Elección histórica en Entre Ríos

Con el 57.49% de los votos, Gustavo Bordet se ha convertido en el gobernador entrerriano más votado desde la restauración de la democracia al sobrepasar por veintidós puntos al radical Atilio Benedetti, que mejoró solo ligeramente su performance con respecto a las PASO. Bordet superó de este modo el 55.98% logrado por el también peronista Sergio Urribarri en 2011, irónicamente, también contra Benedetti.

 

Por Felipe Galli – estudiante de Ciencia Política

 

Asimismo, el PJ entrerriano obtuvo una abrumadora mayoría legislativa con 20 de 34 bancas en la Cámara de Diputados (la mayoría más amplia desde que el voto es proporcional), y 13 de los 17 senadores departamentales (solo superado por el anómalo Senado de 2011, en el que el kirchnerismo obtuvo todas las bancas ante la división opositora). A nivel municipal, el radicalismo perdió la intendencia de Paraná, con el intendente Sergio Varisco derrotado por amplio margen por el vicegobernador AdanBahl, invirtiendo el resultado de las PASO, en el que la sumatoria de Cambiemos (PRO y UCR) había superado levemente a Bahl. Hubo también arrolladores triunfos peronistas en Gualeguaychú y Concordia.

La victoria de Bordet, que es además el mayor triunfo justicialista del año hasta ahora y el segundo porcentaje más alto de una elección provincial (solo superado por el 73% del provincial renovador Herrera, en Misiones), además de la unificación definitiva del Partido Justicialista provincial en torno a su figura después de casi doce años de división continua (con el enfrentamiento entre sus predecesores Sergio Urribarri y Jorge Busti), da al peronismo entrerriano un nuevo peso en la toma de decisiones a nivel nacional, en un momento en el quela unidad peronista en torno a la fórmula Fernández – Fernández parece inevitable.

Ahora pasaremos a hacer un repaso por los hitos marcados en la elección provincial entrerriana, así como las consecuencias que este resultado pueda tener. También se explorará el resultado municipal en las principales urbes de la provincia.

 

Gráfico: Felipe Galli

Mayor triunfo de la democracia, segundo de la historia

Como ya se ha mencionado anteriormente, Bordet ha roto con el 57.49% el récord porcentual del gobernador más votado desde la recuperación democrática de 1983, superando el 55.98% de Urribarri. Con respecto a la totalidad de la historia electoral entrerriana, obtuvo un porcentaje ligeramente superior al del radical Ramón Mihuraen 1922 (56.92%) pero se queda unos cinco puntos y medio por debajo del peronista Felipe Texier en 1951 (63.07%), primer gobernador elegido por sufragio universal con Perón en la boleta. (Nota: El récord se hace sin tener en cuenta el 65.13% del también peronista Enrique Tomás Cresto en la segunda vuelta de 1973, único ballotage de la historia entrerriana, pues en primera instancia obtuvo solo el 44.84%) De este modo, Bordet se queda con el récord de segundo gobernador más votado de la historia electoral provincial.

Asimismo, Bordet adquiere resonancia nacional al haber logrado uno de los mayores triunfos para el peronismo este año, por ahora solo superado por el 73.01% de Oscar Herrera Ahuad en Misiones, siendo candidato del Frente Renovador de la Concordia (alianza muy provincialista que, aunque es respaldada por el PJ provincial y nacional, no puede calificarse de íntegramente peronista).

A nivel legislativo, Cambiemos obtuvo solamente 4 bancas en el Senado, correspondientes a los departamentos Victoria (irónico), Gualeguay, Tala y Federación. En todas las demás circunscripciones triunfó la coalición justicialista. Cambiemos ha perdido Paraná, Gualeguaychú, y Nogoyá, aunque logró recuperar Tala, que ganó en 2015 pero que perdió por la decisión de su senador, Héctor Exequiel Blanco, de desertar.

Con respecto a la Cámara de Diputados, la lista del justicialismo encabezada por Julio Solanas hizo historia con 20 bancas contra 14 de Cambiemos. Mariana Farfán, peronista y hasta ahora concejal de Gualeguaychú, es la primera persona en resultar electa diputada ocupando el vigésimo lugar de su lista desde que se empleó el voto proporcional por primera vez en 1935.

Bordet tendrá uno de los mayores apoyos parlamentarios de la democracia, siendo que hasta ahora contaba apenas con la mayoría mínima para el quorum (18 diputados y 9 senadores). Con 34 legisladores sobre 51, goza de exactamente dos tercios (66.67%) de la Asamblea Legislativa, suficiente para que el justicialismo busque una reforma de la constitución provincial de proponérselo.

 

Bordet y Stratta

La falta de mujeres electas, un problema vigente en Entre Ríos

La política entrerriana, tanto a nivel legislativo como ejecutivo, es tristemente célebre por la atroz subrepresentación femenina. Efectivamente, la Cámara de Diputados de 34 miembros tendrá solo 10 mujeres, y el Senado contará con solo 4 de 17. La paupérrima representación, de solo un 27% de los cargos legislativos, es algo endémico que se espera que se trate durante el segundo mandato de Bordet, teniendo en cuenta que, por primera vez en la historia entrerriana, una mujer ha sido elegida vicegobernadora, siendo la Ministra de Desarrollo Social de la provincia, Laura Stratta, quien ostentará esta distinción a partir de diciembre.

Dos de las cuatro ciudades más pobladas, Paraná y Gualeguaychú, siguieron el patrón provincial y tendrán una mujer viceintendenta. A partir de diciembre, Adán Bahl y Martín Piaggio serán secundados por Andrea Soledad Zoff y Lorena Arrozogaray, respectivamente. Las otras dos urbes de importancia, Concordia y Concepción del Uruguay, se verán gobernadas por fórmulas íntegramente masculinas.

 

Felipe Galli

 

Como se puede ver en el gráfico, de 83 municipios que componen la provincia, solo 9 se verán encabezados a partir de diciembre por una mujer. En 32 un intendente varón se verá secundado por una viceintendenta. En los 42 restantes, más de la mitad, la fórmula gobernante será íntegramente masculina.

Ninguna de las fórmulas ganadoras está compuesta por dos mujeres, y solo hubo cinco municipios (San Gustavo en La Paz, San José en Colón, Ibicuy en Islas del Ibicuy, y Estancia Grande, y Concordia ciudad en Concordia) en los cuales alguna de las fórmulas contendientes era integrada por dos mujeres, ninguna de las cuales resultó electa, y perteneciendo cuatro a Cambiemos y una (en Concordia) a la Nueva Izquierda. No hubo fórmulas femeninas del Frente Creer Entre Ríos, pero le corresponderán la mayoría de las intendencias mixtas electas.

En contraste, hubo ocho municipios (Aldea San Antonio, Bovril, Crespo, Gilbert, La Paz, Larroque, Maciá, y Pueblo Liebig) donde todas las fórmulas contendientes fueron integradas únicamente por varones.

 

Varisco

Atroz derrota del radical Varisco en Paraná que favorece a Bordet

Volviendo a cuestiones partidarias, Sergio Varisco, que aspiraba detener la racha derrotera del radicalismo (que de controlar nueve de las veintitrés capitales provinciales había sido derrotado en casi todas), ha demostrado no estar por encima de los vientos nacionales. Efectivamente resultó derrotado con una diferencia de diez puntos por Adán Bahl, hasta ahora vicegobernador de Bordet.

El resultado invierte lo sucedido en las PASO, en las cuales Bahl fue el candidato más votado en solitario con un 29%, pero se quedó ocho puntos por debajo de la sumatoria de Cambiemos entre Varisco y el precandidato macrista Emanuel Gainzá, de un 37%. Lo ocurrido en la elección general, con un 45% de los votos para Bahl contra el 35% de Varisco, constituyó el mayor viraje entre primarias y generales en favor del peronismo, que ahora controlará todas las urbes de importancia de la provincia.

 

Cresto

Sin sorpresas en Concordia, aunque con una notoria disminución para Cresto

En contraste con lo anteriormente mencionado, Concordia, que en las PASO representó el mayor triunfo municipal peronista de la jornada, vio aEnrique Tomás Cresto ser reelegido con el 55% de los votos contra el 37% de Roberto Niez, de Cambiemos. Esto representó una significativa caída para el históricamente hegemónico peronismo concordiense, que obtuvo el 70% en las primarias entre Cresto y varios competidores internos, Eduardo Asueta, Alejandro Bahler, Edgardo Jakimchuk, Antonio Cuello, y Edgardo Barrios.

Niez, como candidato único de Cambiemos, había cosechado solo el 22% de las preferencias, menos de un cuarto de los votos, y logró trepar en dos meses a más de un tercio con el 37%, logrando atraer el voto de sufragantes peronistas que no votarían a Cresto. Esto lo deja muy bien posicionado dentro de la oposición entrerriana, pues logró un porcentaje superior al de Varisco e incluso al de Benedetti, el candidato a gobernador, y fue uno de los candidatos que más creció con respecto a las PASO.

Este resultado, además de suponer un leve consuelo a la aplastada oposición entrerriana, implica que Cresto aún enfrenta una importante competencia interna por el control del PJ local, debido a que muchos de sus opositores justicialistas optaron por emitir un voto útil no peronista que permitirle quedarse con la totalidad del 70% obtenido en abril.

Esto no debe dejar de tenerse en cuenta como algo importante a nivel provincial, ya que el PJ concordiense, que ejerce un poder sin paragón dentro del peronismo entrerriano. Tanto Bordet como varios de sus predecesores (incluyendo Jorge Busti), provienen de Concordia y fueron intendentes de dicho municipio. Sergio Urribarri, aunque nacido en el departamento de Colón, vivió gran parte de su vida en General Campos, a 60 km, y actualmente reside en Concordia.

 

Piaggio entregando viviendas del IAPV

Abrumador triunfo kirchnerista en Gualeguaychú y fortalecimiento de Piaggio

Nuevamente, haciendo contraste, probablemente el intendente reelecto de Gualeguaychú, Esteban Martín Piaggio, sea uno de los mayores ganadores de la jornada electoral, y es irónicamente el que tiene (con respecto a los dirigentes de las otras dos urbes), una de las historias más insólitas por haber sido el más desconocido de los tres, siendo que Bahl es vicegobernador y ejerció varios ministerios durante el período de Urribarri, mientras que Cresto proviene de una familia política de mucho prestigio.

Hasta mediados de 2015, Piaggio era un completo outsider político. Kirchnerista en una época en la cual estos estaban en retirada, no contaba con el completo apoyo de Bordet ni el de su predecesor Juan José Bahillo, que encabezaba un gobierno de escasa popularidad. Derrotó a su oponente, el macrista Javier Melchiori, por una diferencia de unos pocos cientos de votos, y estuvo a un peligroso paso de no lograr la mayoría en el Consejo Deliberante, mientras que el PJ gualeguaychense, no hegemónico pero sí tradicionalmente dominante, perdió las elecciones de gobernador en el departamento, así como la senaduría departamental ante el cambiemita Nicolás Mattiauda, gracias a las victorias macristas y radicales en los pequeños municipios aledaños.

A cuatro años de ese triunfo paupérrimo y menos de veinte meses de su atroz derrota ante Benedetti en 2017, Piaggio se alzó con un triunfo del 65%, con cuarenta puntos de diferencia sobre el candidato de Cambiemos, nuevamente Melchiori, y el vecinalista Domingo Carrazza. El dirigente logró retener con sorpresivo éxito el voto a su oponente interno en las primarias de abril, Jorge Roko, al que derrotó con un 54 a 11, casi en su totalidad. Al mismo tiempo, el piaggismo gozará de una doble presencia parlamentaria con el ingreso a la Cámara de Diputados de Mariana Farfán (hasta ahora concejal) y la victoria de Jorge Maradey (hasta ahora viceintendente) en la contienda por la banca gualeguaychuense en el Senado.

La victoria del domingo, sumado a la disminución del PJ concordiense, aumenta la expectativa de poder del peronismo gusleguaychuense, tradicionalmente poco destacable (desde Héctor Domingo Maya, el primer gobernador peronista en 1946, no ha habido un gobernador entrerriano nacido en Gualeguaychú).

 

Conclusión

La victoria peronista en Entre Ríos, nuevamente, la más amplia de la jornada, ha marcado un antes y un después para la provincia, a pesar de que el PJ ya la gobierna desde 2003. Para empezar, se puso fin a la división que afecta al partido desde 2007, y se ve a la formación cada vez más cohesionada en torno a Bordet. A nivel nacional, el peso del bordetismo se ha incrementado considerablemente, habiendo evitado este posicionarse en cualquier lado de la Grieta en una campaña casi completamente provincializada.

Nuevamente, Entre Ríos cumple con lo ocurrido en el resto de las provincias, marcando la victoria de los oficialismos. Al menos, esa ha sido desde hace meses la justificación empleada por Mauricio Macri para desreconocer directamente sus amplias derrotas ante el peronismo y los partidos provinciales (hasta ahora solo evitadas en Corrientes, Jujuy y Mendoza). Ninguna de las provincias sirve hasta ahora para hacer pronósticos nacionales de importancia.Hasta después de las PASO presidenciales, no se tendrá en claro quien regirá, a partir de diciembre, los destinos de la nación.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner