El Clan es una cachetada

Así lo definió el propio autor, Daniel Enz, en la presentación que hizo en Gualeguaychú, junto al periodista Hugo Alconada Mon; y tiene razón, no hay quien no haya leído el libro y no se haya sentido abofeteado.

Por Sabina Melchiori

 

Es una cachetada tras otra, la sensación que impregna al lector es una profunda indignación. Asco, para ser bien clara. Porque el exgobernador entrerriano, Sergio Urrubarri, usó el poder para enriquecerse y enriquecer a sus aliados; y esta investigación, plasmada en el duodécimo libro de Enz, detalla de qué manera lo hizo. Por eso también concuerdo con Alconada Mon cuando lo definió como «un libro necesario». Vaya si lo es. Necesitamos sacudirnos la modorra para despertarnos, porque se han afanado todo delante de nuestras narices.

«Se naturalizó el enriquecimiento ilícito», aseguró Enz, este viernes por la noche en la sede del Colegio de Abogados de Gualeguaychú, lugar elegido para presentar esta investigación. Dijo además que «sigue faltando decisión política, porque parece que menos se pueda hablar de transparencia, mejor» y recordó que todavía no se han reglamentado muchos puntos de la Constitución del 2008, entre ellos  la creación de una oficina anticorrupción. «Nadie quiere hablar de transparencia, qué le puede interesar hablar de transparencia a José Ángel Allende, al diputado Koch o a Vázquez de San Benito», expresó. Y como si las pruebas de su investigación no bastaran, pareciera que nada ha cambiado, porque «Urribarri sigue manejando la Cámara de Diputados como si fuera un kiosco».

En ese sentido, el autor señaló que «si siguen estando los mismos fiscales en el Tribunal de Cuentas, esto no va a cambiar. Sinceramente me preocupa mucho, y ese fue el objetivo del libro: decir ‘señores, esto pasó, se naturalizó’ y uno espera, ahora, que la Justicia haga algo. El libro es una cachetada a todos, a la gente, al Poder Político y a la Justicia, buscando que se modifiquen cosas, uno sueña con eso».

Por su parte, el periodista Hugo Alconada Mon, prosecretario de redacción del diario La Nación, abocado a investigaciones de corrupción, lavado de dinero y fraude corporativo, dijo que lo que hay que cambiar es «el sistema que produce Urribarris, porque Urribarri es posible porque el sistema lo genera» y detalló lo que Enz deja demostrado en El Clan: «Tenemos una Justicia cómplice, una oposición cómplice (y en este punto fue duro con el radicalismo), una Policía cómplice, un Tribunal de Cuentas y una prensa cómplice». Y para terminar de abofetearnos a los lectores del libro y presentes en la charla, asestó: «Esto excede a los Urribarri y a los partidos políticos, esto indica una podredumbre de la sociedad», y tras una pausa durante la cual no voló una mosca, preguntó: «¿Está dispuesta la sociedad entrerriana a decir basta?».

La esperanza -creo yo- está en despertarnos, así sea a fuerza de cachetadas como El Clan, comprometernos como sociedad en los asuntos de gobierno, empezando por los temas que tratan nuestros concejales y apoyar a los fiscales y políticos honestos. Reaccionar ante el mínimo avance de la corrupción, sin descuidar siquiera el detalle más mínimo y cercano, para no contaminarnos.

 

 

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner