La jueza Pivas no hizo lugar al pedido de prisión domiciliaria para Nahir Galarza

Este martes, en la audiencia de apelación realizada en la Cámara de Apelaciones de Gualeguay, la Dra. María Angélica Pivas resolvió prorrogar la prisión preventiva de la única imputada por el crimen de Fernando Pastorizzo, ocurrido el 29 de diciembre de 2017 en Gualeguaychú.

 

La tercera audiencia de apelación por el pedido de prisión domiciliaria para Nahir Galarza comenzó este martes pocos minutos después de las 9 de la mañana, tuvo un cuarto intermedio de más de dos horas y finalmente concluyó a las 14:10 con la resolución de la jueza de no hacer lugar al pedido de la defensa de la única imputada por el crimen de Fernando Pastorizzo, para que cumpliera prisión domiciliaria con una pulsera electrónica.

Tal fue el pedido del abogado defensor, José Ostolaza, quien asegura que con su clienta detenida en la Comisaría del Menor y la Mujer se está violando el principio de inocencia.

A través de uno de sus defensores técnicos, el abogado Horacio Dargainz, Nahir Galarza expuso su voluntad de no estar presente en la audiencia pero sí estuvieron sus padres, sentados juntos en la primera fila de las sillas previstas para el público.

En representación del Ministerio Público Fiscal, expuso sus argumentos en contra de la solicitud de la defensa, Sebastián Elal, quien considera que siguen vigentes los riesgos procesales del peligro de fuga y entorpecimiento del proceso de investigación. “No podemos dejar de mencionar que estamos en zona de frontera y que si cruza el río está en otro país”, señaló. Como evidencia de que Nahir intentó entorpecer la investigación en su etapa inicial, Elal recordó que el GPS del celular funcionó el 26,27 y 28 de diciembre pero que el 29, día del crimen, sin haber tenido falla alguna, se desactivó.

Por su parte, los abogados de la querella -Rubén Virué en representación de la madre de la víctima y Sebastián Arrechea y Juan Carlos Peragallo, en representación del padre- aseguraron que “existe el peligro de fuga por la pena de expectativa” y que los riesgos procesales se infieren “de datos objetivos”. Peragallo agregó que “si la defensa pide la prisión domiciliaria en subsidio es porque existe el peligro de fuga”.

La Fiscalía considera que el crimen de Fernando Pastorizzo fue cometido por la imputada Nahir Galarza y que se trata de un homicidio doblemente agravado: por el vínculo y por el uso de arma de fuego, mientras que los querellantes aseguran que es un homicidio triplemente agravado, porque a los dos agravantes de la fiscalía, le suman la alevosía.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner