La periodista Verónica Toller se sumó al equipo de CNN en Español

La periodista de Gualeguaychú y de INFONER, Verónica Toller, acaba de sumarse a la cadena de noticias CNN en Español. Además, integra la Comisión Directiva de FOPEA (Foro de Periodismo Argentino), es colaboradora periodística en diario La Nación y de Aceprensa (España), tutora de investigaciones periodísticas, directora del periódico universitario Hecho en Derecho, de la Facultad de Derecho, Univ. Austral, Buenos Aires. Y como dijimos, es editora-reportera en Infoner.

Por Sabina Melchiori – Directora de INFONER

A partir de este febrero, CNN en español amplió su programación con base en Argentina. Hay un noticiero diario a las 21, conducido por Jonatan Viale; un programa de entrevistas los domingos con Marcelo Longobardi y un programa económico con Jésica Bossi. Esta producción sale del Cono Sur hacia toda la audiencia de América Latina y Estados Unidos en español. De esta forma, CNN en Español refuerza su posicionamiento con sus 42 millones de abonados en América Latina y 7.5 millones en Estados Unidos como la cadena internacional de noticias más importante de Latinoamérica, que busca fortalecer la oferta de la programación a través de la generación de contenido local con alto alcance regional.

En enero, CNN en Español lanzó una convocatoria pública en Argentina dirigida a periodistas. Verónica se presentó en ella, envió antecedentes, tuvo entrevistas y ahora ya forma parte del equipo periodístico de CNN en Español.

La cadena tiene en Argentina un corresponsal desde hace muchos años, y sale ahora con tres programas que son únicos en su franja horaria en todas las Américas. Para tales programas, trabaja un equipo periodístico, y entre sus integrantes está ella.

“Eso involucra proponer y hacer entrevistas de interés, contar historias de vida, elaborar informes puntuales (como incidencia de la sequía, realidad de la trata de personas en nuestra región, fiestas multitudinarias…). Igualmente, coberturas en terreno, catástrofes que puedan surgir (como inundaciones o accidentes); marchas, protestas, visitas presidenciales, disturbios… O producción periodística para un equipo de CNN que eventualmente pueda necesitar apoyatura de este tipo.  Para ello, trabajo con un camarógrafo excepcional como es Celso Bel. Las salidas al aire pueden ser detrás de cámara (en los informes o entrevistas) o delante de cámara (en el estudio de Buenos Aires, si el caso lo amerita); o vía Skype, o comunicación telefónica”, explicó a INFONER, web de la cual también es cronista.

Las pautas de trabajo son exigentes, estrictas incluso, con estándares de mucho cuidado de forma y contenidos, y control de fuentes y calidad.  El programa de noticias se llama Perspectivas Cono Sur y es un noticiero diario que analiza la información de la realidad del Cono Sur para la audiencia regional. Cuenta con investigaciones de los corresponsales Felipe Guleren (Chile), Iván Pérez Sarmenti (Buenos Aires), Sanie López Garelli (Paraguay), Darío Klein (Montevideo), y el equipo de periodistas argentinos.

Para Verónica Toller, profesora, periodista, escritora y madre de cuatro hijos, entre otros destacables logros, este nuevo paso significa mucho: “Una audiencia de 50 millones de personas sólo puede significar una mayor oportunidad de servir. Comunicar es enlazar, es poder hacer preguntas donde otros no llegan y brindar las respuestas a quienes las están esperando o necesitando. Hacer periodismo es una responsabilidad social; es entrar en los hogares, compartir sus mesas y la intimidad de sus vidas desde las múltiples plataformas que actualmente tiene la comunicación. Es incidir en la agenda pública, en lo que el país o los países, la gente habla, pregunta, opina…, allí estamos incidiendo los comunicadores. Cuando el medio (en este caso, la cadena CNN en Español) te plantea estándares muy altos de calidad, lo que hace es acicatearte para crecer y dar lo mejor de vos. Y cuando la audiencia es tan variada, rica y extensa, lo que una siente como comunicadora es ‘guau…, debo dar mucho más de mí para que les sirva a todos ellos’. Porque los importantes, los únicos importantes, son ellos, la gente, los que tienen necesidades, vidas en juego, comunidades comprometidas, derechos que ejercer y que muchas veces les están vedados. Y a quienes debemos ir a preguntar o requerir o denunciar es a aquellos que tienen a estas gentes y a estas comunidades en sus manos, y deben dar cuenta de ello”.

