La escuela, un lugar donde se aprende a convivir

Lo primero que escribió la seño fue la fecha: «Lunes 13 de marzo». La subrayó y abajo puso: «Trabajamos armando el acuerdo de convivencia».

La cursiva se lucía impecable en el pizarrón que ella misma se había encargado de remendar y pintar la semana previa al comienzo de clases.

La seño, a pesar de haberse adherido a los cinco días de paro, fue a la escuela toda la semana -de 8 a 12- para acomodar el aula.

Quería convivir con sus alumnos en un lugar agradable.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner