Las cárceles de Entre Ríos contienen a 1.818 personas, entre condenados y procesados

Son 1.818 las personas que actualmente se encuentran privadas de la libertad en Entre Ríos. La población de presos viene creciendo sostenidamente desde hace varios años, pero en el último tiempo esa tendencia se aceleró.

La implementación del nuevo Código Procesal Penal (CPP) activó los expedientes judiciales en la provincia y las condenas se multiplicaron en poco tiempo. Sin embargo, según cifras nacionales, aún sigue siendo mayor el número de reclusos que permanece bajo la modalidad de prisión preventiva, es decir sobre quienes no recayó una condena. Las unidades penales de Entre Ríos están al límite de su capacidad, tal como sucede en todo el país, tanto en cárceles federales como provinciales.

En los últimos meses, se sobrepasaron los límites históricos de detenidos en todo el país. No es una novedad, el número de reclusos viene creciendo desde hace años y Entre Ríos es un botón que sirve de muestra en el panorama general. “Al finalizar el período 2016, la tasa de ocupación ha mantenido su tendencia creciente, superando durante los primeros meses de 2017 su máximo histórico, funcionando con sobrepoblación general. Las medidas adoptadas por la administración penitenciaria en relación a la definición y fijación de las capacidades de alojamiento, lejos de contener la problemática, la han agravado al carecer de criterios objetivos para la definición de cupo carcelario. Durante los últimos años se ha dificultado el acceso a información confiable”, sostiene el último informe estadístico de la Procuración Penitenciaria de la Nación, sobre las cárceles federales.

En Entre Ríos, la población carcelaria creció de este modo: en el año 1974 había 447 presos en toda la provincia; 30 años después, en el año 2004, el número de presos trepó a 1.010; 10 años después, es decir en 2014, la población de reclusos ascendió a 1.262 personas. Sólo 2 años después, en diciembre de 2016, el número de presos se fue a 1.751, casi unas 500 personas más. Actualmente, la tendencia continúa creciendo, porque de diciembre del año pasado a abril de 2017, la cantidad de personas privadas de su libertad en la provincia es de 1.818.

En territorio entrerriano, las unidades penales están al límite de su capacidad. Las personas que están alojadas, en una buena porción ya están condenadas, pero la mayoría son personas con prisión preventiva. El incremento de presos se atribuye, principalmente, a la puesta en marcha del nuevo Código de Procedimiento Penal de la provincia, que aceleró los trámites judiciales y multiplicó el número de condenados en pocos años. Otro factor que ha favorecido al crecimiento de la población penal es la intensificación de los procedimientos contra el narcotráfico, que se levan a cabo en la Justicia Federal.

Ahora hay internos hasta en la capilla

El director general del Servicio Penitenciario, José Luis Mondragón, dijo a El Diario a principio de este año que “en los últimos 4 años” se produjo “un notorio incremento de la población penal” y con el ingreso sostenido de internos, las unidades penales de la provincia están prácticamente colapsadas. “Hemos tenido que alojar internos en lugares donde antes funcionaban oficinas, talleres y depósitos; en Paraná, por ejemplo, se tuvo que utilizar la capilla, donde hay 47 personas alojadas”, describió Mondragón.

El año pasado, tras una reunión entre el gobernador Gustavo Bordet y la presidenta del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Claudia Mizawak, se anunció que estaba en estudio la construcción de una nueva cárcel en la provincia. La titular del Poder Judicial provincial mostró “preocupación por la superpoblación que se está dando en las cárceles de la provincia, porque el nuevo sistema de enjuiciamiento penal ha hecho crecer la población carcelaria y se necesita una nueva unidad penitenciaria”.

El sistema está en condiciones de soportar un máximo de 1.500 detenidos, un número que ya fue ampliamente superado por los 1.818 internos actuales.

Superando la tasa mundial

Los números de la provincia no escapan a la tendencia nacional. Así lo muestra el informe estadístico carcelario de 2014, realizado por el Departamento de Investigaciones de la Procuración Penitenciaria de la Nación, que indica que en Argentina la cantidad de presos, contando sólo los detenidos en ámbitos penitenciarios, “pasó de 29.690 en 1997 a 64.288 a fines de 2013, multiplicándose 2,16 veces la cantidad total de detenidos en 16 años. Arrojando, para 2013, una tasa de 152 presos cada 100.000 habitantes”.

Hay que considerar que las cifras anteriores no contabilizaron personas detenidas en las comisarías ni tampoco tuvieron en cuenta a personas menores de edad, alojadas en centros penales de niñez y adolescencia, en clínicas psiquiátricas ni comunidades terapéuticas. Por ejemplo, el último dato oficial sobre adolescentes detenidos en Institutos de menores es de 2008 y da cuenta de 1.799 detenidos para el conjunto del país. Este dato es presentado sin discriminar cantidades por provincia ni jurisdicción. Y no se cuenta con datos de Córdoba, Corrientes, Formosa, Mendoza, Río Negro, San Luis y Santiago del Estero.

Si en las estadísticas se incluyera a este tipo de personas privadas de la libertad, la tasa de personas detenidas por cada 100 mil habitantes argentinos asciende a 165. Es decir, sube de 152 a 165 cada 100 mil habitantes.

Es necesario destacar esa tendencia nacional, porque a nivel mundial la tasa de personas privadas de la libertad cada 100 mil habitantes es de 144, según el mismo informe del Departamento de Investigaciones de la Procuración Penitenciaria de la Nación.

El informe también agrega que “la información sobre detenidos en comisarías es incompleta en tres aspectos: se publica intermitentemente (no hay datos para 2003, 2004, 2007, 2009, 2010 y 2011); siempre es parcial en tanto hay provincias que no responden -sólo en 2002 se presentó desagregada por provincia-; el 83 por ciento del total de las personas presas al 2013 en el país se concentran en los Servicios Penitenciarios de 5 provincias y el Servicio Penitenciario Federal: Buenos Aires (28.273), Servicio Penitenciario Federal (9.795), Córdoba (6.977), Mendoza (3.492), Santa Fe (2.813) y Salta (2.164)”.

Entre Ríos aloja a los presos federales en cárceles del SPP

El informe de la Procuración Penitenciaria de la Nación, además señala que Entre Ríos está entre las provincias con mayor cantidad de presos federales en el Servicio Penitenciario Provincial (SPP). Eso sucede porque no hay un centro de detención federal, como el de Comodoro Py, por ejemplo.

“Para diciembre de 2013 las cárceles provinciales alojaban 1.407 detenidos por orden de la justicia federal y de la nacional, que sumados a los 9.096 detenidos federales y nacionales en el Servicio Penitenciario Federal (SPF), arrojó un total de 10.503 presos dependientes de estos ámbitos judiciales, representando esa la cifra al 16.34 por ciento del total de presos del país”, se graficó a nivel general. Y se precisó que “la provincia con mayor número de presos federales en cárceles provinciales, para el informe de 2013, era Mendoza con 353; le seguía Córdoba con 312; Entre Ríos con 177 y Santa Fe con 108. En tanto, la provincia de Buenos Aires registraba para 2014, 91 de presos federales”.

 

Análisis

Comentarios