Al ser consultada sobre qué temas le gustaría visibilizar en la pantalla de CNN, Toller, ordenada, respondió con la siguiente lista:

  • La realidad de nuestras regiones. Lo bueno, lo bello, las esperanzas, los problemas, los obstáculos, lo malo. Riesgos y oportunidades.
  • Las necesidades del argentino medio común, del argentino y las argentinas que pelean el día a día.
  • La forma de ser.  Nuestra situación medioambiental, los focos contaminantes, nuestro derecho al agua, aire y tierra limpios.
  • Los pueblos fumigados.
  • El tráfico de personas a través del Río Uruguay. La vente de gente, la esclavitud actual, que se llama trata sexual y laboral.
  • Nuestras fiestas, los logros de nuestra gente que es creativa, trabaja, imagina, se esfuerza, inventa, produce.

 

Para esta periodista de más de 20 años de experiencia, las mayores satisfacciones que le ha dado su profesión han sido aquellas notas tras las cuales, algo cambió, un derecho se restituyó, un funcionario tuvo que escuchar, un barrio logró que le asfaltaran la calle, un inundado recibió ayuda solidaria. “O cuando las ideas pueden expresarse, ideas en debate, bioética, cultura, ideología, el poder de la palabra”, dice.

Cada vez que fui útil y pude servir, allí fui feliz. Cuando logré establecer un nexo, un puente, sentí que mi trabajo tenía y tiene sentido.

 

Seguidamente, recuerda: “Pasé por muchas cosas en este trabajo, lindas, suaves, satisfactorias, y otras bravas. Como cuando amenazaron la vida de mis hijos por notas que publiqué sobre trata de personas, o balearon mi casa de noche, o largaron una cadena de anónimos en contra, o me enviaron anónimos escritos en papel al diario para callarme en ciertos temas. Uno toma decisiones. Es una decisión cubrir saqueos y levantamiento policial, por ejemplo, como me tocó hace 4 años, y tener francotiradores a 20 metros mientras vos hacés la entrevista, la ciudad está sitiada y no podés salir y hay enfrentamiento armado entre fuerzas de seguridad y saqueadores, disparos incluidos, a una cuadra. O cuando decís “yo entro a negociar” al lugar donde está encerrado un secuestrador armado que tiene 2 rehenes a punta de pistola y pide a ‘un periodista para habar’, como me tocó en Ceibas hace unos años, mientras desde afuera apuntan la Gendarmería, Policía, Guardia de la Unidad Penal…
“Pero más grave que eso me parece el golpazo de la calumnia, cuando los intereses que se ven afectados salen a engañar, a ensuciar, a amenazar. Hay de todo. Lo que aprendí es que siempre, aunque deba pasar tiempo entre medio, la verdad llega. Y lo que un periodista atesora, lo que lo respalda, es su trabajo, la credibilidad. Aprendí que Dios no se borra de todo esto y siempre está sosteniendo. Y que si uno tiene como norte servir en serio, capacitarse, estudiar, trabajar duro, todo lo demás llega por añadidura.
“Además, amo escribir y me encanta hablar (por radio, por ejemplo), entonces…, hago lo que disfruto. Qué más puedo pedir”.

Lo único que siempre soñé fue con poder ejercer la palabra, mi palabra, buscar el patio de atrás de las cosas y exponerlo. 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner