El crimen de Micaela: leones por corderos

Hay buitres y hay chacales. Y están las presas. A veces, andan mezclados, van los chacales tras las presas sin que estas lo sepan o puedan alertarse. Y andan los buitres, vestidos de palomas. Hasta que la garra asoma y ya es tarde. Alrededor de ellos, están los parásitos, los que circulan, miran, no hacen nada pero se alimentan.

Hasta hoy.

Hasta Micaela, y sus leones por corderos.

 

 

Por Verónica Toller para La Nación 
mvtoller@gmail.com

 

Una larga cadena

El juez Carlos Rossi es hoy el blanco por haber otorgado la libertad condicional a Sebastián Wagner, el sospechoso de matar a Micaela García. Sin embargo, la cadena es mucho más larga. Wagner estaba fuera de la cárcel por muchas causas.

1 – Porque tuvo juicio abreviado en dos violaciones gracias a que se confesó culpable y le dieron sólo 9 años de pena, acordada entre el fiscal Diego Young y la defensora de oficio Alejandrina Herrera. Con o sin condicional, Wagner iba a quedar libre en breve. Cuestión 1: se impone establecer límites al sistema de juicio abreviado.

 

2 – Porque tuvo una abogada que llevó adelante una retorcida defensa de ética lamentable, donde Wagner, en el tercer caso de violación con ADN inculpatorio que se denunció en su contra, dijo: “No fui yo, señor juez; fue mi hermano gemelo”. Los gemelos comparten el mismo ADN por provenir de un solo cigoto. Así que, ¿de quién era el ADN? La estrategia impidió que se sumaran años a los 9 ya impuestos. Hoy, la defensora de oficio Angelina Herrera es Jueza de Garantías N° 1 de Concepción del Uruguay. Cuestión 2: ¿cuál es el perfil de juez o jueza que exige la magistratura entrerriana?

3 – Porque tuvo un nuevo defensor oficial en Gualeguaychú que pidió y fundamentó su libertad condicional. Cuestión 3: reforma del Código Penal (CP) para que los violadores no puedan tener acceso a condicional. Entre otros, el ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari, acaba de pedir reforma de los Art. 13 del CP: “terminar con la libertad condicional en casos donde se produzcan homicidios, secuestros seguidos de muerte y delitos sexuales”. También, que los delitos con perpetua no tengan posibilidad de acortamiento.

4 – Porque un juez no escuchó los informes técnicos del Servicio Penitenciario que recomendaban no concederle dicho beneficio. Escuchar para decidir, discernir para juzgar, es el proceso de la virtud de la prudencia, que acá faltó. Y esto, más allá de que Wagner resulte o no ser el autor material de la muerte de Micaela. El Artículo 13 del Código Penal dice que los condenados “podrán obtener la libertad por resolución judicial” previo informe favorable. Ni es un beneficio obligatorio, ni se les puede conceder cuando el informe pericial o de las autoridades penitenciarias es desfavorable. Pero Rossi no tuvo en cuenta los dictámenes desfavorables del Consejo Correccional y el Equipo Técnico Criminológico de la Unidad Penal N° 9 donde estaba alojado Wagner, ni los del Equipo Interdisciplinario de su propio Juzgado de Ejecución de Penas. El fiscal Lisandro Beherán se opuso a la libertad condicional. Pero Rossi no. Y no es la primera vez que desoye. En el caso de Marcelo Schiaffino, condenado por someter a una adolescente y obligarla a prostituirse (con violaciones reiteradas mediante, castigos con alambre de púa, cortar a la víctima con vidrios, quemarla con cigarrillos, quebrarle costillas a golpes), Rossi le permitió salidas del penal acompañado de un policía y recibir visitas conyugales. En una de tales visitas, Schiaffino mató a golpes a su pareja dentro de la cárcel. Cuestión 4: que los informes técnicos sean vinculantes en casos de violadores y ofensores sexuales.

5 – Porque el fiscal de Gualeguaychú que se opuso a la condicional no apeló la resolución favorable del juez. Cuestión 5: ¿por qué aceptó, fiscal Beherán, si podía y debía apelar, según su propia recomendación inicial?

6 – Porque el Patronato del Liberado entrerriano no controla debidamente al convicto en libertad condicional. Esta responsabilidad es política y compete ante al Ministerio de Gobierno, Justicia y Seguridad de la provincia, cuyo titular es Mauro Urribarri, hijo del gobernador anterior. El fallo de Rossi obligaba a Wagner a presentarse una vez por semana ante el Patronato para seguimiento. Pero lo hizo sólo a veces. Y esto se repite en todo el país. Cuestión 6: reforma del sistema de patronatos.

7 – Porque hay leyes que duermen. La ley nacional 26.879 de 2010 establece el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a delitos contra la integridad sexual, pero jamás se aplicó. De manera similar, está la ley provincial entrerriana 10.015 que data de 2011. Debe ejecutar este Registro el STJ de la provincia. Cuestión 7: ¿para cuándo.?

8 – Porque todavía están meditando nuestros legisladores y funcionarios si adoptar o no las pulseras electrónicas para quienes gozan de libertad condicional. Cuestión 8: con una pulsera, Wagner hubiera aparecido de inmediato. O tal vez (sólo tal vez) se hubiera cuidado de reincidir.

La justicia posible

“Mucho de esto se está discute ahora en la Comisión para la Reforma del Código Penal de la Nación -afirma el secretario de la misma y Director Nacional de Política Criminal, Carlos González Guerra-. Uno de los mayores esfuerzos se centra hoy en poner los medios para que las penas efectivamente se cumplan, sea cuales fueran estas”.

La Comisión, integrada por 11 expertos, analiza limitar el beneficio de libertad condicional para los condenados a prisión perpetua. Y eliminarlo en casos de reincidentes. También, se discute reformar el sistema de ejecución condicional de las penas menores a tres años, para que pasen a ser efectivas de alguna forma alternativa, como trabajos en favor de la comunidad, restricciones de acercamiento, multas reparatorias, encierros de fin de semana. González Guerra, penalista y profesor de Derecho en la Universidad Austral, es defensor de las pulseras electrónicas, “medida súper razonable que, más allá de permitir encontrar rápido al liberado, es una herramienta preventiva porque quien la lleva sabe que está siendo monitoreado”.

Ni aún vencidos

Imposible dejar de verlos. Mientras todos los argentinos pedimos una Justicia renovada como sistema, allí están ellos, los padres. Néstor “Yuyo” y Andrea, puro dolor, pura fortaleza. Ellos no se sienten vencidos ni aún vencidos, como decía Almafuerte. Y muestran una clase distinta de justicia. La otra, la del sistema, es una justicia que podemos reclamar pero no parir. Esta, la de Yuyo y Andrea, es la justicia posible de la que podemos hacernos cargo:

Para seguir de pie: “El dolor nos tiene que servir para cambiar la sociedad”.

Porque la paz es posible a pesar de estar en carne viva: “Tengo una tranquilidad rara”.

Y porque la experiencia del amor suaviza: “en medio de tanto dolor” recibieron “una inmensa alegría” con la llamada de Francisco.

Donde la verdadera ofrenda es compartir: “En lugar de flores para Micaela, den el dinero para los chicos más necesitados”.

Donde la solidaridad sostiene: “Gracias a ustedes, estos días pude estar en pie”.

Y la muerte puede convertirse en vida: “Yo le voy a cumplir los sueños a Micaela. Con Andrea vamos a laburar el doble para que sea realidad el país que ella soñaba”.

Sí. Hay buitres y hay chacales. Están las presas, muchas de las cuales terminan en víctimas. Alrededor, circulan los que miran y no hacen nada. Hasta hoy. Hasta Micaela, clavada en el corazón del sistema. Hasta los corderos rebelados en leones.

Comentarios