El 30% de los estatales nacionales no faltó y cobró premio por presentismo

Fueron 36.131 empleados de la Administración Pública Nacional, sobre un universo de 110.216 que estaban alcanzados, los que no registraron ninguna ausencia en el período julio-octubre y cobraron el premio completo de $ 5.200 en bruto.

El Gobierno nacional concretó por primera vez el pago de un bono por presentismo a los empleados públicos. Sin embargo, menos de la mitad de los estatales que están bajo el Sistema Nacional de Empleo Público (SINEP) pudieron acceder al premio por asistencia perfecta fijado en la paritaria de este año.

Según datos del Ministerio de Modernización de Andrés Ibarra, el gerente de recursos humanos del Estado, apenas 36.131 empleados de la Administración Pública Nacional, sobre un universo de 110.216 que estaban alcanzados, no registraron ninguna ausencia en el período julio-octubre y cobraron el premio completo. A ellos, tanto empleados de la planta permanente como contratados en forma temporaria, se les liquidó un plus de $ 5.200 en bruto, a razón de $ 1.300 por cada mes con presencia perfecta. El informe, al que accedió Clarín, precisa que, para hacer frente a ese bono, el Estado requirió de $187 millones adicionales.

El relevamiento, por el momento, no diferencia con exactitud los casos de aquellos que registraron ausencias: para quienes tuvieron una falta en el cuatrimestre, siempre que fuera justificada, el incentivo mensual ascendió a $ 910, mientras que los que faltaron en dos ocasiones, el plus bajó a $ 520.

En cambio, hubo unos 19.108 trabajadores que, por tener más de dos faltas justificadas o por haberlo hecho sin motivo concreto, se quedaron sin cobrar ningún tipo de premio.

Entre los organismos que más porcentaje de su planta no recibió el bono sobresalen: el Hospital Malbrán (el 74% no lo cobró), la Biblioteca Nacional (62%) y Fabricaciones Militares (60%).

También quedaron afuera del premio coordinadores, directores y demás funcionarios, es decir, la planta política del Estado nacional.

 

Clarín.

Comentarios