Leo Posadas: «Hay que mantener viva la llama radical»

El militante radical, Leo Posadas, opinó acerca del radicalismo en la coyuntura política de la actualidad. 

 

Por, Leo Posadas, militante radical.

Me parece oportuno reflexionar y recordar los principios que mueven a la Unión Cívica Radical y a los radicales, a la luz de esta suerte de movida que intenta menoscabar nuestra historia, militancia y compromiso.
En ese sentido intento acoplarme a quienes han salido a reivindicar al radicalismo y que tan poco espacio han podido obtener en los medios.

Brevemente, y más allá de bucear en los inicios y en su rica historia, puedo retrotraerme a mayo del año 2006, momento en el cual la UCR reafirmó sus principios fundacionales a través del Tribunal de Ética, precisamente para dictar y aplicar la Carta Ética que inicia sus argumentos en “defensa de la libertad e igualdad de los ciudadanos; de la soberanía popular expresada a través de las formas de gobierno republicano, democrático, representativo y federal; de la justicia y de la solidaridad social; de su vocación latinoamericanista, del respeto a todos los pueblos, y del afianzamiento de la paz en el mundo”.

Prosigue manifestando que “la adhesión a estos principios significa un compromiso para todos sus miembros de respetar, difundir y promover estos valores a través de su conducta cívica y de sus responsabilidades políticas”.

La Carta continúa, por un lado enalteciendo el ejercicio republicano de gobierno, el pleno funcionamiento independiente de los tres poderes, profundización de la democracia, entre otras tantas expresiones a las que nos adherimos y que nos marcaron un derrotero histórico de la UCR.

Agrego el espíritu frentista que siempre lo ha caracterizado con otras fuerzas cuyo pensamiento han adherido al nuestro en pos del bien común.

Estas y otras características, reconocidas por propios y extraños, no condicen con quienes hoy intentan directamente desprestigiarnos como una de las fuerzas políticas más importantes de país mediante mensajes de tribuna, como si el ejercicio de la política fuera la acción más importante que pasa por la pista de un circo.
Este tipo de discursos oportunistas, me llevan a reflexionar, e instar a que todos los radicales realicen igual ejercicio, sobre el rol protagónico que debemos tomar desde ahora, pensando en los momentos electorales, pero retomando los proyectos profundos e ideológicos que van más allá de un momento coyuntural como vamos a volver a vivir, por suerte, el año que viene.

Quienes no estén dispuestos a mantener viva la llama radical que no lo hagan, pero que no entorpezcan a quienes si queremos y dejen de lado apetencias personales, complicidades ocasionales, porque hay radicales dispuestos a levantar y defender nuestras banderas partidarias con verdadero compromiso, ganas y dedicación.

 

Comentarios

About the author  ⁄ Infoner