La pregunta de Enrique vuelve a estar en agenda

El 29 de octubre de 2016 falleció el fundador de Infoner, Enrique Benvenaste. Días antes escribió una despedida en la que dejó planteada la inquietud de analizar la posibilidad de incluir los marcadores tumorales en los análisis médicos de rutina. La periodista de El Día, Mónica Farabello se ocupó de eso.

 

Por Mónica Farabello

A días de cumplirse cinco meses de la muerte de Enrique, vale la pena preguntarse ¿En qué han avanzado los legisladores de la provincia respecto a su último pedido?

Y la respuesta, lamentablemente, es: poco y nada.

Ocho días antes de morir de un cáncer de páncreas, Benvenaste escribió una carta de despedida que publicó en su cuenta de Facebook. Además de agradecerle a su familia, a su novia y a sus amigos por todo el acompañamiento, instó a los periodistas y legisladores a tomar el tema de la medicina preventiva en casos de cáncer.

“Les cuento que la enfermedad me venció. Que ya elegí quedarme en casa para pasar los días que resten. Estoy padeciendo mucho después de una cuarta cirugía que me ha dejado desarmado por dentro. No quiero dramatizar, aunque este sea una especie de despedida. Pero insisto en que al cáncer hay que darle lucha. Que el tema marcadores tumorales se analicen aunque muchos especialistas sostengan que no son parámetros para poner en análisis de rutina. Sin esos marcadores yo no hubiese llegado al diagnóstico en su momento. Pero que el tema se analice…A mis colegas, legisladores, les pido que no dejen de tenerlo en su agenda” escribió el 21 de octubre de 2016.

 

De la Rosa: “Nadie me acercó ningún proyecto”

El ministro de Salud de Entre Ríos, Ariel De la Rosa, confirmó a ElDía que oficialmente nadie le acercó nada. “Yo recuerdo que en su momento hubo una consulta pero todo quedó ahí. No hay nada”, sintetizó el Ministro.

Pero, ¿es viable que el estudio de marcadores tumorales se pueda incluir de manera gratuita o rutinaria en coberturas de obras sociales?

De la Rosa explicó que para hacer el estudio “se debe buscar la manera de hacerlo con un costo relativamente bajo y de efectividad alta; como por ejemplo el papanicolau. En el caso del estudio de próstata, se necesita un marcador específico que hoy la gran mayoría de las obras sociales lo cubre”.

Según el Ministro de Salud, el estudio de marcadores tumorales puede ser costoso porque “hay tumores que tienen marcadores específicos y no son muy accesibles”.

¿Una de las trabas para que las obras sociales lo incluyan es el factor económico? consultó ElDía. “Seguro, sin dudas. El alto costo siempre es una traba más en estos casos”, manifestó De la Rosa.

En cuanto a la aparatología de los Hospitales públicos, el Ministro reconoció que “es complicado el tema de los marcadores tumorales. La persona no puede ir al Hospital y pedir que le hagan el estudio; debe ir con indicación médica precisa y con un diagnóstico exacto”.

 

Mattiauda, buscando la alternativa

El senador provincial por el Departamento Gualeguaychú, Nicolás Mattiauda, recordó que a Benvenaste “se le detectó la enfermedad porque él pidió un estudio especial. Ese examen, en el caso de Enrique, fue efectivo porque lo detectó tempranamente cuando podría haber pasado desapercibido”.

De todos modos, indicó que “la realidad es que ese test que él pidió que se sume a las rutinas médicas, genera muchos falsos positivos”.

Esta particularidad del examen “puede generar toda una psicosis sobre presuntas enfermedades y tal vez no sea un enfermo de cáncer realmente”, opinó Mattiauda.

Con este panorama, dijo que en lo que comienzan a trabajar es en la salud preventiva y resaltó: “tenemos entendido que el análisis de marcadores tumorales no garantiza que podamos detectar tempranamente a la enfermedad”.

En este sentido reflexionó: “los falsos positivos pueden ser contraproducentes; ¿qué pasaría si una comunidad tan sensibilizada como Gualeguaychú comienza a tener falsos positivos por estos exámenes? Esto generaría toda una psicosis, un malestar social innecesario”, argumentó.

 

¿Cuál es el Plan B?

Mattiauda reconoció que a Benvenaste, este estudio médico lo ayudó a una detección temprana, pero al no ser aplicable de manera masiva, hay que buscar alternativas.

“Estamos viendo de qué manera podemos buscar algún método de medicina preventiva; algún estudio que nos permita detectar el cáncer. Tal vez no será este que nos ha dejado encomendado Enrique, pero hay que evaluar de qué manera podemos detectar anticipadamente la enfermedad”.

En cuanto a los costos de la aplicación masiva, el legislador coincidió con el Ministro De la Rosa. “Tienen que ser estudios que sean eficaces y que también sean posibles en términos masivos. Debemos evaluar que los valores y la medicina preventiva sean compatibles”.

Mattiauda contó que está en contacto “con el subdirector de una clínica privada que se dedica a tratamientos oncológicos en Buenos Aires. Ahora estamos avanzando en determinar qué otro estudio se puede llevar adelante que reemplace al de los marcadores tumorales”.

Indicó que “lo que ha dejado planteado Enrique aborda la problemática de la medicina preventiva del cáncer. Lamentablemente, no es posible en lo inmediato. Tal vez cuando se perfeccione algún estudio podría llegar a ser masivo, pero al momento no le pudimos encontrar la vuelta”.

“Por esto la legislación no puede avanzar. No podemos ser irresponsables en continuar el camino hacia una ley que no es eficaz, ni tampoco es económicamente viable”, se sinceró el legislador.

Y concluyó: “el trabajo legislativo va a depender mucho del avance de la tecnología y de la ciencia. En ese sentido hoy como están planteadas las cosas parece difícil que esto salga, pero no es porque no podamos sancionar la ley, sino que luego tendríamos muchos problemas para poder financiar estos estudios que tampoco marcan la realidad con exactitud”.

 

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner