La campaña «Vamos a la escuela», duplicó su objetivo: se entregaron 200 mochilas

Están listas, impecables, con todos los útiles necesarios para que muchos gurises que no suelen volver a clases en estas condiciones, este año sí puedan. Un gesto solidario que conmueve y contagia.

La campaña «Vamos a la escuela», que inició el joven gualeguaychuense Leonel Bentancur (el mismo que a fines de 2016 organizó la marcha «Stop cáncer») duplicó su objetivo: se juntaron 200 mochilas en lugar de las 100 que pretendía.

Leo no trabajó solo, además de la gran cantidad de gente que colaboró con donaciones, Milagros Martínez Garbino y Mariana Pombo se pusieron la campaña al hombro. El viernes por la mañana, un día antes de realizar la primera entrega de mochilas, ellas forraban cuadernos mientras Leo ordenaba las que ya estaban listas, impecables, con todos los útiles necesarios para volver a clases. Porque desde el primer momento en el que se dio a conocer la idea se dejó en claro que lo que pretendían era ajuntar 100 mochilas en el estado en el que cualquier padre (con las posibilidades económicas de hacerlo) la dejaría para que su hijo empiece la escuela.

Cada mochila ya tiene un destinatario. Los chicos se encargaron de averiguar quiénes las necesitan, qué edades tienen y qué grado empiezan. Con esos datos van rotulando las bolsas donde las protegen, para entregárselas a los papás.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner