Las palabras no son…

Por Verónica Toller


Recortada al pasar en un tuit de alguien. De un artículo de la Revista Signum, de México. La claridad es una de las principales virtudes del buen decir. La precisión, otra. Que se te entienda en lo que quisiste decir, y no se entienda otra cosa. Que nombres la palabra correcta, el término exacto, y no uno parecido, similar, o peor aún palabras “baúl” donde todo cabe. Claridad. Precisión. Entonces, sí se podrá interpretar, poner contexto al texto. No escribimos para lucirnos, para amarnos a nosotros mismos y esperar aplausos. Escribimos para el otro, usamos las palabras para el otro. Porque las palabras son comunicación, son puentes, son la forma de llegar y de permitir que nos lleguen. La palabra –clara, precisa- es esa resistencia contra los depredadores del alma y del pensamiento.

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner