Gruta de Villa Malvina 

Por Marta Ledri

En medio del bullicio
islote de silencio.
Un ramaje sombrío
circunda
aquella gruta.
Fascinación de niños…
un gótico escenario.
Puedo oír a los duendes.
Azucenas, jazmines…
fragancias que perduran en el tiempo.
Cementerio de promesas
– no hay cruces solo placas-
las fechas y la muerte de una etapa.
Joyería barata
que cuelga el dolor que ya no está.
Ofrendas a una virgen
cuyo rostro no veo.
El musgo va trepando,
se ahueca entre las piedras
encapucha la fe.
A nosotras
nos trajo aquí el recuerdo.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner