Femicidio en Concordia: “El sistema falló”, dice un hermano de Inés

“Quieren modernizarse con la tecnología, pero en la práctica no funciona” apuntó, en alusión al botón antipánico. Lamentó que al femicida no lo detuvieran cuando, 3 días antes, interceptó a Inés en la calle.

Horacio Dri contó detalles de la pesadilla que vivía su hermana. Tres días antes de ser asesinada, había sido interceptada en la vía pública por el hombre que se había obsesionado con ella e intentó agredirla. En esa oportunidad, la mujer accionó el botón antipánico, pero la justicia no ordenó la detención del sujeto.

“Curiosamente el mismo fiscal que le tomó más de una denuncia es el mismo que investiga su muerte”, precisó su hermano.

Dri también cargó contra el remisero, a quien acusa de no haber denunciado a la policía lo que pasó en forma inmediata, dejando que se pierda mucho tiempo.

“Estaban separados desde hace un año. No puedo precisar cuántos reclamos o cuantas denuncias hizo mi hermana, tenía causas abiertas. Antes de tener el botón de pánico había solicitado la restricción domiciliaria a donde iba mi hermana, pero él la seguía. Se debió haber actuado mucho más rápido y mi hermana ahora estaría con vida”, alegó.

Tres días atrás “se lo encontró en la calle, en realidad la estaría siguiendo, eso me contaron los hijos y la siguió molestando, pese a tener la denuncia de restricción perimetral y ahí tampoco fue detenido. Además pasaba a cada rato, mi hermana no tenía custodia policial”, detalló.

“Nosotros esperamos que se haga justicia, que otra mujer no pase por lo mismo y que se pongan la mano en el corazón los fiscales y los jueces, no debemos sumar una más. El sistema falló. Quieren modernizarse con la tecnología pero en la práctica no funciona, tenemos que lograr que ninguna mujer pase por esto. El mismo fiscal conoce bien el caso, porque le tomó las denuncias y ahora está investigando su muerte, lo conoce desde el principio y espero que no duerma en los laureles este caso”, agregó.

Por último, pidió que se lo impute en la causa al remisero, que trasladó a Díaz hasta el domicilio de Inés Dri para cometer el asesinato. “Sin importar la edad que tenga, es un vecino y debería declarar la verdad, contar cómo fue, como no se dio cuenta que Díaz había cometido un crimen y lo volvió a cargar en la camioneta subiéndolo como si nada hubiera pasada. ¿Acaso no escuchó los tiros? ¿No vio que estaría nervioso? Entonces, nos preguntamos ¿Cómo no llamó a la policía? ¿Porqué dejó pasar tanto tiempo? Siguió haciendo su vida y apareció después de horas, algo pasó ahí que no cierra para nosotros”, refirió.

Díaz se ahogó o recibió ayuda

A medida que pasan las horas crecen los interrogantes, muchos dudan de la teoría del posible suicidio del albañil arrojándose a las aguas del río Uruguay. Los perros rastreadores perdieron el olfato de Díaz al llegar al costa del río. Otros, en cambio, aseguran que huyó y que tal vez algún familiar, amigo o persona cercana le facilitó dinero y ropa. En esa línea reclaman que se investigue a las personas del círculo íntimo de “Liborio” como lo llamaban sus amigos.

Desde la Policía se explicó que el procedimiento se concretó desde las primeras horas de ayer, más precisamente en la zona donde los canes de la policía perdían el rastro de Jorge Horacio Díaz, el sujeto acusado de haber matado a Dri, en su vivienda de calle Augusto Niez. Del operativo participaron los buzos tácticos del grupo COE de la ciudad de Paraná y hoy continuarán con el rastrillaje.

El Entre Ríos / El Sol
Comentarios