MUERTE POR HANTAVIRUS. El Gobierno provincial investiga la situación de la granja aviar

Un equipo de zoonosis dependiente de la Dirección de Epidemiologia del Gobierno entrerriano inspeccionó el jueves 18 de enero la granja aviar donde trabajaba Waldemar Migueles, el joven de 38 años que falleció el pasado 9 de enero.


Por Verónica Toller

La investigación responde a dos hechos:

1– El diagnóstico oficial de la enfermedad de Migueles, según los análisis procesados en el laboratorio del Instituto Malbrán, en Buenos Aires, es hantavirus. La transmisión de esta grave enfermedad, que presenta un rango de entre 70 y 80% de mortalidad, se da a través de un tipo de ratones llamados vulgarmente “colilargos”.

2– La denuncia epidemiológica radicada a principios de enero por la enfermera Marisa Verón, pareja de Migueles, refiere condiciones insalubres en la granja aviar donde trabajaba el fallecido. Esta granja depende del Frigorífico Domvil; cuenta con 15 mil ponedoras y trabajan allí entre 8 y 9 personas, contando encargado y veterinario. Verón denunció “cantidades enormes de ratas y ratones en la granja; los empleados tienen que matarlas así como limpiar los galpones donde están las deposiciones de las aves y de los ratones. Respiran el polvillo que se levanta y no cuentan con barbijos, guantes, botas o elementos de protección”.

 

A la búsqueda de “ratones colilargos”

La muerte de Migueles aceleró la investigación. “El equipo viajó a evaluar la zona a la par que hablar con la gente, los trabajadores sobre las medidas de prevención y los pasos a seguir respecto a la investigación en terreno”, dijo a Infoner el titular de la Dirección de Epidemiología de la provincia, el médico Diego Garcilazo. “Obtuvimos buena colaboración en el lugar. La gente de zoonosis no encontró por el momento ‘ratones colilargos’ a simple vista. Estos ratones son los transmisores del virus del hanta. Vamos a proponer ahora un trampeo en febrero para estar más seguros”. Esto es, colocación de trampas en distintos lugares de la granja.
El pasado viernes 12 por la tarde, el INEI (Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, sito en CABA y dependiente del Ministerio de Salud de la Nación) informó al área de Epidemiología de la provincia de Entre Ríos que el resultado de los análisis eran positivos para hantavirus.

 

Mortandad inusual de gallinas en la granja

La denuncia epidemiológica de Marisa Verón refiere además que en dicha granja, se produjo en diciembre de 2017 una mortandad inusual de ponedoras. La mujer testimonió el hecho en nombre de Waldemar Migueles (quien ya no podía denunciar por sí mismo). “Eran demasiadas; según me contó Waldemar, apilaban a las que morían en un costado”, dijo Verón a Infoner. “El informe que el veterinario dio a los empleados fue que se trataba de una enfermedad pulmonar de las aves que no se transmite a humanos”, agregó Verón.
Ante este dato, Infoner consultó al Licenciado en Bromatología José Dorati (UNER) acerca de cuál es el rango de mortandad de aves esperable en una granja de este tipo. “En torno al 5% del total”, fue la respuesta. La denuncia radicada por Verón ante el nodo epidemiológico ubicado en el Hospital Centenario de Gualeguaychú induce a estimar un porcentaje mayor al usual.
Durante el período en que Migueles estuvo internado y ante la ausencia momentánea de un diagnóstico certero para su enfermedad, el infectólogo Ignacio Bourlot también indagó en este punto: “Waldemar (Migueles) habló conmigo acerca de las aves que morían en un número excepcional. Me dijo que todo comenzó en un galpón, que eran demasiadas las muertes y que luego pasó lo mismo con los otros galpones. Que llamaron al veterinario de la empresa, el cual hizo análisis, abrió algunas de las aves…, que se habló de un hongo… Yo solicité como colaboración el resultado de esa investigación veterinaria ante el cuadro que teníamos con Waldemar, y tuve una respuesta escueta e informal”.

 

Los padres de Migueles, querellantes

Terminada la actual feria judicial de verano, el abogado Alfio Gette en representación de los padres de Waldemar Migueles radicará en sede tribunalicia una querella penal y otra civil contra los responsables de la seguridad e higiene laboral de la empresa Domvil S.A. y contra La Segunda ART. “Se adjuntarán en el legajo todos los informes médicos y de laboratorio, y el resultado de la autopsia. Se van a presentar como querellantes y avanzar en la causa, y tratar de proteger a la vez las indemnizaciones que perciban sus nietos” dijo a Infoner el abogado Gette. Migueles era padre de dos menores, una nena de 10 y un adolescente de 16. “Cualquier indemnización que surja en una demanda civil, si es que se da ese resultado en Tribunales, quieren los abuelos que se deposite en una cuenta para los hijos de Migueles. Quedaría la madre de estos como administradora mientras ellos son menores”, finalizó Gette.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner