“El dolor de la gente no prescribe”

Su hijo fue abusado por el entonces Director de Cultura de Urdinarrain. Fundó la ONG Con los Gurises No y, tras 20 años de silencio, se animó a denunciar. Similitudes con el caso Rivas, que vuelve a sacudir al departamento Gualeguaychú.

Mana Mussi es madre de una de las víctimas de Javier Broggi y además es una de las fundadoras de la Organización No Gubernamental (ONG) Con los Gurises No. 20 años después del abuso a su hijo, decidieron hablar y contar cómo atravesaron los años más oscuros de Urdinarrain. Además, trazó un paralelismo con lo que ocurrió y ocurre tras la explosión social que causó la denuncia contra el abogado Gustavo Rivas.

Explicó que “hay una cuestión psicológica que funciona en cada persona de manera diferente. Hablamos de un nene de 8 años que fue abusado: pudo hablar después de adulto con buena parte de la vida transcurrida en ese silencio y teniendo al abusador dentro de la familia. Lo más trágico del relato de la perversión del ser humano, no es solo abusar de una criatura, sino de crear ese círculo perverso dentro de la misma familia de la víctima. Lograr la presión psicológica para que esa anécdota se bloquee durante años y años incluso para toda la vida”.

Además, dijo que en libros de psicología se explica que “solo se recuerda lo que emociona: para que emocione realmente tiene que haber sido algo muy importante. Cuando somos chicos solo recordamos ciertas secuencias importantes que tienen que ver con la familia. Y la mayoría de las veces son buenas, agradables. Este dolor inmenso nos queda plasmado para toda la vida en tanto y en cuanto no se hable”.

¿Cómo surgió la ONG y cómo está actualmente el caso Broggi?

-Nuestra ONG comienza a partir de la denuncia contra el Director de Cultura de la municipalidad de Urdinarrain. Salió luz cuando dos jóvenes ya con 28 años vinieron a decirnos a los padres. Yo soy una de las madres de uno de los niños que habían sido abusados en su infancia por Javier Broggi. Quedamos todos muy perplejos. Javier era un tipo muy querido en la familia, era un artista, un escritor, un fotógrafo, reunía todas las condiciones culturales para ser admirado de alguna manera.

En su momento se hablaba siempre de prescripción. Lamentablemente el tema de la prescripción es para favorecer siempre al pedófilo, al perverso porque el dolor de la gente no prescribe.

Finalmente en diciembre fue condenado. Le dieron 14 años; un año previo había comenzado el juicio pero el jurado había decidido postergarlo. Casación ordenó que siguiera. Pasó un año y en diciembre se lo condenó pero aún está suelto. Ahora estamos esperando a Casación, porque creemos que apeló.

¿Encuentran un paralelismo con el caso Rivas?

-Puedo hablar de Broggi, pero después uno va a los libros y se parece a muchos. Tienen el don (por darle un nombre) de seducir. Por ejemplo, Javier Broggi seducía a los niños con videos. En ese momento internet era algo que tenían muy pocos, la computadora también. Así que él tenía las últimas películas para los niños. Tenía el mejor teléfono, la mejor cámara de fotos y les sacaba fotos y los ponía en las revistas. Son todos métodos de seducción.

¿Los hechos puntualmente en qué año se encuadran?

-Mi hijo tiene 36 años y en ese momento tenía 8. Sabemos que luego que abusó de nuestros hijos siguió haciéndolo con montones de niños más. Lo que no sabemos por qué se escondió tanto tiempo. Nadie se animó a hablar en ese momento ¿Pasaron cuántos años? Más de 20 años y nadie se habría animado a hablar.

Quizás a este hombre lo debe haber sorprendido que sus más íntimos amigos -que era la otra familia y nosotros- sí pusimos al tema en la sociedad. Pero a todo esto, ya habían pasado 20 años.

En el abusador hay una personalidad escondida. Se pierde el valor de los afectos, de la amistad. Los perfiles van un poco así: seducen, son admirados en su mayoría, por algo son admirados socialmente.

¿Antes de que esto salga a la luz no había ningún rumor, ninguna denuncia que haya llegado a la justicia?

-No, para nada. Esto es lo que más nos ha sorprendido. Porque este muchacho para nosotros era como un hermano. Alguien podía no quererlo porque tenía esa forma de destratar a algunas personas, pero pensar que era un pedófilo no.

Cuando nuestros hijos hablan y nosotros lo ponemos en sociedad, después nos fuimos enterando que a lo largo toda la vida lo hizo. Él mismo reconoce que lo hacía desde los 18 años, pero nadie se enteró. ¿Pero sabes qué pasa? He leído que la víctima siente culpa y cree que es la culpable. Por eso también calla.

Ley de respeto a las víctimas

La ley 27.206 de Respeto al Tiempo de las Víctimas, vigente en nuestro país desde el año 2015 y cuya autora es la senadora nacional Sigrid Kunath, plantea un nuevo paradigma para el abordaje de los casos de abuso sexual infantil por parte de la justicia, posibilitando que los mismos sean investigados sin que el transcurso del tiempo sea un obstáculo para ello.

La Ley de Respeto al Tiempo de las Víctimas introduce una modificación sustancial en el Código Penal al ampliar los plazos de prescripción para los delitos contra la integridad sexual y delitos de trata cuando la víctima sea menor de edad, independientemente del tiempo transcurrido entre el delito y su denuncia.

 

Diario El Día.

Comentarios