La parte acusadora pidió prisión perpetua para Nahir Galarza

Tanto el Ministerio Público Fiscal, como los tres abogados de la Querella, le solicitaron al Tribunal que condene a Nahir Galarza a prisión perpetua por el crimen de Fernando Pastorizzo. 

El Ministerio Público Fiscal, representado por Lisandro Beherán y Sergio Rondoni Caffa, solicitó la pena de Prisión Perpetua con accesorias legales y costas para Nahir Galarza.

Otro  punto importante de los alegatos de fiscalía fue que se “descartó la accidentalidad”.Afirmaron que  tanto el primer como el segundo disparo no fueron   involuntarios sino que el arma estaba direccionada para matar. Además, la imputada no pidió auxilio sino que se fue de la escena del crimen a su casa y se acostó a dormir.

En cuánto al vínculo los representantes llegaron a la conclusión de que: “Efectivamente estaba el vínculo de relación, había intensidad afectiva, que perduró en el tiempo”. Tanto Beherán como Rondoni Caffa coincidieron en que se intentó hacer notar que los padres de Fernando no conocían a Nahir pero Silvia Montegaza tenía agendada a la imputada como “novia”. Además, fue la primera a la que se le ocurrió llamar cuando supo del asesinato de su hijo. Y, en una ocasión en que Fernando se había peleado con su padre, Nahir se comunicó con la madre para avisarle de ésta situación.

Mientras que el abogado representante de la madre de la víctima, Rubén Virué, pidió al tribunal “que se declare a Nahir Mariana Galarza penalmente responsable de homicidio triplemente agravado por el vínculo, la alevosía y el uso de arma de fuego”. Además, solicitó que se la condene a Prisión perpetua con accesorias legales y costas y que además se prorrogue la Prisión preventiva que estaría venciendo entre el 26 y 27 de este mes.

En tanto, los representantes del padre, Sebastián Arrechea y Juan Carlos Peragallo coincidieron en que el lugar del hecho fue planificado, ya que era un lugar descampado, con pocas viviendas, y escasa circulación de vehículos.Según la pericia balística el primer disparo fue realizado por la espalda y a quemarropa. Mientras que para efectuar el segundo disparo el operador del arma se colocó de frente a la víctima.

Un punto no menor, es que la Querella del padre concluyó en que la alevosía está presente en el  estado de indefensión de Fernando ya que: “Nunca se iba a imaginar en que iba a ser ultimado en ese momento y lugar”. Y Nahir “esperó el momento oportuno para lograr la muerte de la víctima”. Ya que según ella:”Lo hice porque no me iba a dejar en paz”.

 

About the author  ⁄ Infoner