Global Big Day. En 24 horas, los entrerrianos avistaron 165 especies de aves

En sólo 24 horas, se reportó el sábado 13 de mayo un avistaje de 605 especies de aves en Argentina. Esto es, el 60% de las especies documentadas en el país. A las 9 de la noche, los buscadores de alas reportaban águilas y cóndores. Y a las 11, una hora antes de la medianoche, los últimos en apuntar escribieron “búhos y lechucitas”. Un esfuerzo comunitario y desinteresado que servirá para obtener fondos destinados a la conservación y protección de las aves.

 

Por Verónica Toller

Los entrerrianos participaron activamente. Sobre el total de 605 especies reportadas en el país, 165 corresponden a nuestra provincia. Aproximadamente, la mitad de las existentes: sólo en la reserva El Potrero, de Gualeguaychú, la más grande de la provincia, se han documentado en los últimos años 283 especies. Y se estima que hay en la zona más de 300.

Los buscadores de alas trabajaron el sábado las 7 de la mañana. En el país, la provincia con mayor número de especies avistadas fue Buenos Aires, con 211.

Desde la zona sur entrerriana se reportó a varias. Entre ellas, al ñandú, el zopilote común y el gavilán bicolor, apuntadas por Daniel Ávalo, capataz de la reserva El Potrero. Otras especies mencionadas en la provincia fueron lechuza de campanario, carancho, aguililla caminera, picaflor, carpintero campestre, hornero, zorzal colorado, centzontle, palomas, torzcazas, cormorán neotropical, garzas, patos, boyeros, tacuaritas, martín pescador, chajá, aguiluchos, gavilanes, búhos, sietecolores, golondrinas, cisnes de cuello negro…

A partir de 2015, el Gran Día Mundial de Observación y Conteo de Aves o Global Big Day conecta a personas en todo el mundo en una red virtual donde se anotan y reportan sus observaciones. Hay que apuntar tipo de ave y su nombre, ya sea científico o casero. Entre los objetivos, aparece el de llamar la atención acerca del cuidado y conservación de las aves. Se busca también financiamiento para estas actividades, y hay fundaciones y organizaciones que donan un monto por cada especie avistada.
Esta jornada de 2017 tuvo, a escala nacional, 488 listas de avistadores. Cualquiera puede participar y existen formas de hacer control de calidad de la info que se envía. La sabiduría de poder reconocer a las aves por su canto o con sólo verlas es una habilidad que vale la pena destacar. Saberes que se van perdiendo y que, por suerte, hay quiénes todavía rescatan.

 

 

 

Especies amenazadas en Argentina

Según la Guía de Identificación de Aves de Argentina y Uruguay publicada en 2010 por Tito Narosky y Darío Yzurieta, hay unas 980 especies en nuestro país. Otros autores llevan ese número a 1090, e incluyen especies accidentales (que aparecen por una causa puntual).

Unas cuantas califican ya en peligro de extinción, otras están amenazadas y otras en riesgo. En Argentina, están amenazadas de extinción la urraca, la calandria, el pájaro campana, el cauquén colorado, el rey del bosque, el tucán, el flamenco austral, el güila manera, el zorzal colorado y el cardenal imperial.

“Quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón”, cantaba Fito. Ayer, 15.099 mil voluntarios alrededor del mundo dijeron “presente” y lograron avistar casi 6 mil especies de aves.

Las aves, que llevan semillas de acá para allá y se encargan de que subsistan tantas especies de árboles. Las aves, metáfora de amor y cobijo de madre bajo las alas. Metáfora de paz, desde que una paloma trajo la rama de olivo al arca.

 

 

Únicos descendientes vivos de los dinosaurios

Las aves, esos animalitos que, según nos vienen diciendo los paleontólogos en los últimos 5 años, son los únicos descendientes vivos que quedan de los antiguos dinosaurios. Aunque se creía que aquellos gigantes estaban extinguidos del todo, equipos de cientos de científicos de 20 países a través de un proyecto de estudio que duró 4 años y finalizó en 2014, demostraron gracias al análisis de cadenas de genomas que… ¡las aves vienen directamente de los dinosaurios alados! El trabajo se publicó en la revista Science. Cuatro linajes de aves sobrevivieron a la catastrófica extinción, y terminaron separándose en las aproximadamente 10.500 especies que hoy pueblan el planeta.

En un artículo anterior a este, anunciando el Global Big Day, referimos al “efecto mariposa”, aquella teoría que sostiene que, si producimos un quiebre en alguna condición actual, por pequeña que sea, tendrá repercusiones imprevisibles en el futuro. Hoy, podemos volver al punto: si cuatro linajes de sobrevivientes produjeron 10.500 especies de aves que tenemos hoy, fundamentales para la cadena de la vida en el planeta, incluyendo flora y fauna…, qué podría suceder si tantas de ella siguen desapareciendo, amenazadas de extinción como están.

El Global Big Day es un esfuerzo voluntario mundial que busca protegerlas. “No será tan fácil, ya sé qué pasa. / No será tan simple como pensaba. / Luna de los pobres siempre abierta, / yo vengo a ofrecer mi corazón. / Y hablo de países y de esperanza, / hablo por la vida, hablo por la nada. / Hablo de cambiar esta, nuestra casa, / de cambiarla por cambiar, nomás”.

No será tan simple. Pero será posible.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner