La historia de la oma de Aldea San Antonio

En la plaza San Martín de Aldea San Antonio se destaca la escultura de una mujer introduciendo un bollo de pan en el hueco de una barranca. Su historia simboliza un momento clave en el asentamiento de los alemanes del Volga en Entre Ríos y el trabajo y dedicación de las abuelas inmigrantes.

 

 

El monumento está emplazado en una de las cuatro esquinas, sobre una elevación no muy pronunciada, de modo es que llegar a él y observar en detalle su realización no resulta dificultoso.

Comprende el fragmento de una barranca con un orificio por donde una mujer, en apariencia añosa, se propone introducir un bollo de pan.

Según narran los actuales pobladores de Aldea San Antonio, ese momento ahora inmortalizado en una obra escultórica sucedió hace más de cien años:

Uno de los grupos de alemanes que llegó a Argentina hace más de cien años, desembarcó en el puerto de Diamante. Desde allí, estos inmigrantes desahuciados por las injusticias padecidas en Rusia emprendieron un largo viaje en carro hacia las tierras donde hoy se ubican Aldea San Antonio, Aldea San Juan y Aldea Santa Celia, en el Departamento Gualeguaychú.

Como es de suponer, en el camino se encontraron con diversas vicisitudes. Una de tantas, fue el elevado caudal del arroyo San Antonio que los obligó a quedarse en el lugar hasta tanto bajara el agua y lo pudieran cruzar.

Fue entonces que para comer, cavaron un hueco en la barranca, en su interior prendieron fuego ramas y así cocieron el pan.

El llamado monumento «A la Oma«, simboliza el tesón y el espíritu laborioso de estos inmigrantes que enaltecieron a la Argentina que los recibió.

 

 

 

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner