Empanadas de surubí, la especialidad litoraleña de Parrilla La Cascada

La empanada es uno de los platos típicos de Argentina, pero como el territorio es amplio, los ingredientes para elaborar el relleno y el modo de prepararlo no son los mismos en cada región. Las más conocidas quizás sean las salteñas, pequeñas y jugosas; o las tucumanas, que en Famaillá tienen una Fiesta Nacional, pero qué pasa en el Litoral, ¿hay una empanada típica? Parece que sí.

 

Por Sabina Melchiori

Las empanadas salteñas no son picantes pero sí jugosas, su relleno se elabora con carne cortada a cuchillo, huevo duro, morrón, ají molido, comino, cebolla común y de verdeo, pimentón y papa hervida. Las de Jujuy son parecidas, pero el relleno lleva, además, arvejas, pasas y aceitunas.

En San Juan son muy jugosas porque en su relleno tienen mucha cebolla. Además, llevan carne picada de lomo o cuadril, tomates pelados y picados, morrón, orégano, ají molido pimentón dulce y la masa suele remojarse en vino blanco. En Mendoza, no pueden faltar las aceitunas, y en Córdoba las pasas de uva.

Las empanadas patagónicas son bastante diferentes al resto del país, especialmente porque se usa carne de cordero o pescados y mariscos para su relleno. En algunas ocasiones suelen espolvorearlas con azúcar, y por ejemplo, en Neuquén y Tierra del Fuego, agregan alcaparras y vino blanco al relleno.

Las empanadas tucumanas se abrieron paso creando la Fiesta Nacional de las Empanadas de Famaillá. Se hacen con matambre y bien jugosas, y se cocinan en horno de barro.

En Chaco se utiliza carne de dorado para su relleno; además llevan tomate, pimiento, curri, cebollín picado, huevo duro, echalotes, tomillo y laurel y se cocinan al horno.

 

¿Qué pasa en Entre Ríos y en el resto de la Mesopotamia? ¿Hay una empanada típica?

Esa fue la pregunta que se hizo José Esmoris, un reconocido trabajador gastronómico de Gualeguaychú, la ciudad donde hace 24 años tiene -en familia- la Parrilla La Cascada. Como la respuesta fue un no, seguidamente se preguntó qué sabor debería tener una empanada litoraleña; entonces pensó en los ríos y en la variedad de pescados de sus aguas y consideró que para rellenar una empanada, la carne de surubí sería la más adecuada por su consistencia y su sabor. Después probó agregarle un poquito de arroz, otra de las producciones típicas de la región, y le gustó como quedaba, porque unía y aportaba suavidad al paladar.

Las empanadas de surubí que sirven en La Cascada son grandes y llenadoras, tienen la dosis justa de jugo, pues no es necesario comerlas con un plato debajo (una servilleta alcanza para no mancharse). Y José no tiene problema en que la receta se difunda, al contrario, le gustaría que sean muchos los que se animen a elaborarla para que, como el resto de las regiones argentinas, el litoral tenga también su empanada típica y buen provecho.

 

 

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner