“Fue Cristo, a través del Padre Pepe, quien vino a visitarme”

Hace 9 meses que Mary, una misionera de manzana de la Parroquia Asunción de María, tiene dificultades para caminar. Ya no sale a recorrer los barrios llevando el Evangelio, pero reza desde su casa para que los que sí pueden, lleguen hasta los hogares donde más contención necesitan. Este martes, recibió de sorpresa la visita del Padre Pepe Di Paola.

El Padre Pepe Di Paola está al frente del Hogar de Cristo, un programa de recuperación de la adicción a las drogas que tuvo eco en Gualeguaychú, donde se fundó un centro en el barrio La Cuchilla. Este lunes, Di Paola llegó a la ciudad del sur entrerriano por segunda vez. Lo hizo con un grupo enorme de jóvenes misioneros que lo acompañan en la dulce tarea de recorrer los barrios y visitar a los vecinos, charlar con ellos, escucharlos, rezar.

El martes por la mañana, Mary estaba sentada en un de las mesas de su comedor difundiendo por las redes sociales el Evangelio del día cuando escuchó el timbre. Era Gladys, una vecina que -como ella- está comprometida con las actividades parroquiales de los barrios de la Parroquia Asunción del María, en la zona oeste de Gualeguaychú. Le dijo que estaba con el Padre Pepe, quien quería visitarla. Mary, aunque sabía que Di Paola estaba en el barrio, se sorprendió gratamente al poder saludarlo en su casa, conversar con él, rezar juntos y recibir la bendición.

“Fue Cristo, a través del Padre Pepe, quien vino a visitarme”, dijo apenas se fue. Mary dice que ser misionera tiene sus dificultades pero que es muy gratificante acercarle a los demás la Palabra de Dios. Hace nueve meses que camina con muchísima dificultad, ayudada con un bastón andador. Ya no sale a misionar por el barrio, pero reza desde su casa para que quienes sí pueden hacerlo, lleguen a los hogares que más lo necesiten. Fundamentalmente los viernes, que es cuando en la parroquia se hace un gran guiso y se sale a compartirlo.

Mary con el Padre Pepe

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner