“Gustavo Rivas es el rey de la perversidad de Gualeguaychú”, expresó una víctima

Una nueva víctima, un hombre de 36 años, contó lo que vivió en la casa de Gustavo Rivas. Lo hizo resguardando su identidad, en el programa “Fuera de Juego”, de Daniel Enz. 

“Me llevaron mis compañeros de colegio cuando yo tenía 13, 14 años. Esperamos en la plaza hasta que dio una señal y cuando abrió la puerta, pasamos. Éramos cinco, fue un día entresemana, de noche”, comenzó narrando el hombre, quien en los próximos días sumará su declaración ante la justicia en la causa que investiga a Gustavo Rivas por los delitos de promoción de la prostitución y promoción de la corrupción de menores.

En diálogo con Fuera de Juego, contó que aquella primera vez, Rivas les ofreció bebidas con alcohol y no hizo más que charlar con ellos alrededor de una mesa, “cada tanto se levantaba y nos daba un beso a cada uno”, agregó.

Tras aquel primer encuentro, los jóvenes empezaron a ir a la casa de Rivas los fines de semana antes de ingresar al boliche con el objetivo de tomar alcohol, pero “no pasó mucho tiempo hasta que hubo escenas de sexo con algunos de los chicos que se emborrachaban, éramos chicos y la mesa estaba llena de alcohol”.

Esta víctima recuerda que cuando Rivas dejó la casa de su madre para llevarlos a su casa, el descontrol fue mayor: “Las reuniones eran más grandes y hacía fiestas con consoladores que se los ponían los mismos chicos, él se ponía sobre la mesa y nosotros alrededor. Los chicos que usaba para eso eran humildes. Siempre el protagonista era él. También eyaculaba en un vaso y se lo tomaba con alguna bebida alcohólica para llamar la atención o saciar su sed de perversidad”.

Consultado sobre lo que sintió cuando salió publicada la investigación de Análisis, dijo que fue una “mezcla de satisfacción por el hecho de que se haga un poco de justicia ante tanto manoseo a la mente de tantos chicos” y que no le sorprendió que mucha gente se lo siguiera tomando en broma: “Gualeguaychú es una ciudad bastante especial, algunos de nuestros padres sabíamos que íbamos ahí, pero él era un tipo inteligente, cuando veía que alguno estaba por hablar lo suspendía por unas semanas o le decía que no vaya más. Tiene que haber justicia para que le gente que hace eso, frene. Gustavo Rivas es el rey de la perversidad de Gualeguaychú”.

 

Foto: R2820

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner