Gualeguaychú: Una corneta gigante será el nuevo atractivo de la ciudad

En pocos días, la cara de Gualeguaychú cambiará visiblemente, con la incorporación de 800 metros de costanera. La parte nueva tendrá un ornamento que no pasará inadvertido. ¿Cuál es su historia?

Con la intención de homenajear y poner en valor a los Corsos Populares Matecito, el Municipio mandó a realizar una obra de arte única: una versión gigante de la típica corneta que usan de las murgas barriales, y que por supuesto, sonará como las reales pero a gran escala.

El próximo 23 de julio, cuando finalmente los vecinos de Gualeguaychú tendrán 800 metros más de “vuelta al perro”, la cara de la ciudad cambiará, y lo hará para todos: ese día quedará oficialmente abierta la Costanera del Tiempo, hasta ahora conocida como Costanera Sur.

Pero el nuevo circuito de paseo no sólo servirá para alargar las vueltas con el termo bajo el brazo, sino que la misma será el escenario elegido por la Municipalidad para rendir homenaje y poner en valor a los Corsos Populares, una de las festividades más longevas y tradicionales de Gualeguaychú.

Y a la hora de simbolizar lo que los Corsos Populares –también conocidos como “Matecito”– significan para la comunidad, el Municipio le encargó al artista local Martín Naef la realización de una réplica gigante de una de las típicas cornetas usadas por las murgas barriales, que será emplazada en “La Costanera del Tiempo” y que se presentará en sociedad durante los festejos del domingo 23.

El instrumento, que tendrá un diámetro de 3,25 metros, un largo de 4 metros y estará decorado con doce fases pintadas con los colores de la marca Gualeguaychú, tendrá además una particularidad que la harán prácticamente única en su tipo y en su estilo: la obra de arte no representará a una corneta, sino que será una corneta, pero gigante. Y cómo tal cumplirá las funciones inherentes al instrumento musical. En otras palabras, todo aquel que sepa y que pase cerca, podrá hacerla sonar.

Sin embargo hay un detalle: por razones de higienes, todo aquel que la quiera accionar tendrá que acercarse a la Costanera del Tiempo con su propia boquilla, tradicionalmente realizada con caña y celofán, aunque en la actualidad se ha sustituido el primer elemento por los caños del PVC. También funciona bien para la adaptación de otros instrumentos de vientos, como la trompeta y el trombón.

“Durante las pruebas previas sonó increíble. Amplifica de manera increíble”, resaltó el creador de la obra, Martín Naef. El artista además contó que el emplazamiento comenzará hoy mismo –si el tiempo lo permite– con el armado de las rampas de acceso. “Cómo es algo único, queremos comenzar con tiempo para poder trabajar en los detalles de seguridad y llegar bien a la inauguración del 23 de julio”, resaltó.

De esta manera, el intendente Martín Piaggio continúa con el empuje que se le está dando desde hace muchos años a la cultura carnavalera, impulsada desde la dirección de Cultura, actualmente a cargo de Francisco Melchiori.

¿Por qué la corneta cómo símbolo del Corso Popular?

Según un informe realizado por el Área de Patrimonio y Museos, perteneciente a Cultura municipal, se descubrió que la corneta de chapa típica de las murgas de Gualeguaychú es un instrumento que no se repite en ningún otro carnaval, ni del país ni del mundo.

Este instrumento musical de viento, que es utilizado año tras año por los conjuntos murguísticos para interpretar sus canciones en vivo durante todo el circuito del carnaval, requiere para su confección ciertos saberes y prácticas tradicionales, que se van transmitiendo de generación en generación de manera oral, de maestro a principiante, lo que la convierte en patrimonio material e inmaterial de la Gualeguaychú y, por lo tanto, se la puede considerar un símbolo del Corso Popular y parte ineludible en nuestra identidad.

Según el legendario murguero Juan José “Caimán” García, en 1941 las murgas “Los Vacantes” y “Los Locos del Cuarto Piso” fueron las primeras en salir con las cornetas de chapa –existían desde antes, pero eran fabricadas con los amplificadores de los fonógrafos o gramófonos. Las de chapa tradicionales, que en ese entonces se hacían alisando las latas donde venían las galletitas sueltas, popularizaron el instrumento y lo transformaron en un ícono de los Corsos Populares.

La intención del Municipio al rescatar la singularidad y utilidad del instrumento es seguir en marcha la puesta en valor del Matecito, y luego de muchos años trabajando en la cultura carnavalera, consideran que el mismo ya es un espectáculo en sí mismo y que está a la altura de trascender las fronteras locales, ofreciendo así al turista que elige Gualeguaychú uno de los atractivos más tradicionales de la ciudad.

Recta final para la nueva costanera

Con cantina a precios populares, artistas en vivo, paseo de artesanos y espectáculos para los más chicos, el 23 de julio a partir de las 11 de la mañana, el Municipio de Gualeguaychú realizará la inauguración de la Costanera del Tiempo, donde quedarán habilitados 800 metros de paseo que no estaban dentro del circuito habitual.

 

El Día.

Comentarios