tesoro) o los fondos comunes de inversión (FCI) que invierten en esos activos. Las Lebac son instrumentos de muy corto plazo en pesos y se puede invertir con un mínimo de $1000. Su rendimiento subió en estos últimos meses, pero hay que tener en cuenta que se pagan costos por cada operación, además del mantenimiento de la cuenta, y que uno de los riesgos más comunes es olvidarse de renovarlas, perdiendo así la rentabilidad anual.

Para quienes la única alternativa posible es el plazo fijo, se recomienda una variante dentro del mismo, poco conocida aún y es el ajustado por UVA. Es una inversión que adecua el capital constituido a la variación del CER (coeficiente de estabilización de referencia) y se expresa en UVA según la cotización del día en que se constituye.

Para los que son de la línea del plazo fijo y se animen a salir de él, las Lete en dólares o bonos ajustables por CER son muy buenos sustitutos. Para los que tengan objetivos en dólares, por ejemplo si se está planificando un viaje al exterior para los próximos meses, es muy tentador el Bonar 2020 (AO20), que con vencimiento octubre 2020 está rindiendo un 6,7% anual en dólares. Estos bonos si bien pagan semestralmente lo ideal es mantenerlo como mínimo un año. Las Lete en dólares tienen un mínimo monto a invertir, de US$ 1000 y normalmente se licitan en plazos de siete meses a 1 año. Esto reduce el costo de las comisiones (en relación a las lebac).

El rendimiento va de un 4 a un 5,5% anual en dólares, dependiendo del plazo. Respecto a los FCI (fondos comunes de inversión) siempre están al tope de las recomendaciones para los ahorristas pequeños por lo simple que resulta operarlos, porque ofrecen la posibilidad de tener liquidez (contar con los fondos) en 24 horas. Hoy resulta muy cómodo para el inversor ya que la mayoría de las operaciones (suscripciones de fondos, rescates, amortizaciones) se realizan vía web y de manera segura.

 

Foto: diario Río Negro

About the author  ⁄ Infoner