El albañil que encontró los huesos recuerda que tenían entre 20 y 30 centímetros

Por orden judicial fueron desenterrados para ser analizados, pero los primeros estudios no lograron determinar si se tratan de restos humanos o de algún animal. Siguen a disposición de la justicia en una causa que lleva adelante el fiscal Martín Scattini.

 

Hace cinco años, durante la construcción de la playa de estacionamiento de los colectivos de larga distancia de la empresa Nuevo Expreso, en inmediaciones a Obras Sanitarias Gualeguaychú, un albañil encontró huesos enterrados a más de un metro de profundidad. Apartó algunos, los colocó sobre un tacho, pero el maquinista decidió enterrarlos en otro sitio «para no meterse en problemas».

«Yo estaba con mi hermano y mi sobrino, no sabíamos si eran de algún animal o qué«, señaló Pedro, en diálogo con Canal 9 Litoral. «Me encontré con huesos, los dejé arriba de un tacho para que los viera el dueño pero el maquinista dijo de no ponerlo en problemas y los tiró con tierra; eran como de 20 o 30 centímetros, de color barniz, medio marroncitos, eran muchos, algunos estaban como quebrados».

Desde entonces, algunos huesos -los que Pedro no llegó a desenterrar- quedaron en el mismo sitio donde los vio, es decir, debajo de las bases de un tapial que divide la playa de estacionamiento y un terreno baldío donde hoy se está construyendo una placita. Y aquellos que había sacado y colocado sobre un tacho, fueron arrojados a una parte del terreno donde se acumulaba agua y tapados con tierra y piedra mora.

«Mi madre me retó que tendría que haber hecho la denuncia pero en ese momento yo no tenía celular y no avisé a la policía», lamentó Pedro, y agregó:  «Cuando trabajé con el dueño de la chacra lindera le conté y quiso avisar a la justicia porque se acordaba que hacía años había desaparecido una chica«.

 

Nota relacionada: Encontraron restos óseos en Gualeguaychú

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner